«Sic me liberes, sicut liberasti…»: las dos oraciones narrativas adscritas a Cipriano de Cartago

Algunos manuscritos latinos transmiten dos oraciones bajo el nombre de Cipriano de Cartago  († 258). La atribución es apócrifa, y las oraciones, que tienen un aire litúrgico muy antiguo, están seguramente inspiradas en modelos griegos perdidos. Son dos oraciones narrativas en las que, haciendo memoria de diferentes episodios de la historia de la salvación, se implora a Dios que «así como ya» liberó a otros, «así me libere a mí» del mal, del sufrimiento, de la enfermedad, de la muerte, del pecado y del maligno. Estas oraciones son particularmente importantes para el medievo hispano. Ofrecemos a continuación el texto latino acompañado de la primera traducción jamás hecha a una lengua moderna.
Final de la primera oración y comienzo de la segunda en un manuscrito del último cuarto del siglo IX (BnF, Latin 17349, f. 145r [cfr. ff. 143r-147r]).

Oratio I [Oratio Cypriani]

Hagios, hagios, hagios, sancte sanctorum, pater patrum nostrorum, Deus Abraham, Deus Isaac, Deus Iacob, Deus prophetarum, Deus apostolorum, Deus uirginum, Deus bene uiuentium, Deus credentium, Deus et pater Domini nostri Iesu Christi filii tui, te inuocamus supplices pariter et deprecamur fili unigenite, qui ex ore altissimi procreatus es ante mundi dispositionem et ex Mariae sanctae uirginis utero per mysterium editus: orantibus nobis desiderium animae, etiam integritatem cordis praestare dignare, ut lauacro salutari expiatum pectus delictis carnalibus incolume persistat.

Petimus fide inlibata, mente incorrupta, deuotione robusta, operatione seu dilectione continua, in tua ecclesia sancta semper nos florere permittas, quoniam tibi flectimus genua, curuamus ceruices, cui angeli archangeli milia milium martyrum chorus apostolorum et prophetarum gloria exultant, cui omnes aues laudes canunt, linguae confitentur caelestium terrestrium et infernorum: tibi omnes aquae in caelo et sub caelo confitentur, te insensibilia sentiunt: tu es solus et praeter te nemo.

Te quaesumus, Domine pater omnipotens, qui soli filio conspectabilis es: angeli et archangeli obtemperant tibi Domine pater: te oramus, tribuas nobis mentem integram, innocentiam puram, sinceritatem deuotam, conscientiam sanctam [puram] sobriam castam, contra omnes insidias saeculi gloriosa fide degentem; contra diaboli minas et carnales inlecebras munitum pectus concedas, ne uiolenti et cruenti hostis letalibus laqueis implicemur, ut signum salutis aeternae incolume perferamus.

Arce a nobis omnem saeculi inluuiem omnemque diaboli persuasionem. Laqueetur, concidat et separetur et amoueatur, sicut a Sarra famula tua Asmodaeus daemon nequissimus extinctus est per angelum tuum sanctum tuum Raphael. Et sicut Tobiae adfuisti [Tob 3 y 8], ita mihi adesse digneris. Et ut tribus pueris in camino et Danielo misericordiam praestitisti [Dn 3 y 6], sic circa nos tuos famulos facere digneris. Qui mortuos suscitasti, caecos inluminasti, surdis auditum, mutis eloquium, claudis gressum, leprosis sanitatem dedisti: ita da famulis tuis, qui in te tota uirtute mentis credimus natum passum uenturum iudicare uiuos et mortuos. Adsiste nobis, sicut apostolis in uinculis [Act 3-5], Teclae in ignibus, Paulo in persecutionibus [II Cor 4,9-12; II Tim 2,9 y 3,11], Petro in fluctibus [Mt 14,22-33]. Qui sedes super septem thronos ad dexteram patris, respice nos et libera de aeternae mortis interitu. Unus in uno, pater in filio, filius in patre, spiritus sanctus, per quem et cum quo est tibi in sancta ecclesia honor uirtus claritas maiestas potestas benedictio inmortalitas nunc et in aeternum semper et in omnia saecula saeculorum. Amen.

Oración primera

Santo, Santo, Santo; Santo entre los santos y Padre de nuestros padres; Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, Dios de los profetas, Dios de los apóstoles, Dios de las vírgenes, Dios de los que viven bien, Dios de los creyentes; Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, humildemente te invocamos y te suplicamos, oh, Hijo Unigénito, que fuiste engendrado por la boca del Altísimo antes de la disposición del mundo y naciste del seno de la santa Virgen María mediante un divino misterio, te dignes concedernos, a nosotros, orantes, el anhelo de nuestra alma así como la integridad del corazón, para que nuestro pecho, purificado por el saludable bautismo, se mantenga incólume de los pecados carnales.

