Entre la memoria y la presencia, el deseo y la ausencia: experiencia y encuentro con Jesús en un poema del siglo XII (Dulcis Iesu memoria)

Ofrecemos aquí, en tres columnas, la edición, traducción y reproducción facsimilar del célebre himno Dulcis Iesu memoria, un bello canto cristocéntrico compuesto en el siglo XII por un clérigo de Inglaterra, probablemente monje cisterciense, más tarde incorporado —con modificaciones— a la liturgia. El autor del poema se dirige a Jesús, el Hijo de Dios y «salvador del mundo», como la amante al amado en el Cantar de los cantares: dulce es su recuerdo, pero más dulce su presencia y el encuentro amoroso y carnal —la cópula— con Él. La relación del amante —el cristiano— con el amado —Cristo— es una experiencia de amor y, más aún, de tensión amorosa: lleno de la memoria del encuentro ya experimentado, el cristiano suspira deseando el reencuentro; el encuentro con Jesús lo ha dejado con hambre y con sed de más, de modo que, aunque ya ve lo que buscaba y deseaba, sigue «muriendo de amor» y anhelando el reencuentro con un deseo que se torna gemido y ardor, fogata viva de amor y «quejumbroso grito del corazón». En el poema —como en la experiencia misma del cristiano— se dan la mano y se entrelazan pasado, presente y futuro: el encuentro ya vivido (la presencia de Cristo ya experimentada), el encuentro presente (la praesentia continua pero escurridiza de Cristo, que viene y no cesa de venir, ho erchómenos, pero que al mismo tiempo se va) y la eternidad porvenir (la visión beatífica, inmediata e ininterrumpida de su presencia gloriosa). El poema, bellísima expresión de la teología monástica plenomedieval, es hijo de la misma experiencia contemplativa —degustativa, ruminativa, amorosa y sapiencial— que reflejan los escritos de un san Anselmo de Canterbury, un san Bernardo de Claraval o un Aelredo de Rieval. De los ochenta y ocho manuscritos medievales que lo transmiten, el que reproducimos a continuación es el más antiguo (c. 1170-1180) y el único que contiene la notación musical de su melodía primitiva (Bod. MS. Laud Misc. 668, ff. 101r-104r), diferente de versiones musicales posteriores, y que ha sido estudiada y editada por Helen Deeming, pero aún no interpretada y grabada musicalmente.

