Contrato de ‘mezzadria’ para la explotación de una heredad en la parroquia de Santo Cervagio de Pelago (Italia)

En nombre de Dios, amén. Del 18 de noviembre de 1384.

Sea manifiesto a quien lea este escrito que yo, Recco di Mugnaio, he concedido a Andrea di Braccio mi heredad del Poggio, con todos sus bienes y confines, situada en la parroquia de Santo Cervagio de Pelago, con las viñas y todas las piezas de tierra que pertenecen a esta explotación.

Con esta convención: Yo, Recco, debo poner la mitad de la simiente que será sembrada sobre dichas tierras, y Andrea la otra mitad. Y él tiene que darme la mitad de lo que se coseche en dicha explotación, trigo, avena, aceite y vino. Dicho Andrea debe mantener dos cerdos sobre dicha heredad, y debe pagar la mitad de su comida, y yo, Recco, la otra mitad. Y él tiene que darme la mitad de la carne. Dicho Andrea debe también poner dos obreros por año en la viña de Recco. Y yo, Recco di Mugnaio, debo prestarle, para los bueyes, quince florines de oro, y dicho Andrea debe tener una pareja de bueyes y subvenir a los gastos correspondientes, y para todos los perjuicios, de los que Dios le libre, y toda la explotación.

Y queremos que esta concesión se haga por los próximos cuatro años. Y dicho Andrea debe darme cada año un par de buenos capones y diez docenas de huevos. Y dicho Andrea debe además hacer el aceite de las olivas que se recojan en la explotación.

Contrato de mezzadria entre Recco di Mugnaio y Andrea di Braccio (1384, noviembre 18) edit. en Duby, Georges: Economía rural y vida campesina en el Occidente medieval, Barcelona: Ediciones Península, 1973, p. 498.

Las facciones del Hipódromo de Constantinopla

Por aquel mismo tiempo en Bizancio se produjo de forma inesperada una sedición popular [la revuelta Nika], que vino a ser, contra lo que cabía pensar, la mayor de todas y acabó en un gran desastre para el pueblo y el Senado; y fue como sigue. La población de cada ciudad, desde muy antiguo, estaba dividida entre «azules» y «verdes», pero no hace ya mucho tiempo que, por estos colores y por las gradas en que están sentados para contemplar el espectáculo [del Hipódromo], gastan su dinero, exponen sus cuerpos a los más amargos tormentos y no renuncian a morir de la muerte más vergonzosa.  Se pelean con sus rivales, sin saber por qué corren ese peligro, pero dándose plena cuenta de que, aun cuando superaran a los enemigos en la pelea, lo que les espera es que los lleven de inmediato a la cárcel y al final los hagan perecer torturados de la peor manera.

Lo cierto es que el odio que les brota hacia personas muy próximas no tiene justificación, y permanece irreductible durante toda su vida, sin ceder ni siquiera ante vínculos de matrimonio, ni de parentesco, ni de amistad, aunque sean hermanos o algo semejante los que defienden colores distintos. Y no hay nada humano ni divino que les importe, comparado con que venza el suyo. Aun en el caso de que alguien cometa un pecado de sacrilegio contra Dios, o la constitución y el estado sufran violencia por parte de los propios ciudadanos o de enemigos externos, o incluso si ellos mismos se ven quizá privados de cosas de primera necesidad, o su patria es víctima de las circunstancias más nefastas, ellos no hacen nada, si no le va a suponer un beneficio a su bando (merós): que así es como llaman al conjunto de sus partidarios. En este fanatismo también se unen a ellos sus esposas, que no sólo secundan a sus maridos, sino que incluso, si se tercia, se les enfrentan, aunque no vayan nunca a los espectáculos ni las induzca ningún otro motivo; de modo que a esto no puedo darle otro nombre que enfermedad del alma (psychês nósēma). Pues bien, así es como poco más o menos están las cosas en las ciudades y en cada una de las poblaciones.

Cesarea, Procopio de: Historia de las guerras. Libros I-II. Guerra persa, introducción, traducción y notas de Francisco Antonio García Romero, Madrid: Editorial Gredos, 2000, lib. I, 24, 1-6, pp. 139-142.

