Exhortación de san Juan Crisóstomo a «honrar el cuerpo de Cristo» en los pobres antes que en las iglesias y templos

En una de sus Noventa homilías sobre el Evangelio de San Mateo, predicadas entre los años 390 y 398, cuando aún era sacerdote en su Antioquía natal, Juan Crisóstomo, a la sazón obispo de la capital del imperio entre los años 398 y 404, famoso y celebrado por su elocuencia —que le valió su apodo, «Boca de oro»—, y que podemos considerar como uno de los Padres de la Iglesia más prolíficos e interesantes —siempre presto a predicar la misericordia para los pecadores y dispuesto a denunciar las injusticias cometidas por los poderosos del mundo—, nos brinda un bellísimo pasaje acerca del significado que para los cristianos tiene la eucaristía (memorial de la entrega de Dios al mundo en la cruz; entrega que los cristianos han de imitar) y acerca del tipo de ofrenda que quiere Dios: no cálices de oro y piedras preciosas, manteles de seda y vestiduras lujosas, ni iglesias y templos que parezcan «un museo de oro y plata», sino más bien cristianos con «almas de oro» que socorran a los pobres, vistan al desnudo y den de comer al hambriento y de beber al sediento, pues en ellos está presente «el cuerpo de Cristo». Crisóstomo no prohíbe el ornato en las iglesias —no es en modo alguno iconoclasta, ni desprecia el valor de las imágenes religiosas o de los objetos de la liturgia—, pero exhorta «a que juntamente con eso, o, más bien, antes que eso, se procure el socorro de los pobres», pues el «hermano» «es un templo más precioso que el otro». El pasaje no tiene desperdicio.
San Juan Crisóstomo en un icono de madera del siglo XVII procedente de la isla de Kímolos (Byzantine and Christian Museum, BXM 11598). En la franja superior, Juan Crisóstomo; en la franja central, un pequeño velero transporta sus reliquias desde Comana de Ponte hasta Constantinopla; en la franja inferior, la ciudad de Comana, a la que el santo fue exiliado por denunciar el agravio cometido contra una viuda a la que se había expropiado de una viña y cuyas quejas ante la emperatriz Eudoxia cayeron en saco roto.

Ésta es aquella misma cena en la que estuvo Él mismo sentado. No hay diferencia alguna entre la del cenáculo y la del altar. […] El Señor nos ha concedido hartarnos de su carne divina, se nos ha dado a sí mismo en sacrificio. […] Entre los judíos, Dios instituyó las fiestas de cada año para recuerdo de sus propios beneficios, mas a nosotros nos los recuerda, por así decir, todos los días por medio de estos sagrados misterios. No te avergüences, pues, de la cruz. Porque éstas son nuestras cosas sagradas, éstos son nuestros misterios, con este don nos adornamos, con él nos embellecemos. Si os digo que Él tendió los cielos y la tierra, desplegó el mar y nos envió a los profetas y a los ángeles, nada digo que iguale a este beneficio, porque la cima de todos los bienes está en que Dios no dispensó a su propio Hijo [de la pasión y la muerte] a fin de recuperar a los siervos que le habían sido arrebatados. […]

No pensemos que basta para nuestra salvación presentar al altar un cáliz de oro y piedras preciosas después de haber despojado a viudas y huérfanos. Si quieres honrar este sacrificio, presenta tu alma, por la que dicho sacrificio fue ofrecido. Es tu alma la que has de hacer de oro, pues, si sigue siendo peor que el plomo o que una teja, ¿de qué vale entonces el vaso de oro? No miremos, pues, solamente de presentar vasos de oro, sino veamos si proceden de justo trabajo. Porque más precioso que el oro es lo que nada tiene que ver con la avaricia. La iglesia no es un museo de oro y plata, sino una reunión de ángeles. Almas son lo que necesitamos, pues por las almas quiere Dios los vasos sagrados. No era de plata la mesa de la última cena, ni tampoco el cáliz en que el Señor dio a sus discípulos su propia sangre. Pero ¡qué precioso era todo aquello y qué venerable, como lleno que estaba del Espíritu Santo!

¿Queréis de verdad honrar el cuerpo de Cristo? No dejéis que esté desnudo. No lo honréis aquí [dentro de la iglesia] con vestidos de seda y fuera lo dejéis perecer de frío y desnudez, porque el mismo que dijo: “este es mi cuerpo” y con su palabra afirmó nuestra fe, también dijo: “me visteis hambriento y no me disteis de comer” y “cuando no lo hicisteis con uno de esos más pequeños, tampoco lo hicisteis conmigo” [Mt 26,26.25.42-45]. El sacramento no necesita preciosos manteles, sino un alma pura; los pobres, sin embargo, sí requieren mucho cuidado. Aprendamos, pues, a pensar discretamente y a honrar a Cristo como Él quiere ser honrado. […] Tribútale el honor que Él mismo mandó por ley, empleando tu riqueza en socorrer a los pobres, porque Dios no tiene necesidad de vasos de oro, sino de almas de oro. […]

¿Qué le aprovecha al Señor que su mesa esté llena de vasos de oro si Él se muere de hambre? Saciad primero su hambre y luego, con lo que os sobre, adornad también su mesa. […] ¿Qué provecho hay en que recubráis su altar de paños recamados de oro si no le procuráis a Él el abrigo necesario? […] Si, viendo a un desgraciado falto del necesario sustento, lo dejaras consumirse de hambre y te dedicaras en cambio a recubrir de oro el altar, ¿crees que te agradecería tu ofrenda o que se irritaría contra ti? Y, si viéndolo vestido de harapos y aterido de frío no le alargaras un vestido y te entretuvieras, en cambio, en levantar unas columnas de oro diciéndole que todo aquello lo hacías en su honor, ¿no diría acaso que le estabas tomando el pelo y lo tendría todo por supremo insulto? Pues piensa todo eso sobre Cristo. Él anda errante y peregrino, necesitado de techo, y tú, que no lo acoges a Él, te entretienes en adornar el pavimento, las paredes y los capiteles de las columnas y en colgar lámparas con cadenas de oro. […]

Al hablar así, repito, no es que prohíba que se ponga empeño también en el ornato de la iglesia; a lo que exhorto es a que juntamente con eso, o, más bien, antes que eso, se procure el socorro de los pobres. […] No abandones a tu hermano en la tribulación mientras adornas la iglesia, pues él es un templo más precioso que el otro.

Iohannes Chrysostomus, In Matthaeum homiliae, 50, 3-4 (PG 58: 508-509). Traducción de D. Ruiz Bueno, Obras de San Juan Crisóstomo. II: Homilías sobre el Evangelio de San Mateo (46-90), Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1956, cotejada con el texto de la Patrologia Graeca. A propósito de este pasaje apostilla Tomás J. Marín Mena: «leer a san Juan Crisóstomo es un gran fármaco para combatir el matrimonio adulterado entre la fe y la vida burguesa» (¿Un futuro sin Cristo?, Madrid, PPC, 2023, p. 129, nota 8).



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2024, 5 abril). Exhortación de san Juan Crisóstomo a «honrar el cuerpo de Cristo» en los pobres antes que en las iglesias y templos. Fontes Medii Aevi. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/w6f2

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search