I. Dulcis iesu memoria
dans uera cordi gaudia
sed super mel et omnia
eius dulcis presentia.

II. Nil canitur suauius,
auditur nil iocundius,
nil cogitatur dulcius
quam iesus dei filius.

III. Iesu spes penitentibus
quam pius es petentibus
quam bonus te querentibus
sed quid inuenientibus?

IV. Iesus dulcedo cordium
fons ueri lumen mentium
excedit omne gaudium
et omne desiderium.

V. Nec lingua potest dicere
nec littera exprimere
expertus nouit tenere
quid sit iesum diligere.

VI. Iesum queram in lectulo
clauso cordis cubiculo
priuatim et in populo
queram amore sedulo.

VII. Cum maria diluculo
iesum queram in tumulo
cordis clamore querulo
mente queram non oculo.

VIII. Tumbam profundam fletibus
locum replens gemitibus
iesu prouoluar pedibus
strictis herens amplexibus.

IX. Iesu rex ammirabilis
et triumphator nobilis
dulcedo ineffabilis
totus desiderabilis.

X. Mane nobiscum domine
mane nouum cum lumine
pulsa noctis caligine
mundum replens dulcedine.

XI. Amor iesu dulcissimus
et uere suauissimus
plus milies dulcissimus
quam dicere sufficimus.

XII. Experti recognoscite
amorem pium pascite
iesum ardenter querite
querendo inardescite.

XIII. Iesu auctor clementie
tocius spes leticie
dulcoris fons et gratie
uere cordis delicie,

XIV. cum digne loqui nequeam
de te non tamen sileam
amor facit ut audeam
cum solum de te gaudeam.

XV. Tua iesu dilectio
grata mentis refectio
replet sine fastidio
dans famem desiderio.

XVI. Qui te gustant esuriunt
qui bibunt adhuc siciunt
desiderare nesciunt
nisi iesum quem sentiunt.

XVII. Quem tuus amor debriat
nouit quod iesus sapiat
felix gustus quem satiat
non est ultra quod cupiat.

XVIII. Iesus decus angelicum
in aure dulce canticum
in ore mel mirificum
corde pigmentum celicum.

XIX. Desiderate milies
mi iesu quando uenies?
quando me letum facies
ut me de iesu sacies?

XX. Amor tuus continuus
michi langor assiduus
michi iesus mellifluus
fructus uite perpetuus.

XXI. Iesu summa benignitas
mira cordis iocunditas
incomprehensa bonitas
tua me stringit caritas.

XXII. Bonum michi diligere
iesum nil ultra querere
michi prorsus deficere
ut illi queam uiuere.

XXIII. Iesu mi dilectissime
spes suspirantis anime
ut querunt pie lacrime
et clamor mentis anime.

XXIV. Quocumque loco fuero
meum iesum desidero
quam letus cum inuenero
quam felix cum tenuero.

XXV. Tunc amplexus tunc oscula
que uincant mellis pocula
tunc felix christi copula
sed in his parua morula.

XXVI. Iam quod quesiui uideo
quod concupiui teneo
amore iesu langueo
et corde totus ardeo.

XXVII. Hic amor ardet dulciter
dulcessit mirabiliter
sapit delectabiliter
delectat et feliciter.

XXVIII. Hic amor missus celitus
heret michi medullitus
mentem intendit penitus
hoc delectatur spiritus.

XXIX. O beatum incendium
o ardens desiderium
o dulce refrigerium
amare dei filium.

XXX. Iesus cum sic diligitur
hic amor non extinguitur
nec tepescit nec moritur
plus crescit et accenditur.

XXXI. Iesu flos matris uirginis
amor nostre dulcedinis
tibi laus honor numinis
regnum beatitudinis.

XXXII. Iesu sole serenior
et balsamo suauior
omni dulcore dulcior
pre cunctis amabilior.

XXXIII. Cuius amor sic afficit
cuius gustus me reficit
iesus in quem mens deficit
solus amanti sufficit.

XXXIV. Tu mentis delectacio
amoris consummatio
tu mea gloriatio
iesu mundi saluatio.

XXXV. Mi dilecte reuertere
consors paterne dextere
hostem uicisti prospere
iam celi regno fruere.

XXXVI. Sequar quocumque ieris
michi tolli non poteris
cum meum cor abstuleris
iesu laus nostri generis.

XXXVII. Portas uestras attollite
celi ciues occurrite
triumphatori dicite:
salue iesu rex inclite.

XXXVIII. Rex uirtutum rex glorie
rex insignis uictorie
iesu largitor gratie
honor celestis curie.

XXXIX. Te celi chorus predicat
et tuas laudes replicat
iesus orbem letificat
et nos deo pacificat.

XL. Iesus im pace imperat
que omnem sensum superat
hunc semper mens desiderat
et illo frui properat.

XLI. Iesus ad patrem rediit
regnum celeste subiit
cor meum a me transiit
post iesum simul abiit.

XLII. Iam prosequamur laudibus
iesum hymnis et precibus
ut nos donet regalibus
cum christo celi sedibus.

Amen.

Edición a partir del manuscrito.

I. Dulce es la memoria de Jesús
que da el verdadero gozo del corazón
pero, por encima de la miel y de cualquier otra cosa,
más dulce es su presencia.

II. Nada más agradable puede cantarse,
nada más gozoso escucharse,
ni en nada más dulce pensarse
que en Jesús, Hijo de Dios Padre.

III. Jesús, esperanza de los que se arrepienten,
¡cuán piadoso eres con los que te piden
y cuán bueno con los que te buscan!
¿Cómo no serás con los que te encuentran?

IV. Jesús, dulzura de los corazones,
fuente de la verdad y de las mentes luz,
excede todo placer
y todo deseo.

V. Ni la lengua puede decirlo,
ni la letra expresarlo:
solo quien lo ha experimentado
lo que supone amar a Jesús ha captado.

VI. Buscaré a Jesús en el lecho,
con el cubículo de mi corazón cerrado;
en público y en privado
lo buscaré con persistente amor.

VII. Con María en la mañana
a Jesús en el sepulcro buscaré
con el clamor quejumbroso de mi corazón;
con la mente y no con el ojo lo buscaré.

VIII. Llenando la profunda tumba de llantos
y de gemidos el lugar
me arrojaré a los pies de Jesús
adhiriéndome a él con fuerte abrazo.

IX. Jesús, Rey admirable
y noble vencedor,
dulzura inefable
y todo deseable.

X. Permanece con nosotros, Señor,
en la mañana con tu nuevo fulgor;
expulsa la oscuridad de la noche
llenando el mundo de dulzor.

XI. Amor de Jesús dulcísimo
y verdaderamente agradabilísimo;
mil veces más dulce
de cuanto somos capaces de decir.

XII. Los que lo habéis experimentado, reconocedlo;
alimentad el piadoso amor,
buscad a Jesús con ardor
y enardeced buscándolo.