Justificación de la desigualdad en la sociedad plenomedieval

Dios vela cerca de cada ser humano para que las clases bajas no se eleven nunca sobre las altas, como lo hicieran en su día Satanás y el primer hombre, que quisieron encumbrarse por encima de su estado, ¿Y quién es el que guarda en un solo establo todo su ganado, los bueyes y los asnos, las ovejas y los carneros? Si lo hiciera así, ¡qué revoltijo se armaría! Así debemos cuidar que el pueblo no se mezcle todo él en un mismo rebaño (…) De otro modo, sobrevendría una terrible depravación de las costumbres y el odio mutuo desgarraría las sociedades, al ver cómo las clases altas se rebajan al nivel de las bajas y estas se elevan hasta la altura de aquellas. Dios divide a su pueblo sobre la tierra en distintas clases, como clasifica  a sus ángeles celestiales en diversos grupos: ángeles, arcángeles, querubines y serafines. Pero los ama por igual a todos.

Bingen, Hildegarda de: Carta a una abadesa de Andernach (mediados del siglo XII) edit. en Johannes Bühler: La cultura en la Edad Media. El primer renacimiento de Occidente, Barcelona; México D.F., Reditar Libros, 2006, p. 95.

Reconquista y repoblación por Fernando III según Alfonso X

Descripción alfonsí de los diversos modos en que, por merced divina, su padre, Fernando III, amplió y unificó sus rregnos y pobló y organizó el territorio:

De las mercedes que ffizo Dios al rrey don Ffernando en rrazón de los rregnos

POR AYUNTAMIENTO POR HEREDAMIENTO POR CONQUISTA POR LINAGE POR UASALLOS POR PLETESÍAS  POR PAZ

En [ayuntamiento] de los rregnos de Espanna le ffizo tan grant merçet que aquello que perdieron los otros rreyes por mal sseso e por mal conseio, onde nasçieron muchas guerras e muchos destruymientos de las tierras e muertes de omnes, ayuntólos Dios en vno por que los heredase él en paz. Ca de parte del padre heredó a León, e Galiizia, e Asturias, [5r] et aun el rregno de Badaioz, que ffué antiguamiente muy onrrada cosa; et de parte de la madre heredó Castiella, e Toledo, e Estremadura, e Alúa, e Guipuzca, que tollieron los rreyes de Castiella a los de Nauarra porque les negaron sennoríos. Por conquista ganó el rregno de Córdoua, e de Jahén, e de Sseuilla, con muchas huestes e buenas que ffizo en ganarlo; ca ffué él y con ssu cuerpo, en que suffrió trabaio e affán e lazeria por Dios. Por ssu linaie ganó el rregno de Murcia, e sennaladamiente por ssu fijo el mayor don Alffonso; e ffízol auer el de Jahén e otrossí el del Algarbe, et ayudól a ganar la çibdat de Sseuilla e lo más de todo el rregno. Et por sus uasallos ganó vna partida del rregno de Nauarra, et en los rregnos de Córdoua, e de Murcia, de Jahén, e de Sseuilla. E ayudaron y las órdenes, e ssennaladamiente los de Huclés e de Calatraua. Por pletesía ganó todo aquello que ffincó de ganar destos rregnos que non auya ganados. Por paz que puso con los moros de Espanna e con partida de los de Affrica ganó grant auer dellos, con que assesegó en siete maneras lo que auye ganado:

POBLAR PARTIENDO LABRANDO ENRRIQUEÇIENDO AFFORANDO DANDO MORANDO

Poblando la tierra, esto ffazía él muy bien; ca non poblaua tan ssolamiente lo que ganaua de los moros, que fuera ante poblado, mas lo al que nunca ou vera poblança, entendiendo que era logar para ello. Et partiéndolo otrossí muy bien desque lo auya ganado, dándoles buenos quinnones a los que ge lo ayudauan a ganar, e desí a los otros que entendíe que eran buenos pobladores. Et sin todo esto labraua muy bien los castiellos e las fortalezas que entendíe que sserían buenas para guardar las tierras. Otrossí enrriqueçíe los omnes: lo vno, dándoles aueres e las otras cosas por que entendíe que serían rricos; lo otro, faciéndoles auer guerra con los moros de guisa que sienpre eran uençedores e ganauan muy grant algo. Afforáualos otrosí muy bien en darles quales ffueros e franquezas queríen por que ouyesen sabor de poblar la tierra e guardarla. Et dáuales otrosí muy grandes términos por que ouye sen los omnes de que seruir a Dios e ganar adelante ssienpre de os moros. Et aun por assesegarlo más moraua mucho en los logares do entendíe que auye mester de poblarse, por que los omnes de las tierras viniesen e traxieseu lo que ouyesen mester, de guisa que los moradores de aquel logar pudiesen bien uender lo suyo e conprar lo ageno.

