Tomás de Aquino en 1265: ¿es el modo de proceder en la ciencia teológica adecuado?

En el prólogo a su Lección romana sobre el primer libro de Sentencias de Pedro Lombardo, del año 1265, Tomás de Aquino plantea cuatro cuestiones preliminares acerca de la doctrina sagrada: «en primer lugar, si esta doctrina es una ciencia; en segundo lugar, cuál es su objeto de estudio; en tercer lugar, si, asumiendo que sea una ciencia, ésta es de naturaleza especulativa o práctica, y en cuarto lugar, si el método a seguir en esta ciencia es o no adecuado». Traducimos a continuación el primer artículo de la cuarta cuestión.
Tomás de Aquino al comienzo del Prohemium in historiam sancti Thome de Aquino de ordine predicatorum en un manuscrito del primer cuarto del siglo XIV (BL, Harley 916, f. 1).

Utrum modus procedendi in hac scientia sit conveniens.

Videtur quod modus procedendi in hac scientia sit inconveniens. Omnis enim scientia procedit definiendo, dividendo et demonstrando. Haec autem nullo istorum modorum procedit, sed narrative tantum. Ergo inconvenienter procedit.

Praeterea. Scientiae sunt ad manifestandum. Cum igitur haec magis occultet, quia sub quibusdam figuris proponit ea quae tradit, videtur ergo quod inconvenienter procedat.

Praeterea. Multitudo sensuum confundit intellectum. Sed haec habet multiplicem sensum. Ergo confundit intellectum, et sic inconvenienter traditur.

Praeterea. Si haec scriptura sufficienter tradita in canonica scriptura, quidquid super hoc traditur est superfluum. Ergo liber iste et aliorum sanctorum libri superflui sunt.

Responsio. Dicendum quod circa modum huius scientiae tria sunt consideranda. Primo, auctor huius scientiae qui est Deus, ex cuius revelatione est, et ex eo habet quod sint in ea plures sensus, ut infra patebit. Secundo, materia, ea scilicet quae in ista scientia traduntur, quae sunt supra rationem et intellectum humanum. Et ideo oportuit ut sub figuris sensibilibus et aenigmatibus traderetur ad hoc ut capi possit ab intellectu humano. Tertio vero necessitas, quae est ut omnibus traderetur. Et ideo oportuit quod traderetur modo proportionato quo omnes eam capere possent.

Ad primum ergo dicendum quod licet aliae scientiae tradantur definiendo, dividendo et demonstrando, non tamen oportuit quod haec scientia eodem modo traderetur cum sit necessaria omnibus tam sapientibus quam populo rudi, quia si illis modis tradita esset non caperent eam omnes. Et ideo ut omnes caperent etiam altissima, proponuntur in hac scientia aperte, licet sint in ea sensus latentes et profundi.

Ad secundum dicendum quod occultatio et profunditas huius scientiae contingit ex conditione eorum quae in ea traduntur, quae excedunt humanum intellectum et sunt supra omnia sensibilia. Et ideo ut caperentur ab humano intellectu, oportuit quod traderentur sub formis sensibilibus. Non tamen intellectus debet ibi sistere, sed per haec manuduci ad caelestia.

Ad tertium dicendum quod hoc quod in sacra scriptura sunt plures sensus est ex auctore qui est Spiritus Sanctus. Et solum habet ista sacra scriptura speciale. Est enim in ea duplex sensus, scilicet litteralis et mysticus, et hi differunt inter se, quia litteralis est ille quem faciunt verba, sive sint metaphorica sive sint propria; mysticus autem est ille qui non est ex significatione verborum sed rerum significatarum per verba. In aliis autem scientiis inducuntur tantum verba ut signa ad significandum res, quia auctor eorum est homo qui non nisi potest significare res per verba tantum. In hac scriptura etiam ipsae res significatae per verba aliquid aliud significant. Cuius ratio est quia Spiritus Sanctus ordinavit ut illae res significatae per verba significarent aliqua. Item, aliud proprium est quia in ista sunt plures sensus literales, et quilibet est verus. In aliis autem unus solus sensus est verus, ille scilicet quem auctor intendit. Cum enim sacra scriptura tradita sit per Spiritum Sanctum, et nihil in ipsa possit excogitari quod non excogitaverit Spiritus Sanctus, quidquid dicitur in sacra scriptura dummodo non contradicat veritati fidei est proprium sibi, sicut dicit Augustinus XII Confessionum. Sunt etiam in ea plures sensus mystici et quilibet verus, quia vel exponitur secundum quod ad fidem et sic est allegoricus, vel ad mores et sic est moralis, vel ad beatitudinem et sic est anagogicus.

Ad quartum dicendum quod cum sacra scriptura sit tradita omnibus, ut dictum est, et omnes non sint dispositi ad capiendum ea quae subtilius et altius traduntur in ipsa, oportuit quod sensus subtiles in ea latentes manifestarentur omnibus; ad quae manifestanda maxime valent opera sanctorum, ex quibus iste liber compilatus est. Et ideo nec illi nec iste superfluunt.

