Epidemia cipriana

Mientras que en Grecia y en la Roma republicana la mayor parte de las epidemias se mantuvieron restringidas a zonas geográficas limitadas y su duración en el tiempo no fue demasiado prolongada, a partir del último tercio del siglo II, debido al crecimiento del Imperio Romano, a la intensificación de la actividad comercial y a los continuos desplazamientos de los ejércitos romanos, se produjeron ciclos epidémicos de mayor duración y alcance, golpeando no solo a ambas orillas del Mediterráneo, sino también en el interior de Europa, África y Asia. Una de las epidemias más notorias de los primeros siglos de la era cristiana es la que afectó al Imperio durante el tercer cuarto del siglo III (inició en el 249, se extendió por todo el Imperio en el 252 y tuvo fuertes rebrotes hasta el 270), y que toma su nombre del obispo Cipriano de Cartago († 258). Al parecer, no fue una epidemia de peste, sino de viruela, sarampión, tifus o una enfermedad vírica parecida al ébola.
Estás viendo parte del dossier «Epidemias y pandemias en la Historia».

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search