Onde, ffaziendo el rrey don Fferrando estas cosas todas para sseruir a Dios, que es galardonador de todos los bienes, quísol dar buen galardón e buena çima a su ffecho. Por ende contra [5v] cabo de sus días diól a ganar la çiudat de Sseuilla, en quél ençimó todos bienes quel fizo en darle precio e ffama grande de bondat sobre todos los otros rreyes porque él acreçentaua la ssu ffe e ensalçaua el su santo nonbre.

Alfonso X el Sabio, Setenario, ley IX, ed. K. H. Vanderford, Setenario, Buenos Aires, Instituto de Filología, 1945, en línea: <http://www.cervantesvirtual.com/obra/setenario–0/> [accedido: 22/07/2021].

Alfonso X el Sabio, promotor del saber

Entre muchos conplimientos et buenas cosas que Dios puso en el rrey Alfonso, fijo del sancto et bienaventurado rrey don Ferrando, puso en él su talante de acresçentar el saber quanto pudo. Et fizo por ello mucho, assí  que non se falla, del rrey Tolomeo acá, ningún rrey nin otro omne tanto fiziesse por ello commo él. Et tanto cobdiçió que los de sus regnos fuessen muy sabidores, que fizo trasladar en este lenguaje de Castiella todas las sçiençias, tan bien de theología commo la lógica, et todas las siete artes libertales, commo toda la arte que dizen mecánica. Otrosí, fizo trasladar toda la secta de los moros, por que paresçiesse[n] por ella los errores en que Mahomad, el su falso propheta, les puso et en que ellos están oy en día. Otrosí, fizo trasladar toda [la] ley de los judíos, et aun el su Talmud; et otra sciençia que an los judíos muy escondida a que llaman Cábala. Et esto fizo por que paresç[ies]e manifiestamente por la su ley, que toda fue figura desta ley que los christianos avemos; et que tan bien ellos commo los moros, están en grant error et en estado de perder las almas. Otrosí, rromançó todos los derechos eclesiásticos et seglares, ¿Qué vos diré [más]? Non podria dezir ningún omne quánto bien este noble rrey fizo, sennaladamente en acresçentar et alunbrar el saber. 

Don Juan Manuel, Libro de la caça, prólogo en Don Juan Manuel: Obras completas, edición, introducción y notas de Reinaldo Ayerbe-Chaux, Madison: The Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1989, 177-241, p. 179. 

Alfonso VI, rey de León y Castilla en la Chronica de Pelayo de Oviedo

Entonces [una vez que Alfonso VI asumió el trono], el  rey Alfonso envió a toda prisa anuncios a Roma,  al papá Ildebrando, llamado Gregorio VII. Y lo hizo porque quería establecer en todo su reino el rito romano. Así pues, el mencionado pontífice hizo que se trasladará a España su cardenal Ricardo, Abad de Marsella. Este celebró un Concilio cerca de Burgos y confirmó el rito romano en todo el Reino del rey Alfonso. Era milésima centésima décima cuarta (c. 1076).

Y dicho rey, como dispusiera de un gran ejército, recorrió todas las ciudades y castillos de los sarracenos y, mientras vivió, recaudó anualmente los tributos establecidos con ellos. Y despobló, devastó y saqueó muchas de sus ciudades, y allí asedio y tomó ciudades de los propios sarracenos e hizo lo mismo con sus castillos. Tomó Toledo, Talavera, Santa Eulalia, Maqueda, Alfaro, Arganza, Madrid, Olmos, Canales, Calatalifa, Talamanca, Uceda, Guadalajara, Fita, Ribas, Caraquel, Mora, Alarcón, Albendea, Consuegra, Uclés, Motrico, Cuenca, Almodóvar del Campo, Alaet y Valencia. Y en otras latitudes, Coria, Lisboa, Sintra y Santarém. Pobló asimismo toda Extremadura, castillos y ciudades, Salamanca, Ávila, Coca, Arévalo, Olmedo, Medina [del Campo], Segovia, Iscar y Cuéllar. Pero, además, después de todos estos éxitos, alcanzó tal preponderancia, que el rey Abenabet envío de África a España gentes extrañas llamadas almorávides, con los cuales, mientras vivió, sostuvo muchas batallas y recibió de ellos daños. En la era centésima vigésima cuarta [c. 1086] tuvo una batalla en el Campo de Sacralias con el rey Iucef.