Puesto que doblamos las rodillas e inclinamos los cuellos para Ti —a Quien glorifican los ángeles, los arcángeles, la multitud de los mártires y el coro de los apóstoles y profetas glorifican; a Quien todas las aves cantan alabanzas; a Quien confiesan todas las lenguas celestes, terrestres y de los infiernos, pues Te confiesan todas las aguas en el cielo y bajo el cielo y Te sienten los seres insensibles, porque solo Tú eres, y no hay nadie aparte de Ti—, te pedimos que nos permitas florecer siempre en tu santa Iglesia con fe inmaculada, con mente incorrupta, con robusta devoción y con continuo amor y obras.

Te pedimos, Señor Padre omnipotente, que solo eres visible en tu Hijo y a Quien los ángeles y arcángeles obedecen: te rogamos que nos concedas una mente íntegra, una pureza inocente, una devoción sincera y una conciencia santa, pura, sobria, casta y que viva gloriosamente con fe contra todas las trampas del mundo. Te pedimos nos concedas un corazón fuerte para hacer frente a las amenazas del diablo y las seducciones carnales, de modo que no seamos atrapados en los lazos mortales del violento y sangriento enemigo y llevemos incólume la señal de la salvación eterna.

Aleja de nosotros toda contaminación del mundo y toda persuasión del diablo. Que éste se enrede, caiga, se aleje y se aparte del mismo modo en el que por tu santo ángel Rafael el malvadísimo demonio Asmodeo fue eliminado de tu sierva Sara. Y así como estuviste con Tobías [Tob 3 y 8], dígnate estar conmigo. Y como mostraste misericordia a los tres jóvenes en el horno y a Daniel [Dn 3 y 6], por favor, haz lo mismo con tus siervos a nuestro alrededor. Tú que resucitaste a los muertos, iluminaste a los ciegos y diste oído a los sordos, habla a los mudos, paso a los cojos y salud a los leprosos, sé igual de generoso con tus siervos, que con todo el vigor del corazón creemos que naciste, padeciste y vendrás a juzgar a los vivos y a los muertos. Asístenos como a los apóstoles encadenados [Hch 3-5], a Tecla entre las llamas, a Pablo en sus persecuciones [II Cor 4,9-12; II Tim 2,9 y 3,11] y a Pedro en las olas [Mt 14,22-33]. Tú, que estás sentado sobre siete tronos a la derecha del Padre, míranos y líbranos de la perdición de la muerte eterna. Uno en Uno, Padre en Hijo, Hijo en Padre, Espíritu Santo, por Quien y con Quien en la Santa Iglesia son para Ti el honor, la virtud, la claridad, la majestuosidad, el poder, la bendición y la inmortalidad, ahora y por siempre, por todos los siglos de los siglos. Amén.

Oratio II [Oratio sub die passionis suae]

[1] Domine sancte pater hagios Deus, ad te legaui animam meam, Deus meus, quis enim maior est? Tibi semper gratias et laudem referam Deus Abraham, Deus Isaac, Deus Iacob, Deus patrum nostrorum, Deus prophetarum, Deus apostolorum, Deus martyrum, qui fuisti ante mundi dispositionem, Deus uiuorum, qui uenturus es iudicare uiuos et mortuos: qui es Deus uerax, qui sedes super Cherubim et Seraphim, qui prospicis abyssos, qui uides cuncta priusquam nascantur, qui habes potestatem mortificare et iterum uiuificare, qui habes potestatem de arido uiride facere. Tu omnium Deus dominator, libera me de hoc saeculo mortali, exaudi me orantem, sicut exaudisti filios Israel de terra Aegypti, et non tibi crediderunt nec famulo tuo Moysi.

