El prólogo de la Historia gothica de Jiménez de Rada (1243)

Rodrigo Jiménez de Rada (1170-1247), uno de los personajes más importantes e influyentes de la Castilla del siglo XIII, emprendió el ambicioso proyecto de una Historia general de España, hoy conocida como Historia de rebus Hispanie, a pesar de que no es su título original, sino el que le dio un editor moderno. El plan inicial de don Rodrigo era relatar, por un lado, la historia de España concebida como historia de los godos hasta la conquista de Córdoba por parte de Fernando III (ésta es la Historia gothica) y, por otro, las invasiones que aquélla había sufrido (para lo cual escribió una serie de historiae minores: la Historia Romanorum, la Historia Hugnorum, Vandalorum et Suevorum, Alanorum et Silingorum, la Historia Ostrogothorum y la Historia Arabum). Damos a continuación, por el inmenso interés que tiene para entender cómo concibió don Rodrigo el quehacer del historiador, el prólogo de su Historia gothica, culminada hacia 1243. La edición es la de J. Fernández Valverde, lo mismo que la traducción (salvo correcciones puntuales por mi parte)[1]. Dada su longitud, he dividido el texto en epígrafes que no pertenecen al original, con la sola finalidad de ayudar a su lectura.
Comienzo del prólogo de la Historia Gothica de Jiménez de Rada en un manuscrito del siglo XIII (Madrid, Biblioteca Nacional de España, Mss/301, f. 5r)

ll. 1-27. La escritura como medio de salvaguardar del olvido y transmitir a la posteridad el conocimiento alcanzado sobre la realidad.

Fidelis antiquitas et antiqua fidelitas primeuorum doctrix et genitrix posterorum credidit actibus minorari si sibi soli se genitam reputaret. Cum enim per ea que facta sunt Dei inuisibilia percepissent, quia morte interueniente non poterant permanere ea que diuina reuelatione, studio uigilanti, doctrina, usu, memoria, intellectu circa creaturarum operaratione preuia inuenerunt, inuestigantes experimenta rerum et enigmata figurarum futurorum noticie prouiderunt et duce spiritu presencia perceperunt et futura indagiis prenouerunt. Set obliuio, que semper memorie aduersatur, pedisseca negligencia subsequente, quod diligencia adinuenit, gressu obuio liturauit.

Ceterum ne desidia sapiencie inimica itinera studii occultaret, illi, qui pro luce sapienciam habuerunt et eam rebus omnibus pretulerunt, figurales litteras inuenerunt, quas in sillabas congesserunt ut hiis compingerent dictiones, quibus ut ex trama et stamine quasi a texentibus oratio texeretur, et per hec futuris seculis preterita ut presencia nunciarent et uigilata studia arcium liberalium et officia mechanica utiliter adinuenta scriptura posteris conseruarent. […] sine scriptis qua memoria posset quantumlibet instans solercia reminisci, ne dixerim inuenire, nisi principiorum noticia precessisset, que primeui inuenta successoribus conscripserunt?

La fiel antigüedad y la antigua fidelidad de los primitivos, maestra y madre de los venideros, creyó que sería tenida en poco si estimaba que ella había nacido para su exclusivo beneficio. Pero como a través de los hechos inmateriales de Dios comprendieran que por causa de la muerte no podían subsistir los conocimientos que sobre los comportamientos de las criaturas habían ido acumulando poco a poco con la ayuda de la revelación divina, el trabajo constante, la enseñanza, la experiencia, la memoria y la inteligencia, a fuerza de intentos lograron transmitir a sus descendientes los hechos probados y el significado de las figuras y, teniendo por guía al espíritu, abarcaron el presente y anticiparon el futuro por medio de averiguaciones. Pero el olvido, eterno enemigo de la memoria, y la incuria que siempre le acompaña velaron lo que la escrupulosidad había descubierto.

Sin embargo, con el fin de que el abandono, enemigo del saber, no cerrara los caminos del conocimiento, quienes tenían a la sabiduría como punto de referencia y la anteponían a todo lo demás inventaron los signos de las letras y las unieron en sílabas para formar con ellas palabras con las que, como los tejedores con el hilo y el tejido, se pudiese formar el discurso y, por medio de ello, comunicaran a las siguientes generaciones lo pasado como si fuera del momento y, con la escritura, preservaran para el futuro el permanente avance de las artes liberales y los útiles inventos prácticos. […] Todo esto, si no existiera la escritura, ¿qué mente podría, por más esfuerzo que aplicara, recordarlo —no digo ya hallarlo— si no le hubiera precedido la noticia de lo que antecedió y que los primitivos dejaron por escrito a sus descendientes?

ll. 28-39. Entre el resto de saberes, los antiguos también pusieron por escrito las acciones de los hombres, con una finalidad ejemplarizante

Verum quia humana studia multipharie uariantur, pari prouidencia et eodem studio sollicitudo diligens eorumdem descripsit acta sapiencium et stultorum, fidelium et ethnicorum, uirtutes catholicas et politicas, iura canonica et ciuilia, ut per hec mundi cursus in suo ordine dirigatur; gesta etiam principum, quorum aliquos ignauia fecit uiles, alios sapiencia, strenuitas, largitas et iusticia futuris seculis comendauit, ut quanta sit differencia utrorumque exitu comprobetur, et discant posteri bonorum exemplis inniti et a malorum semitis declinare, quia etsi ad tempus bonorum uideatur Dominus obliuisci, in fine misericordiam non abscidet, et si ad tempus etiam impii prosperentur, tolluntur in altum, ut lapsu corruant grauiori.