Este Alfonso fue padre y defensor de todas las iglesias de España. Hizo esto porque fue plenamente católico. Tuvo una imagen tan formidable para todos los malhechores que nunca se atrevían a estar en su presencia. Todos los poderosos, nobles e innobles, ricos y pobres, que había en el reino, no se atrevían a promover disputas uno contra otro ni hacer mal a nadie. Hubo tanta paz durante su reinado, que no se encontraría a nadie que quisiera tocar o hacer algún daño a una mujer sola, llevando oro y plata en su mano por todas las tierras de España, tanto habitadas como deshabitadas, en los montes o en la campiña. Los comerciantes y peregrinos que andaban por su reino no temían nada, pues ninguno que quisiera apoderarse de sus cosas se atrevería a quitarles una pequeña moneda por insignificante que fuera. Ante esto, para que ningún momento de su vida estuviera vacía de buenas obras, trato de hacer todos los puentes que hay desde Logroño a Santiago.

Como estuviera ya cercano el tiempo de su muerte, cayó en el lecho y estuvo enfermo durante un año y siete meses. (…). Pero ocho días antes que emigrara de este mundo, realizó Dios un gran prodigio en la ciudad de León, en la Iglesia de San Isidoro obispo. En la [festividad] de la Natividad de San Juan Bautista [24 de junio], a la hora sexta, comenzó a manar agua en las piedras que están ante el altar de San Isidoro, donde el sacerdote apoya los pies cuando celebra misa, y no por las junturas de las mismas sino por la mitad (…). Y esto aconteció por tres días: la feria quinta, la sexta y el sábado. En el cuarto día que era domingo, dichos pontífices se pusieron ornamentos pontificales e igualmente todo el clero revestido con vestiduras sagradas (…). Pronunciando el sermón por el mencionado obispo ovetense y celebrada la misa, los prelados se acercaron al lugar del agua, y esto sí muchas personas bebieron de ella. Y el agua que sobró la depositaron en un vaso de cristal y estuvo en mucho tiempo como prueba. Este signo solo pretende probar anticipadamente el luto y las tribulaciones que acontecieron en España después de la muerte de dicho rey. Por esta razón lloraron las piedras y mandaron agua (…).

El glorioso rey vivió setenta y nueve años y de ellos cuarenta y seis meses en calidad de rey. Murió en las kalendas de julio en Toledo, era milésima centésima cuadragésima séptima [c. 1109], al amanecer de la sexta feria; lloraron todos los ciudadanos y diciendo: «por qué, oh pastor, dejas las ovejas, pues los sarracenos y los hombres malévolos invadirán la grey y el reino que te ha sido encomendado». Entonces los condes y los soldados, nobles o innobles e incluso los ciudadanos, rasuradas las cabezas, despedazados los vestidos, desgarradas la cara de las mujeres, esparcida la ceniza con grandes gemidos y dolor de corazón, dejaban oír sus voces hasta el cielo. Transcurridos veinte días, le llevaron el territorio de Cea, y todos los obispos y arzobispos, tanto el clero como el pueblo, enterraron al rey en la Iglesia de los Santos Facundo y Primitivo, con alabanzas e himnos. Descansa en paz. Amén. Termina la historia de dichos reyes godos.

Oviedo, Pelayo de: Chronica edit. en Francisco Javier Fernández Conde: Pelayo de Oviedo: edición crítica de su Chronica y su pensamiento político, Somonte-Cenero (Gijón): Ediciones Trea, 2020, pp. 44-47.

Legitimidad del arte de la caza

Nuestro señor Dios, cuando creó el mundo e hizo el hombre, todos los animales, por Él criados hizo y puso para estar al servicio del hombre, y por tanto dijo el Profeta David en los Psalmos, alabando a Dios por las gracias y mercedes señaladas que hizo al hombre: «Todas las obras, señor, por ti hechas sojuzgaste al servicio del hombre, aves del cielo, etc.». Y porque los servicios que el hombre ha de tomar de las cosas deben ser honestos y con razón, acordaron siempre todos los sabios que los hombres deben escucharse mucho de estar ociosos, porque es causa y achaque de pecar; porque no ocupándose el hombre en algunas cosas buenas y honestas, nácenle, en consecuencia, pensamientos en el corazón de los cuales nace tristeza y mortificación; de tal tristeza bien escándalo y desesperanza que es raíz de toda perdición. Y también así como el ocio, según dicho habemos, traía estos daños y males al alma, así trae gran daño al cuerpo; que cuando el hombre está ocioso, sin hacer ejercicio y sin trabajar con el cuerpo y mudar de aires, fatíganse los humores y al cuerpo, consiguientemente, le recrecen dolencias y enfermedades.