[2] Vae peccatis meis, Domine. Cum te leuaueris confringere terram [Is 2,19.21 iuxta VL], sub qua fissura petrarum me absconsurus sum ab ante uirtutem tuam? Aut cui monti dicturus sum: cade super me, et cui colli dicam: tege me ab ante metum Domini mei, cum te leuaueris confringere terram? Rogo te, Domine, subueni mihi; noli secundum actum meum me iudicare; nihil enim in praeceptis tuis parui. Exaudi me orantem. Sicut exaudisti Ionam de uentre ceti [Iona 1,17-2,10], sic et me exaudias et eicias me de morte ad uitam. Sicut Niniuitae induerunt se cinerem et cilicium et paenitentiam egerunt [Iona 3,1-10], exomologesin facientis ante conspectum tuum pro uniuersis peccatis meis, qui es amator paenitentiae, miserere mei. Sed et Dauid dicit: Domine propter nomen tuum dele peccatum meum [Ps 50,3], et ego deprecor maiestatem tuam ut deleas uniuersa peccata mea. Exaudi me orantem, sicut audisti tres pueros de camino ignis ardentis Ananiam Azariam et Misael, et misisti angelum tuum cum roribus tuis, et confusus est Nabuchodonosor praepositus regni [Dn 3], quoniam tu es rex regnantium et dominus dominantium, qui solus habes inmortalitatem et lucem habitas inaccessibilem, quem nemo hominum uidit nec uidere potest. Exaudi me orantem, sicut exaudisti Danielum de lacu leonum [Dn 6]: et misisti Abbacum prophetam, et adtulit ei prandium et dixit: prande prandium, quod tibi misit Deus. Et Daniel dixit: non derelinquit Dominus quaerentes se [Dn 14,33]. Exaudi me orantem, sicut exaudisti Tobi et Sarram dum orarent in atrio domus suae [Tob 3 y 8]. Tunc obtulit pro eis Raphael angelus orationem eorum; sic et tu exaudias preces meas et mittas ad aulam sanctam tuam orationem meam, et continuo mittas angelum sanctum tuum qui deleat uniuersa commissa mea, sicut deluisti spiritum inmundum a Sarra filia Raguel; et inlumines cor meum, sicut inluminasti oculos Tobi [Tob 11]. Exaudi me orantem, sicut exaudisti Susannam de inter manus seniorum [Dn 13,1-64], sic et me liberes de hoc saeculo mortali, quia tu es amator purae conscientiae. Exaudi me orantem, sicut exaudisti Ezechiam regem Iudaeorum et deluisti ab eo infirmitatem carnis eius [IV Rg 20], sic et me liberes et augeas mihi ad fidem sicut illi ad uitam annos quindecim addidisti. Sic et me liberes de hoc saeculo, sicut liberasti Teclam de medio amphitheatro, liberes me ab omni infirmitate carnis meae.

[3] Te deprecor pater omnipotens, qui in fine temporum commemoratus es nostri, misisti nobis Iesum Christum filium tuum Deum et Dominum nostrum, natum de Maria uirgine de spiritu sancto, adnuntiante Gabrielo angelo, per quem nos liberasti de periculo mortis inminentis.

[4] Te deprecor filium Dei uiui, qui fecisti tam magnalia (in Cana Galilaeae de aqua uinum fecisti, propter filios Israel qui caecis oculos aperuisti, qui surdos audire fecisti, qui paralyticos ad sua membra reuocasti, qui soluisti linguas blaesorum, a daemonio uexatos sanasti, clodos currere fecisti uelut ceruos, mulierem a profluuio sanguinis liberasti, mortuos suscitasti, super aquas pedibus ambulasti, qui Petro labenti manum tradidisti qui mare fundasti et terminum ei posuisti, qui dixisti: hucusque uenies et te hic confringes in tua uirtute [Iob 38,11]), te deprecor filium summi Dei propter uniuersa commissa mea, qui es in caelis filius in patre et pater in filio in sempiternum, qui sedes super Cherubim et Seraphim sedes honoris tui.

[5] Tibi adstant angeli et archangeli numerus inaestimabilis, timentes et pauentes honorem et uirtutem tuam, clamantes uoce magna dicentes: sanctus sanctus sanctus Dominus Deus Sabaoth. Tu ipse nobis testamentum fecisti et pollicitus es dicens: petite et accipietis, quaerite et inuenietis, pulsate et aperietur uobis. Quodcumque a patre meo petieritis in nomine meo, ego in tuo nomine peto ut accipiam [cfr. Mt 7,7]. Ego quaero ut inueniam, ego pulso ut aperiatur mihi. Paratus sum propter nomen tuum uictimam sanguinis effundere et quodcumque tormentum sustinere. Tu es adiutor meus: defende me ab aduersaria parte, angelus tuus lucis protegat me, quoniam tu dixisti: quidquid credentes petieritis per orationem, dabitur uobis.

