San Agustín: el cristiano no ha de esforzarse buscando el camino hacia la Verdad y la Vida, pues el Camino ha venido hasta él

Agustín de Hipona, en una de sus homilías sobre el Evangelio de Juan, pronunciadas entre los años 406 y 430, dice que el cristiano no ha de esforzarse buscando el camino hacia la Verdad y la Vida (Dios), pues el propio Camino (Cristo) ha venido hasta él y lo ha despertado de su sueño espiritual.
Comienzo de los Tractatus in Iohannis euangelium en un manuscrito francés del primer cuarto del siglo XII (Paris, BnF, lat. 12197, f. 2v).

Quid ergo iussisti, domine deus noster? Dicit tibi: ut sequereris me. […] Audiuit quidam: uade, uende omnia quae habes, et da pauperibus, et habebis thesaurum in caelo; et ueni, sequere me [Mt 19,21]. Tristis abscessit, non est secutus; […] tristis abscessit, ligatus cupiditatibus suis; tristis abscessit, habens grandem sarcinam auaritiae super humeros suos. Laborabat, aestuabat; et qui ab illo sarcinam deponere uoluit, non est sequendus putatus, sed deserendus. […] Sequamur dominum; soluamus compedes quibus impedimur sequi. Et quis idoneus soluere tales nodos, nisi ille adiuuet cui dictum est: disrupisti uincula mea [Ps 115,16]? […]

Si amas, sequere. Amo, inquis, sed qua sequor?

Si dixisset tibi dominus deus tuus: ego sum ueritas et uita, desiderans ueritatem, concupiscens uitam, uiam qua ad haec peruenire posses profecto quaereres, et diceres tibi: magna res ueritas, magna res uita, si esset quomodo illuc perueniret anima mea!

Quaeris qua? Audi eum dicentem primo: ego sum uia. Antequam diceret tibi quo, praemisit qua: ego sum, inquit, uia [Ioh 14,6]. Quo uia? Et ueritas et uita. Primo dixit qua uenias, postea dixit quo uenias. Ego sum uia, ego sum ueritas, ego uita. Manens apud patrem, ueritas et uita; induens se carnem, factus est uia.

Non tibi dicitur: labora quaerendo uiam, ut peruenias ad ueritatem et uitam; non hoc tibi dicitur. Piger, surge! Via ipsa ad te uenit, et te de somno dormientem excitauit, si tamen excitauit; surge, et ambula.

«¿Qué es lo que mandaste, Señor, Dios nuestro?», preguntas. Y Él te dice: «que me siguieras». […] Cierto hombre oyó: «Vete, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; ven y sígueme». Se marchó triste y no lo siguió […]; se marchó triste, encadenado por sus codicias; se marchó triste, con una gran carga de avaricia sobre sus hombros. Se fatigaba y se cansaba y pensó que a Aquel que quiso aligerarle la carga no había de seguirlo, sino de abandonarlo. […] Sigamos al Señor; rompamos los grilletes que nos impiden seguirlo. Mas ¿quién podrá deshacer esas ataduras si no le ayuda Aquel de quien está dicho: «Tú rompiste mis cadenas»? […]

Si lo amas, síguelo. «Lo amo», dices, «mas ¿por dónde he de seguirlo?» Si el Señor tu Dios solo te hubiera dicho: «yo soy la Verdad y la Vida», tú, que deseas la Verdad y anhelas la Vida, buscarías el camino por el que llegar hasta ellas, y pensarías: «¡Gran cosa sería la verdad, y gran cosa sería la vida si tuviese la manera por la que mi alma llegase hasta allí!»

¿Buscas por dónde? Escúchale. Lo primero que dice es: «yo soy el Camino». Antes de decirte a dónde ir, te ha mostrado por dónde: «yo soy el Camino», dice. ¿Camino hacia dónde? Hacia «la Verdad y la Vida». Pero primero te mostró por dónde has de venir, y solo después hacia dónde. «Yo soy el Camino, yo soy la Verdad, yo soy la Vida». Porque permanece en el Padre es «la Verdad y la Vida»; por haberse revestido de la carne se hizo «Camino».

No se te dice: «esfuérzate buscando el camino para llegar a la Verdad y la Vida». No se te dice esto, no. ¡Levántate, perezoso! El Camino en persona ha venido hasta ti y te ha despertado del sueño, a ti que estabas dormido. Si, por tanto, te ha despertado del sueño, ¡levántate y anda!

Augustinus Hipponensis, In Iohannis euangelium tractatus, 34,8-9, ed. R. Willems, 1954 (CCSL 36); traducción propia.



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2023, 20 marzo). San Agustín: el cristiano no ha de esforzarse buscando el camino hacia la Verdad y la Vida, pues el Camino ha venido hasta él. Fontes Medii Aevi. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/osrl

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search