Y por excusar estos daños, que vienen al alma y al cuerpo estando los hombres ociosos, procuraron aquellos que hubieron de criar hijos de los reyes y de los príncipes y grandes señores, tenerlos, con todo su poder, guardados de estar ociosos, y que trabajasen e hiciesen ejercicio con sus personas y cuerpos en algunas cosas buenas y honestas, con que tomasen placer sin pecado, sirviéndose y aprovechándose de las cosas que Dios crió e hizo para servicio del hombre, según dicho es. Y entre los muchos modos que buscaron y hallaron para esto, vieron, también, estaba bien que los señores y príncipes anduviesen, algunas horas del día, en la mañana y en las tardes, por los campos, y mudasen de aire hiciesen con sus cuerpos ejercicio.

Y, pues, que así andaban por los campos, era necesario que hubiese conocedores en tal arte, que supiesen capturar aves bravas, y las domesticasen y amansasen, y las hiciesen amigas y familiares del hombre; y después, con las tales aves tomasen las otras aves que andaban bravas y esquivas en el aire. Y que los tales maestros, para hacer esto, fuesen muy sutiles y muy conocedores de su arte, ya que es bastante sutileza y maravilla que por arte y sabiduría del hombre, un ave tome a otras a las que por su naturaleza nunca cazara, ni en la manera que se la hacen prender. Así vemos que por arte y sabiduría del hombre, un halcón tagarote toma una grulla que es ave muy grande y fea; también derriba el cisne y la avutarda ir a cigüeña y el ánsar brava, y las embaraza en tal manera que un galgo traba de ellas y las contiene hasta que el cazador llega y las recoge.

Hay, también, otros bienes en la caza de las aves; una virtud que llama el Filósofo en el cuarto libro de las Éticas, magnificencia, que quiere decir grandeza o hechos de grandes señores; porque noble cosa es, y grandeza un señor, tener halcones y azores y aves de caza en su casa; porque teniéndolas como se debe, parecen muy bien en las casas de los grandes señores y lo mismo en el campo delante de ellos, cuando cabalgan y van a ver tal caza. Por ello procuraron tener la tal caza de aves.

López de Ayala, Pero: Libro de la caza de las aves, edición de José Fradejas Lebrero, Madrid: Editorial Castalia, 1993, prólogo, pp. 53-55.

Las siete artes liberales

Que para entender mejor esto, aunque todos por la mayor parte lo saben, bien es dezir por mayor declaraçión de lo que en este libro se contiene quáles e quántas son las artes liberales. E son estas siete por orden, según que sant Esidro las pone en el libro primero de las Etimologías. la primera es gramática, la qual la cual es aquella que nos da rregla para fablar e palabras que fablemos. La segunda es rretóryca, qu’es aquella que nos da dotrinas para fablar bien e fermoso; que, aunque a la gramática pertenesçe el saber fablar, pero el saber bien e fermoso fablar es arte de la rretórica. La terçera es dialéctica, que solemos dezir lógica. E esta enseña con disputaçiones muy sotiles apartar lo verdadero de lo falso; e si alguno quiere dezir como verdadero lo qu’es falso ella, con sus argumentos, non le consiente salir con ello. La quarta es aresmética, esta es la que nos enseña contar e llámase comúnmente alguarismo. La quinta es música que nos muestra cantar e guardar en el canto sus devidas propusiçiones. La sesta es geometría. Esta nos enseña medir e non se entiende esto por medir con varas más que da rreglas para conosçer la medida de las cosas e propo[r]çionar una con otras en la quantidad. La setima es astronomía e esta da dotrinas para conesçer los movimientos de los çielos e de las planetas que en ellos son.

E todas las otras cosas e çiençias e artes han otros nombres, pero non ay alguna que se llama liberal sinon estas e la razón d’ello es esta: porque son dignas de onbre libre, según Séneca aquí dize, como si dixese que los omes libres suelen aprender estas artes, ca non las acostumbran enseñar a los siervos, porque en las otras artes de manos las ocupan. Et aun con esta razón puede ser junta otra, la qual es esta: liberi dizen en latýn comúnmente por fijos e por los otros deçendientes e usaron mucho en los tienpos antiguos e usan agora aunque non tanto, así prinçipes como omes de menor estado e manera de fazer, a sus fijos aprender estas artes e ciençias, por ende, puede se dezir liberales, como si las llamásemos filiales e artes de fijos. E provastes vos muy bien esta declaraçión e provades e sodes d’ella muy solepne testigo, ca la rreyna de gloriosa memoria vuestra madre [Catalina de Lancaster] vos fizo aprender algunas d’estas artes en vuestra niñez e agora por vuestro mandado las aprende nuestro muy exçelente príçipe vuestro muy amado fijo.

