La comunicación entre Dios y el hombre según Hugo de Saint-Cher († 1263)

Retrato del cardenal Hugo de Saint-Cher dentro del ciclo de los cuarenta dominicos ilustres pintado por Tommaso da Modena en el 1342 en la sala capitular del antiguo convento dominico de San Niccolò (hoy seminario episcopal) de Treviso. Fuente: Mesterdrucke.El teólogo dominico Hugo de Saint-Cher († 1263), al comentar en su Postilla a toda la Biblia el versículo Job 42,4 (audi et ego loquar interrogabo et ostende mihi, «óyeme y yo hablaré; te preguntaré y tú contéstame»), explica cómo son los distintos modos de comunicarse de Dios al hombre y del hombre a Dios:

Audi, et ego loquar etc. Quia ignorantem se cognouit Iob audita sententia Dei, ideo iam interrogat, ut doceatur. Sed nota quod aliud est loqui hominis ad Deum, aliud loqui Dei ad hominem, aliud audire hominis, aliud audire Dei.

Loqui hominis ad Deum est promptis in illum desideriis inhiare. Loqui Dei ad hominem multiplex est. Loquitur enim Deus per flagella, per beneficia, per inspirationem. Hoc ultimo modo loqui Dei ad hominem est compunctionem cordi eius infundere. Compunctio quidem lingua Dei est qua anime loquitur, ut dicit Gregorius [cfr. Moralia in Iob, XXXV, 3,4].

Audire hominis est sono aliunde uenienti aurem alibi positam commodare. Audire Dei est desideria cordium acceptare.

Interrogare hominis Deum est in conspectu eius se nescientem cognoscere. Respondere Dei est eum qui se nescientem humiliter cognoscit occultis inspirationibus erudire.

Est ergo sensus audi, et ego loquar quasi dicat misericorditer desideria suscipe. Interrogabo te etc. id est me nescientem et stultitiam meam humiliter cognoscentem doce.

Hugo de Sancto Caro, Postilla in Iob, 42,4, en Hugonis Cardinalis Opera omnia in uniuersum Vetum et Novum Testamentum tomi octo, Venecia, Nicolaus Pezzana, 1703, t. I, f. 459r.

«Óyeme y yo hablaré; te preguntaré y tú contéstame». Porque Job, al escuchar la sentencia de Dios, se reconoció a sí mismo ignorante, por eso ahora pregunta, buscando ser enseñado. Pero date cuenta de que una cosa es el hablar del hombre a Dios, otra el hablar de Dios al hombre, otra el escuchar del hombre a Dios y otra el escuchar a Dios del hombre.

Hablar a Dios significa, para el hombre, anhelarlo fervientemente con ardientes deseos. La comunicación de Dios al hombre es múltiple. Dios habla por medio de azotes, por medio de beneficios y por medio de inspiración. Esta última manera consiste en infundir compunción en su corazón, pues la compunción es la lengua de Dios con la que habla al alma, como dice Gregorio.

Escuchar significa, para el hombre, prestar su oído a un sonido que viene de otra parte, mientras que para Dios escuchar es acoger los deseos del corazón del hombre.

Preguntar a Dios significa reconocerse a sí mismo como ignorante en Su presencia. Para Dios, responder es instruir con ocultas inspiraciones a aquel que humildemente se reconoce como ignorante.

Por lo tanto, Job dice «escucha, y yo hablaré» como si dijera «acoge misericordiosamente mis deseos», y «te preguntaré y tú contéstame», es decir, «enséñame, a mí que no sé y que con humildad reconozco mi ignorancia».

Traducción propia a partir del latín.



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2023, 23 octubre). La comunicación entre Dios y el hombre según Hugo de Saint-Cher († 1263). Fontes Medii Aevi. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/osrn

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search