La epidemia cipriana (249/252 – 270) según Poncio el Diácono

Indicios de la «epidemia cipriana» (K. Harper, The Fate of Rome: Climate, Disease, and the End of an Empire, Princeton, Princeton University Press, 2017, p. 139).

Poncio el Diácono, también conocido como Poncio de Cartago, relata así, en su Vida de Cipriano, la irrupción de la epidemia en Cartago, las distintas actitudes de la gente y la actuación de su obispo:

«[9] Estalló después una terrible epidemia y la tremenda devastación de la detestable enfermedad, aferrando con abrupto ímpetu a innumerables gentes, a cada uno en su propia residencia, invadió una a una las casas del pueblo temeroso. Todos temblaban, todos lloraban, todos trataban de evitar el contagio, abandonaban impíamente a sus propios amigos, como si uno, alejando al que va a morir de peste, pudiera alejar también a la misma muerte. Mientras tanto, por toda la ciudad y en todas las calles yacían no ya cuerpos, sino cadáveres de muchos, que pedían misericordia a los transeúntes ante el espectáculo de una suerte común. Nadie miró más que a sus crueles ganancias; nadie tembló ante la idea de un fin similar; nadie hizo por los demás aquello que hubiera deseado que hiciesen por él.

Sería un pecado silenciar lo que hizo el pontífice de Cristo y de Dios, que sobrepasó a los pontífices de este mundo tanto en la piedad como en la verdad de la religión. Primero, habiendo reunido al pueblo en el lugar, lo instruyó en los bienes de la caridad y le enseñó, con ejemplos tomados de la Sagrada Escritura, cuánto valen las obras de misericordia para ganar a Dios[a]. Luego añadió que no tiene nada de admirable ayudar con el debido obsequio de la caridad solo a los nuestros, y que solo puede llegar a ser perfecto quien haga más que el publicano o el gentil[b], quien, venciendo el mal con el bien y comportándose a imagen de la misericordia divina, ame también a los enemigos, y quien, por la salvación de sus perseguidores, tal y como recomienda y nos exhorta el Señor, ore así: “Dios hace salir su sol sin interrupción y distribuye su lluvia para nutrir las semillas, ofreciendo todo esto no solo a los suyos; y quien se profesa hijo de Dios, ¿acaso no va a imitar el ejemplo del Padre? Conviene que nos comportemos según corresponde a nuestro nacimiento, y no es propio de aquellos que consta han renacido por Dios el degenerar y rebajarse, sino más bien el experimentar en sí mismo la propagación del Buen Padre, en cuanto filiación, emulando su bondad”.

[10] Habría que contar muchas otras cosas, ciertamente importantes, en las que nuestro criterio de moderar el volumen no nos permite explayarnos con prolijidad; de todas ellas baste decir tan solo que si los paganos hubieran podido escucharlas en persona, quizá se habrían convertido de inmediato. ¿Qué otra cosa habría podido hacer el pueblo cristiano, que de la fe toma su nombre? Después se asignaron distintos cometidos a cada cual según sus aptitudes y condición. Muchos que, a causa de su pobreza, no podían contribuir con dinero, aportaban más que cualquier dinero ofreciendo con su propio trabajo un bien más preciado que cualquier riqueza. ¿Y quién, bajo semejante maestro, no se apresuraría a encontrar un puesto en tal milicia, en la cual complacería a Dios Padre, a Cristo Juez y también al obispo? Así, por la exuberante riqueza de las obras de caridad se hacía el bien, y no solo a los compañeros de la fe».

(Pontius diaconus, Vita Cypriani, 9,1-10,4 – traducción propia a partir de la ed. de C. Mohrmann y A. A. R. Bastiaensen, Vite dei santi – III. Vita di Cipriano. Vita di Ambrogio. Vita di Agostino, Milán, Fondazione Lorenzo Valla – Mondadori, 1975).

[a] Ojo con la expresión “para ganar a Dios” [ad promerendum Deum]: el cristiano no pretende ganarse a Dios —ganarse su favor— para que le vaya bien en la vida (prosperidad, ausencia de adversidades, etc.); tampoco significa —solamente— ganar el cielo en el más allá, tras la muerte —es decir, ganarse el premio de la vida eterna en el cielo y huir de la condena eterna en el infierno—; a lo que aspira el cristiano es a “ganar a Dios” en esta vida: Dios mismo es el premio por ganar; Dios constituye el objeto último de deseo para el cristiano; éste solo desea reconocer cada día la presencia de Dios, la compañía de Alguien entrando en relación con el cual la vida adquiere un sentido y una plenitud. En este sentido, las obras de misericordia no son méritos para ganarse el favor divino ni tampoco —solo— méritos para ganar el cielo, sino, sobre todo, medios valiosos para experimentar y gustar esa relación con Dios.

[b] Ethnicus, ‘gentil’, ‘pagano’, pero también ‘perteneciente a una misma nación’: para alcanzar la perfecta caridad, hay que hacer más que buscar el propio enriquecimiento (el publicanus) y ayudar solo al que pertenece a la comunidad, étnica o religiosa, propia (el ethnicus).


Ignacio Cabello Llano

Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU (FPU19/05588) en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la historia medieval; la historia de las mentalidades, la cultura y las religiones; el pensamiento, la filosofía, la religiosidad y la teología medievales; la relación entre lo religioso y lo social-civil-político; las relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en el Mediterráneo medieval, y la filosofía de la religión, cuestiones todas que ha abordado en diferentes estudios. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). ORCID: 0000-0003-1200-6605. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search