Cartagena, Alfonso de: Traducción de De la clemençia al enperador Nero de Séneca, BNE, Mss. 8830, fol. 261r, glosa.

La cuestión de la imágenes sagradas en san Juan de Damasco

En tiempos, Dios, el que carece de cuerpo y figura, no era representado de ninguna forma; pero ahora, cuando Dios ha sido visto en la carne y se ha criado junto a los hombres, represento lo que se ve de Dios. No venero la materia sino que venero al hacedor de la materia, al que se hizo materia por mi causa, que aceptó habitar en la materia y obró mi salvación a través de la materia; y no dejaré de referenciar la materia a través de la cual se ha obrado mi salvación. Y no la reverencio como a Dios (¡quita de ahí!; pues, lo que ha llegado a ser a partir de lo que no es, ¿cómo va a ser Dios?) (…).

Reverencio y respecto al resto de la materia través de la cual se ha producido mi salvación, pues está llena de una fuerza divina y de gracia. ¿O no es materia el leño de la Cruz, tres veces dichoso y tres veces bienaventurado? ¿O no es materia el monte venerable y santo, el Calvario? ¿O no es materia la roca que da la riqueza y la vida, el Santo Sepulcro, la fuente de nuestra resurrección? ¿O no es materia la tinta y el libro sacratísimo de los Evangelios? (…) ¿O no son materia el oro y la plata con la que se preparan las cruces, patenas y cálices? ¿O no son materia, antes de todo esto, el cuerpo y la sangre de mi Señor? Rechaza el respeto y veneración de todas estas cosas o admite, con la tradición de la Iglesia, la veneración de las imágenes de Dios y de los amigos de Dios, que reciben el nombre de santos (…). No ofendas la materia, pues no carece de honor. Es que nada de lo que nace de Dios carece de honor, eso es una idea de los maniqueos (…).

Digo que también presentamos por todas partes de manera sensible la figura del de Él, del que se ha encarnado, el Verbo de Dios, y santificamos el primero de los sentidos (el primero de los sentidos es la vista) igual que también santificamos el oído con las palabras, pues la imagen es un recuerdo. Y, lo que es el libro para los iniciados en las letras, esto es la imagen para los iletrados; y, lo que es la palabra para el oído, esto es la imagen para la vista: y nos unimos a Él intelectualmente.

Por esto ordenó Dios que se hiciera el Arca con madera de acacia y que se cubriera de oro por dentro y por fuera, y que se guardaran en ella las Tablas, la vara, la jarra de oro que contiene el maná como recuerdo de lo sucedido y prefiguración de lo que sucedería (…) Evidentemente, no es que le rindieran culto a estas cosas, sino que a través de ellas se les llevaba a recordar los prodigios y le prestaban veneración a Dios que los obró. Pues las imágenes estaban puestas como recuerdo, sin ser honradas como dioses, sino en tanto que llevan a recordar la actuación divina (…).

Dios le encargó a David que le construyera un templo por medio de su hijo Salomón y que preparara una casa para su reposo. Salomón lo construyó e hizo los querubines, según declara el Libro de los Reyes, y cubrió los querubines con oro y todos los muros alrededor los hizo grabar a cincel, inscribiendo querubines y palmeras por la parte de dentro y de fuera (…) y también bueyes, leones y granadas. ¿No es mucho más honroso adornar todas las paredes de la casa del Señor con figuras e imágenes de santos y no de seres irracionales y árboles? ¿Dónde está la ley que dispone: «No hará ninguna imagen»? Pero Salomón, el que recibió un manantial de sabiduría, no representaba a Dios al hacer las imágenes de querubines y leones y bueyes (esto lo prohíbe la Ley) ni nosotros representamos a Dios al hacer la representación de los santos. Es que, igual que entonces se purifica el Templo y el pueblo con sangre de animales y cenizas de una novilla y ahora, en cambio, con la sangre de Cristo (…) y, más aún, la sangre sagrada de los mártires ha edificado la Iglesia, así entonces se adornaba la casa de Dios con formas y figuras en relieve de seres irracionales y ahora en cambio de santos que se han constituido en templos vivos y racionales para edificación del Dios que vive en el espíritu (…).