[6] Omnis homo mendax, tu solus Deus uerax. Sicut repromisisti, potes dare Domine, reuela mihi sacramentum tuum caeleste, ut dignus sim faciem sanctorum tuorum uidere. Spiritus sanctus in me operetur uirtutem, quoniam tibi me spopondi seruire omnibus diebus uitae meae, qui passus es sub Pontio Pilato optimam confessionem, crucifixus descendisti et conculcasti aculeum mortis, qui dixisti: ubi est aculeus mortis, ubi est mors qui regnabas [I Cor 15,55]. Deuicta est mors, deuictus est inimicus diabolus, tu resurrexisti a mortuis et apparuisti discipulis tuis: sedisti ad dexteram patris, inde uenturus iudicare uiuos et mortuos. Tu nostri dominaberis, libera me de manu quaerentis animam meam.

Per nomen tuum te deprecor ut optimam des uictoriam in inimicum meum, quia tu es potens et defensor et aduocatus precum et petitionum nostrarum animarum. Die et nocte interpelles pro peccatis meis, orationem meam perferas ad patrem tuum. Et tu, Domine sancte pater, digneris respicere super preces meas, sicut respecxisti super munera Abel. Digneris me liberare ab igne et poena perenni et ab omni tormento quod parasti iniquis, per bonum et benedictum Iesum Christum saluatorem nostrum, per quem est tibi honor uirtus gloria in saecula saeculorum. Amen.

Pseudo-Cyprianus, Orationes II (CPL 67º), ed. W. Hartel, 1871, CSEL 3/3, pp. 144-151.

Oración segunda [en el día de su pasión]

[1] Señor santo, Padre santo, Dios, a Ti he entregado mi alma, Dios mío: ¿quién hay más grande que Tú? A Ti siempre daré gracias y alabanza, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, Dios de nuestros padres, Dios de los profetas, Dios de los apóstoles, Dios de los mártires, que existías antes de la disposición del mundo, Dios de los vivos, que has de venir a juzgar a vivos y muertos. Tú eres el Dios verdadero, que estás sentado sobre los Querubines y Serafines, que observas los abismos, que ves todo antes de que nazca, que tienes el poder de quitar la vida y de volver a darla, que tienes el poder de hacer que de lo árido nazcan brotes verdes. Tú, Dios, de todos Señor, libérame de este mundo mortal y escúchame, que Te estoy orando, tal y como escuchaste a los hijos de Israel de la tierra de Egipto pese a que no creyeron en Ti ni en tu siervo Moisés.

[2] ¡Ay de mis pecados, Señor! Cuando “te levantes para quebrantar la tierra”, ¿bajo qué grieta de las rocas me esconderé de tu poder? ¿A qué montaña diré que caiga sobre mí o a qué colina le diré que me cubra antes del temor de mi Señor, cuando “te levantes para quebrantar la tierra”? Te ruego, Señor, ven en mi auxilio: no me juzgues según mis actos, pues nada he cumplido en tus mandamientos. Escúchame, a mí que orando estoy. Así como escuchaste a Jonás desde el vientre de la ballena [Iona 1,17-2,10], así también escúchame y sácame de la muerte a la vida. Así como los ninivitas se vistieron de ceniza y cilicio y se arrepintieron [Iona 3,1-10], Tú que amas el arrepentimiento ten piedad de mí, que estoy confesando todos mis pecados ante Ti. Y así como David dijo: “Señor, por amor a tu nombre, borra mi pecado” [Ps 50,3], también yo imploro tu Majestad para que borres todos mis pecados. Escúchame, que te estoy orando, tal como escuchaste a los tres jóvenes en el horno de fuego ardiente, Ananías, Azarías y Misael, y enviaste tu ángel con tus rocíos, y el gobernante Nabucodonosor fue avergonzado [Dn 3], pues eres el Rey de los reyes y el Señor de los señores, el Único que posee la inmortalidad y habita en luz inaccesible, a Quien ningún hombre ha visto ni puede ver. Escúchame mientras te oro como escuchaste a Daniel desde la guarida de los leones [Dn 6] y enviaste al profeta Habacuc, que le llevó comida y le dijo: “come, pues Dios te la envía”‘, y Daniel dijo: “el Señor no abandona a quienes lo buscan” [Dn 14]. Escúchame, que estoy orando, tal y como escuchaste a Tobías y Sara cuando oraron en el atrio de su casa; entonces el ángel Rafael llevó su oración ante Ti [Tob 3 y 8]. Escucha así también mis plegarias y haz que mi oración llegue hasta tu santa corte. No dejes de enviarme tu santo ángel para que borre todos mis pecados tal como purificaste el espíritu impuro de Sara, hija de Ragüel, e ilumina mi corazón así como iluminaste los ojos de Tobías [Tob 11]. Escúchame, que te estoy orando, tal como escuchaste a Susana entre las manos de los ancianos [Dn 13,1-64], y líbrame también así de este mundo mortal, porque Tú amas la conciencia pura. Escúchame orante y, así como escuchaste a Ezequías, rey de Judá, y curaste la enfermedad de su carne [2 Re 20], así también libérame y aumenta mi fe tal y como le diste a él quince años más de vida. Y líbrame también así de este mundo tal y como liberaste a Tecla en medio del anfiteatro. Libérame de toda debilidad de mi carne.