XIII. Jesús, autor de la clemencia,
esperanza de toda leticia,
fuente del dulzor y de la gracia,
del corazón verdadera delicia,

XIV. aunque no pueda hablar de Ti dignamente,
sin embargo no callaré,
pues el amor hace que me atreva a ello
ya que solo de ti puedo gozar.

XV. Tu amor, Jesús,
grato alimento para el alma,
llena sin causar hartura,
dejando con hambre y con deseo.

XVI. Quienes te degustan, tienen hambre de más;
quienes de ti beben, todavía tienen sed;
no saben desear otra cosa que
a Jesús, con quien se han encontrado.

XVII. Aquel a quien tu amor embriaga
conoce a qué sabe Jesús;
aquel a quien su feliz sabor sacia,
ya no desea otra cosa.

XVIII. Es Jesús decoro angélico,
dulce canto en el oído,
maravillosa miel en la boca
y pigmento celestial en el corazón.

XIX. Deseadlo mil veces:
Jesús mío, ¿cuándo vendrás?
¿Cuándo me harás feliz,
Jesús, de saciarme de ti?

XX. Tu amor continuo
es para mí un constante mal de amores;
para mí es Jesús un delicado
y perpetuo fruto de vida.

XXI. Jesús, suprema benignidad,
admirable alegría del corazón
e inabarcable bondad,
tu amor me estrecha.

XXII. El bien es para mí amar
a Jesús, y nada más buscar;
morir a mí mismo
para poder vivir para Él.

XXIII. Jesús mío, amadísimo,
esperanza del alma que suspira:
¡cómo te buscan las lágrimas de piedad
y el clamor de la mente del alma!

XXIV. Dondequiera que vaya,
a mi Jesús deseo.
¡Qué contento si lo encuentro!
¡Qué feliz si algún día lo poseo!

XXV. Entonces gozaré de su abrazo y de sus besos,
más dulces que las copas de miel;
entonces me uniré felizmente a Cristo,
pero para todo esto todavía falta un poco.

XXVI. Ya veo lo que busqué,
ya tengo lo que deseé:
de amor a Jesús me muero
y en mi corazón ardo entero.

XXVII. Este amor arde dulcemente,
endulza admirablemente,
sabe muy agradable
y agrada felizmente.

XXVIII. Este amor enviado desde el cielo
se adhiere a mí desde lo más hondo,
vuelve mi mente hacia dentro
y con él se deleita mi espíritu.

XXIX. ¡Oh, beato incendio!
¡Oh, ardiente deseo!
¡Oh, dulce refrigerio
es amar al Hijo de Dios!

XXX. Y aunque amemos así a Jesús,
este amor nunca se extingue,
ni se enfría, ni fallece,
antes bien, se enciende y crece.

XXXI. Jesús, flor de la Virgen Madre,
amor de nuestro dulzor,
a ti la alabanza, el divino honor
y reino de bondad.

XXXII. Jesús, más sereno que el sol
y más agradable que el bálsamo,
más dulce que todo dulzor,
y más amable que todas las cosas.

XXXIII. Cuyo amor así me afecta,
cuyo gusto así me alimenta,
Jesús, en quien mi mente se deshace,
y quien solo a quien lo ama satisface.

XXXIV. Tú, deleite de la mente,
del amor consumación,
tú, gloria mía,
Jesús, del mundo salvación.

XXXV. Amado mío, vuelve
a la diestra del Padre;
tú que has vencido al enemigo,
disfruta ahora del reino.

XXXVI. A donde vayas yo te seguiré,
pues no puedes serme arrebatado,
tú, que el corazón me arrebataste,
Jesús, alabanza de la humanidad.

XXXVII. ¡Abrid vuestras puertas,
ciudadanos del cielo, salid
al encuentro del Vencedor
y decid: ‘Salve, célebre rey’!

XXXVIII. Rey de las fuerzas y de la gloria,
Rey de insigne victoria;
Jesús, dador de toda gracia,
honor de la celeste curia.

XXXIX. El coro del cielo te proclama
y repite tus alabanzas.
Jesús trae la alegría al mundo
y con Dios nos pacifica.

XL. Jesús gobierna en una paz
más allá de todo entendimiento;
mi alma lo desea en todo momento
y se apresura para disfrutar de Él.

XLI. Jesús ha regresado al Padre
para asumir el celeste Reinado,
y mi corazón se ha escapado de mí:
tras Jesús con Él se ha marchado.

XLII. Ahora sigamos con alabanzas,
himnos y plegarias a Jesús,
con la esperanza de que un día nos conceda
con Cristo las regias moradas del cielo.

Amén.

Traducción de Ignacio Cabello.



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2024, 8 abril). Entre la memoria y la presencia, el deseo y la ausencia: experiencia y encuentro con Jesús en un poema del siglo XII (Dulcis Iesu memoria). Fontes Medii Aevi. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/w6rr

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search