Venero la imagen de Cristo en cuanto Dios encarnado; la de la Madre de Dios, Señora de todas las cosas, en cuanto madre del Hijo de Dios; la de los santos en cuanto amigos de Dios, los que resistieron al pecado hasta dar la sangre e imitaron a Cristo derramando su sangre por Él, que derramó por ellos su propia sangre, y los que vinieron siguieron sus huellas. Cuelgo a la vista, pintadas, las excelentes acciones y sufrimientos de estos en cuanto santificado por ellos y estimulado por el ansia de imitarlos. Y hago esto con respeto y veneración, pues «el honor de la imagen se remonta hasta su modelo», afirma el divino Basilio (…).

Pues bien, elimina también los actos conmemorativos de los santos, que se celebran con una gran fiesta y se desarrollan al margen de la antigua Ley, o bien autoriza también las imágenes que van también contra la Ley, según declaras tú. Pero es inviable no celebrar con fiestas la memoria de los santos, pues el coro de los santos apóstoles y padres inspirados manda que salgan estas cosas. Es que, desde que el Verbo se hizo carne, asemejándose nosotros en todo menos en el pecado, se mezcló [el Hijo] sin confusión con nuestra naturaleza y divinizó sin posibilidad de cambio la carne a través de la recíproca pericóresis sin confusión de su divinidad y su carne (…).

Así pues, que sepan todos los hombres que es enemigo de Dios, de su santa Madre y de los santos aquel que intenta destruir la imagen de Cristo o de su Progenitora, la santa Madre de Dios, o de alguno de los santos, imagen que mira su gloria y recuerdo (…). La imagen es un signo triunfal, una manifestación inscripción solemne que recuerda la victoria de los que han descollado y se han distinguido y la vergüenza de los vencidos y derribados por tierra.

No es asunto propio de los reyes dictarle leyes a la Iglesia (…). Es competencia de los reyes el buen orden de la ciudad, pero el ordenamiento de la iglesia es asunto de los pastores y maestros. Este es un ataque propio de bandoleros (…). Nos sometemos a ti, ¡oh emperador [León III]!, en los asuntos de la vida ordinaria (tributos, impuestos), en los cuales ya han sido confiados nuestros negocios. Pero el ordenamiento de la Iglesia tenemos a los pastores, los que nos han explicado la palabra y han moderado la legislación eclesiástica.

Damasco, Juan de: Sobre las imágenes sagradas, introducción, edición bilingüe y notas de José B. Torres Guerra, Pamplona: EUNSA, 2013, pp. 55, 57, 61, 63, 67, 71, 147, 149.

La regulación de las actividades económicas en Bizancio

Capítulo IV. Los mercaderes de seda

  1. Los mercaderes de seda se encargarán de la compra de prendas de seda. No participarán en otras compras, excepto aquellos artículos que necesiten para su uso personal, que tendrán prohibido vender más tarde. Tienen prohibido además revender a las personas que son extrañas a la ciudad los artículos que están incluidos en la lista prohibida, es decir, la púrpura de los tintes distinguidos, con el fin de prevenir la exportación de estos fuera del Imperio. Los delincuentes serán azotados y objeto de confiscación
  2. Los mercaderes de seda, sean estos libres o esclavos, que adquieren de la nobleza o de los vendedores de seda ropas que exceden los diez nomismata en valor deben declarar el mismo al eparca para que él pueda saber dónde se van a vender estos artículos. Los delincuentes sufrirán los castigos antes mencionados. (…).
  3. Cualquier persona que no informe al eparca de la venta de un artículo destinado a los extranjeros al Imperio, para que el eparca pueda certificar la transacción, se ha de hacer responsable de ello.
  4. Para obtener la admisión en el gremio de los mercaderes de seda, cinco mercaderes del oficio tienen que testificar ante el eparca que el candidato es una persona digna para ejercer dicho oficio. Entonces tiene que ser admitido al gremio, debe abrir una tienda, y llevar el negocio. La tasa de entrada al gremio es de seis nomismata.
  5. Para obtener la licencia para adquirir un establecimiento de mercader de seda la tasa es de diez nomismata. La recomendación del eparca es necesaria.
  6. Cada persona que ejerza al mismo tiempo el oficio de mercader de seda y de tintorero de seda debe decidirse por uno u otro de estos oficios de una forma exclusiva. Cualquiera que intente desempeñar ambos oficios será responsable de las penas antes mencionadas.
  7. Se han de tomar precauciones para asegurarse que los extranjeros que se hospedan en los caravansares no adquieren prendas prohibidas o sin confeccionar, salvo para su uso personal; en el último de los supuestos, los artículos se han de manufacturar en Constantinopla. Cuando los extranjeros abandonan la ciudad, su partida ha de ser notificada al eparca para que así este pueda tomar conocimiento de los artículos que han adquirido. Cualquiera que les ayude a sortear esta obligación será azotado, tonsurado y su propiedad confiscada.