[3] Te suplico, Padre omnipotente, que al final de los tiempos te acordaste de nosotros y enviaste a Jesús el Mesías, Hijo tuyo, Dios y Señor nuestro, nacido de la María la Virgen por obra del Espíritu Santo como anunció el ángel Gabriel, por Quien nos has liberado del peligro de la muerte inminente.

[4] Te suplico, Hijo del Dios vivo, que realizaste tantos milagros (en Caná de Galilea convertiste agua en vino; abriste los ojos de los ciegos por amor a los hijos de Israel; hiciste oír a los sordos; devolviste la movilidad a los paralíticos; soltaste las lenguas de los mudos; sanaste a los atormentados por demonios; hiciste que los cojos corrieran como ciervos; liberaste a la hemorroísa; resucitaste a los muertos; caminaste sobre las aguas; diste la mano a Pedro cuando caía; fundaste el mar y le pusiste límites, diciendo: “hasta aquí llegarás y no iráo más allá; aquí se detendrá tu fuerza”), te ruego, Hijo del Dios Altísimo, por todos mis pecados, Tú que estás en los cielos, Hijo en el Padre y Padre en el Hijo por siempre, Tú que estás sentado sobre Querubines y Seraphim en el trono de tu honor.

[5] Los ángeles y arcángeles te rodean en un número incontable, temiendo y reverenciando tu honor y poder, clamando con voz fuerte: “Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de los ejércitos”. Tú mismo has hecho un pacto con nosotros y nos hiciste esta promesa: “pedid y se os dará; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá. Todo lo que pidáis a mi Padre en mi nombre, yo lo pido en tu nombre para recibirlo” [Mt 7,7]. Yo busco para encontrar; llamo para que se me abra. Estoy preparado para derramar el sacrificio de mi sangre por tu nombre y soportar cualquier tormento. Tú eres mi ayuda: defiéndeme de los adversarios y que tu ángel de luz me proteja, pues dijiste que todo lo que pidiésemos creyendo en la oración se nos daría.

[6] Todos los hombres son mentirosos, y solo tú, oh, Dios, eres veraz. Lo que prometiste, Señor, puedes concederlo: revélame tu Misterio celestial para que sea digno de ver el rostro de tus santos. Que el Espíritu Santo obre en mí con poder, porque me he comprometido a servirte todos los días de mi vida, a Ti que sufriste bajo Poncio Pilato la mejor confesión, que fuiste crucificado, que descendiste a los infiernos y pisoteaste el aguijón de la muerte, diciendo: “¿dónde está el aguijón de la muerte? ¿Dónde estás, muerte, que antes reinabas?” La muerte ha sido vencida, el diablo enemigo ha sido vencido. Tú resucitaste de entre los muertos y te apareciste a tus discípulos. Te sentaste a la derecha del Padre, y desde allí vendrás a juzgar a los vivos y a los muertos. Tú dominarás sobre nosotros: líbrame ahora de la mano que codicia mi alma.

Por tu nombre te ruego que me concedas la victoria sobre mi enemigo, porque Tú eres poderoso, y defensor y abogado de nuestras súplicas, peticiones y almas. Intercede día y noche por mis pecados, lleva mi oración a tu Padre. Y Tú, Señor y santo Padre, dígnate mirar mis plegarias, así como miraste los sacrificios de Abel. Dígnate liberarme del fuego y del castigo eterno y de todo tormento que has preparado para los impíos, por el bueno y bendito Jesucristo, nuestro Salvador, por Quien sea para Ti el honor, el poder y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Traducción propia a partir del texto latino.



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2023, 28 diciembre). «Sic me liberes, sicut liberasti…»: las dos oraciones narrativas adscritas a Cipriano de Cartago. Fontes Medii Aevi. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/vf2x

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search