Thomas de Aquino, Lectura romana in primum Sententiarum Petri Lombardi, prol., q. 4, a. 1, ed. Leonard E. Boyle y John F. Boyle, 2006, Toronto, Pontifical Institute of Mediaeval Studies (Studies and Texts, 152), disponible en Corpus Thomisticum.

Si es adecuado o no el modo de proceder en esta ciencia

Parece que el modo de proceder en esta ciencia sea inadecuado. En primer lugar, porque toda ciencia procede definiendo, dividiendo y demostrando. En cambio, esta ciencia no procede de ninguna de estas maneras, sino solo de manera narrativa. Por lo tanto, procede de manera inapropiada.

Además, las ciencias tienen como objetivo manifestar y, dado que la ciencia sagrada oculta más que revela, porque lo que ofrece lo presenta en lenguaje figurado, por tanto parece que procede de manera inadecuada.

Por otro lado, la multiplicidad de sentidos dificulta la comprensión. Esta ciencia tiene múltiples sentidos, por lo que confunde al intelecto y por tanto se transmite de forma inapropiada.

Por último, si esta escritura está suficientemente transmitida en la Escritura canónica, cualquier cosa que se diga sobre ella es superflua. Por lo tanto, este libro y los libros de otros santos son superfluos.

Respuesta. En relación con el método de esta ciencia se deben considerar tres aspectos. Primero, al autor de esta ciencia, que es Dios, del que proviene la revelación y del que viene que haya múltiples sentidos en ella, como se explicará más adelante. Segundo, la materia, es decir, lo que se enseña en esta ciencia, que está más allá de la razón y la inteligencia humanas, razón por la que fue necesario que se transmitiera con imágenes materiales y enigmáticas, para que pudiera ser comprendido por la inteligencia humana. Tercero, la necesidad, que es que se transmita a todos, motivo por el que convino que fuese transmitida de forma proporcional para que todos pudieran captarla.

Al primer argumento hay que decir que, aunque otras ciencias se transmiten definiendo, dividiendo y demostrando, no fue necesario que esta ciencia se transmitiera de la misma manera, ya que es necesaria tanto para los sabios como para el pueblo ignorante. Si se transmitiera de esa manera, no sería comprendida por todos. Por lo tanto, para que todos comprendieran incluso lo más profundo, se presenta en esta ciencia de manera abierta, aunque tenga sentidos ocultos y profundos.

Al segundo hay que decir que la ocultación y profundidad de esta ciencia se deben a la naturaleza de lo que se enseña en ella, que supera la inteligencia humana y está más allá de todo lo sensible. Por lo tanto, para que fuera comprendida por la inteligencia humana, fue necesario que se transmitiera bajo imágenes sensibles. Sin embargo, la inteligencia no debe quedarse solo en eso, sino que debe ser guiada a través de ellas hacia lo celestial.

A lo tercero hay que decir que el hecho de que en la Sagrada Escritura haya varios sentidos se debe a su autor, que es el Espíritu Santo. Y esto es un rasgo específico de la Sagrada Escritura. En ella, hay dos sentidos, el literal y el místico. La diferencia entre ellos es que el sentido literal es aquel que forman las palabras, ya sean metafóricas o literales, mientras que el sentido místico no proviene del significado de las palabras, sino de las cosas significadas por las palabras. En otras ciencias, solo las palabras se utilizan solo como signos para representar cosas, porque su autor es el hombre, que no puede significar cosas más que a través de palabras. En la Sagrada Escritura las propias cosas significadas por las palabras significan también algo más, y ello porque el Espíritu Santo ordenó que las cosas significadas por las palabras significaran algo más. Asimismo, es específico de esta Escritura que haya en ella varios sentidos literales y que todos sean verdaderos. En otras ciencias solo hay un sentido verdadero, a saber, el que el autor pretendía. Como la Sagrada Escritura fue transmitida por el Espíritu Santo y nada puede encontrarse en ella que el Espíritu Santo no haya concebido, todo lo que se dice en ella, siempre que no contradiga la verdad de la fe, es propio de sí, tal como dice San Agustín en el libro duodécimo de las Confesiones. También hay en ella varios sentidos místicos, y todos son verdaderos, porque puede ser interpretado de acuerdo a la fe, en cuyo caso es alegórico; o de acuerdo a la moral, en cuyo caso es moral; o de acuerdo a la bienaventuranza, en cuyo caso es anagógico.

En respuesta a lo cuarto, dado que la sagrada escritura se transmitió a todos, como se dijo anteriormente, y no todos están dispuestos a comprender lo que se enseña de manera sutil y profunda en ella, fue necesario que los sentidos sutiles que están latentes en ella se manifestaran a todos. Para manifestarlos, las obras de los santos son especialmente eficaces, de quienes se ha compilado este libro. Por lo tanto, ni ellos ni este libro son superfluos.

Traducción del autor a partir de la edición citada.



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2023, 26 septiembre). Tomás de Aquino en 1265: ¿es el modo de proceder en la ciencia teológica adecuado? Fontes Medii Aevi. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/osrm

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search