Capítulo VI. Los mercaderes de seda cruda

  1. Los mercaderes de esta clase están limitados al ejercicio de su propio comercio, y lo deben hacer de una forma pública en las plazas que a ellos son asignados. Cualquiera que contravenga esta debe ser azotado, tonsurado y desterrado (…).
  2. Un mercader de seda cruda no puede contratar a un empleado de otro miembro de su oficio hasta que este empleado haya acabado el tiempo de trabajo para el que fue contratado. Cualquier contravención debe ser castigada por la pérdida de la parte del salario que el empleado ha recibido sin haber trabajado (…).
  3. En el comienzo del mercado todos los miembros del gremio deberán contribuir de acuerdo a sus medios en una inversión para la compra de seda cruda, que será repartida entre ellos en proporción a su contribución respectiva.
  4. Si un mercader rico de seda quiere vender a un pobre colega seda cruda adquirida de algún importador, el beneficio que obtenga no debe exceder un keration por nomisma.
  5. Cada mercader de seda cruda culpable de haber viajado fuera de la ciudad para comprar seda cruda debe cesar de ser miembro del gremio.
  6. Los mercaderes de seda cruda deben vender sus mercancías en las calles públicas y no en sus instalaciones privadas, no sea que estas ventas sean realizadas a personas que no están autorizadas a comprar. Cualquiera que lo contravenga debe ser azotado y tonsurado. (…)
  7. Los mercaderes de seda cruda tienen prohibido vender seda cruda a los judíos u hombres de negocios que puedan revenderla fuera de la ciudad. Las personas que contravengan la medida serán azotadas y tonsuradas.

Capítulo X. Perfumistas

  1. Dejemos que cada perfumista tenga su propio espacio y no intente engañar a su competidor. Dejemos a los miembros del gremio que vigilen a sus compañeros para prevenir la venta al por menor de productos estropeados. Ellos no deben tener especias o mercancías de categoría inferior en sus tiendas. Un olor dulce no tiene nada en común con un olor desagradable. Dejémosles vender pimienta, nardos, canela, madera de aloe, ámbar, almizcle, incienso, mirra, bálsamo, índigo, hierbas de olores agradables, menta, en pocas palabras, cualquier artículo que se use para perfumería o para teñir (…).
  2. Cuando los artículos antes mencionados venga de la tierra de Chaldees, Trebisonda o cualquier otro lugar, los perfumistas los deben comprar de los importadores en los días señalados por las regulaciones. Está prohibido acumular estos productos o venderlos en un período de escasez, o exigir un beneficio indebido que exceda lo que es justo cuando escasean o aumenta el precio excesivamente. Los importadores no deben residir en la capital durante más de tres meses. Deben vender sus bienes sin demora y regresar a casa. Cualquiera que contravenga estas normas debe asumir las penas antes referidas.

Capítulo XVIII. Panaderos

  1. Los panaderos deben vender pan al peso de acuerdo con el precio del maíz fijado por el eparca.
  2. Los panaderos nunca deben ser llamados para ningún servicio público, ni ellos ni sus animales, con el fin de evitar cualquier estorbo en la producción del pan.
  3. Los panaderos no deben tener sus hornos bajo ninguna vivienda; esta norma se fija debido al carácter inflamable de los materiales. Es más, las personas privadas no deben mantener sus tiendas de leña y juncos salvo en lugares abiertos o en edificios construidos de grandes piedras, con el fin de evitar incendios en la ciudad, debido al carácter inflamable de estos materiales.
  4. Los panaderos han de acudir ante el eparca cuando el precio del trigo suba o baje, de tal manera que, con la ayuda del symponos, el peso del pan puede ser regulado de acuerdo al coste del trigo.

Capítulo XX. Delegado del eparca

  1. Dejemos al eparca que el emperador pueda elegir y designar un delegado. Este delegado debe notificar al eparca cualquier persona que llegue a Constantinopla y traiga consigo diversas mercancías. El delegado debe examinar las mercancías importadas y establecer las condiciones de venta. El delegado debe fijar un período para este propósito y, cuando haya expirado este período, ha de llevar a estas personas ante el eparca y realizar las cuentas de los productos que han comprado, con el fin de que ninguno de los productos que tienen prohibida la exportación abandonen la capital.

Libro del eparca edit. en Freshfield, E.H. (ed.): Ordinances of Leo VI from the Book of the Eparch, Cambridge: Cambridge University Press, 1938 | Traducción del autor.