Pero como las aficiones de los hombres son tan enormemente dispares, su infatigable preocupación relató con idéntica sabiduría e igual afán las acciones de los sabios y de los necios, de los fieles y de los paganos, los valores católicos y mundanos, las leyes canónicas y civiles, con la finalidad de que por medio de todo ello el curso del mundo prosiga con rectitud; también las hazañas de los príncipes, a algunos de los cuales la indolencia hizo despreciables y a otros la sabiduría, la valentía, la generosidad y la justicia los consagró para los siglos venideros, a fin de que se vea a las claras cuan diferente fue el final de cada uno y aprendan los descendientes a basarse en los buenos ejemplos y a apartarse de la senda de los malos, porque aunque parezca que el Señor se olvida ocasionalmente de los buenos, al final no les niega su misericordia, y también, si los impíos tienen éxito alguna vez, se debe a que son empujados hacia arriba para que su caída sea mayor.

Continuación del prólogo de la Historia Gothica de Jiménez de Rada en un manuscrito del siglo XIII (Madrid, Biblioteca Nacional de España, Mss/301, f. 5v)

ll. 40-48. Conocemos el pasado gracias a la historia escrita

Quis enim de creatione mundi, de patriarcharum successione, de exitu de Egipto, de lege ueteri, de regibus Terre Sancte, de exterminio eorumdem, de anunciatione, natiuitate, passione, resurrectione et ascensione Domini Iesu Christi, earum testibus morte sublatis, posset relatione ueridica esse certus, nisi libri canonici aut euangelia testarentur? Quibus, eo quod scripserunt, tanto amplius obligamur, quanto per eorum doctrinam in preteritorum noticia innouamur.

Gloriosa etiam prelia Romanorum et aliarum gencium que in mundo uarietate mirabili acciderunt, sine scriptura a memoria excidissent.

Pues, sobre la creación del mundo, la sucesión de los patriarcas, la salida de Egipto, la ley antigua, los reyes de Tierra Santa, su aniquilación, la Anunciación, Nacimiento, Pasión, Resurrección y Ascensión del Señor Jesucristo, una vez que la muerte ha eliminado a los testigos, ¿quién podría saber algo con exactitud si no dejaran fe de ello las obras canónicas o los Evangelios? Estamos tanto más obligados a sus autores en cuanto que por su doctrina nos adentramos en el conocimiento del pasado.

Del mismo modo, sin la escritura habrían desaparecido del recuerdo los gloriosos combates de los romanos y de los demás pueblos que con sorprendente variedad existieron en el mundo.

ll. 49-62. Objeto y motivación: escribir una historia de España

Cum igitur Hispaniarum successus uariorum principum cruentis cladibus iteratus et linguam mutauerit et originem sue gentis pluribus intercepta dominiis sit oblita, iam fere gens et origo incolarum Hispanie ignoratur. Quia igitur placuit uestre excellencie maiestatis mee requirere ignoranciam paruitatis ut si, qua de antiquitatibus Hispanie et de hiis etiam que ab antiquis uel modernis temporibus acciderunt mee memorie occurrissent, peticioni uestre describere laborarem, et ut a quibus gentibus calamitates Hispania sit perpessa, et Hispanorum regum originem et eorum magnalia qui patrum glorias immitatione secuti sunt gloriosa, per scripture mee indaginem ad diligencie uestre noticiam peruenirent, ego uero tanti domini, tam excelsi, non possum precibus contraire et uix possibile cogor ob reuerenciam atemptare.

Pues como el devenir de las Hispanias, repetido bajo las sangrientas catástrofes de los distintos reyes, no sólo ha cambiado su lengua, sino que ha olvidado el principio de su raza, sacudida por la diversidad de sus gobernantes, de modo que casi se desconoce ya la genealogía y el origen de los habitantes de Hispania. Por tanto, ya que la excelencia de vuestra majestad tuvo a bien recurrir a la ignorancia de mi pobre persona para que me afanara en relatar, a petición vuestra, lo que viniese a mi memoria de las antigüedades de Hispania y también de lo que acaeció en los tiempos antiguos y modernos, y para que a través de la investigación de mis escritos hiciera llegar a conocimiento de vuestra curiosidad los pueblos de los que Hispania sufrió calamidades y el origen de los reyes hispanos y las hazañas de estos y las hazañas de los que persiguieron las glorias de sus antepasados con gloriosa imitación, yo, ciertamente, me siento incapaz de negarme a los ruegos de tal y tan magnífico señor y, por respeto, me veo obligado a intentar lo que a duras penas me es posible.

ll. 63-75. El problema de las fuentes

Tempore enim uastationis Arabum scripta et libri cum pereunte patria perierunt, nisi quod pauca diligencium custodia euaserunt. Itaque ea que ex libris beatorum Ysidori et Ildefonsi et Ysidori iunioris et Hidicii Gallecie episcopi et Sulpicii Aquitanici et conciliis Toletanis et Iordani sacri palacii cancellarii et Claudii Ptholomei orbis terre descriptoris egregii et Dionis, qui fuit historie Gothice scriptor uerus, et Pompei Throgi, qui fuit historiarum orientalium sollicitus supputator, et aliis scripturis, quas de membranis et pitaciis laboriose inuestigatas laboriosius compilaui, a tempore Iaphet Noe filii usque ad tempus uestrum, gloriosissime rex Fernande, ad historiam Hispanie contexendam, quam sollicite postulastis, prout potui fideliter laboraui.

Pues en la época de la destrucción de los árabes los escritos y los códices acompañaron en la muerte a la patria, salvo los pocos que se salvaron por el cuidado de los diligentes. De esta forma, a partir de las obras de los Santos Isidoro e Ildefonso y de Isidoro el Joven y de Hidacio, obispo de Galicia, y de Sulpicio de Aquitania y de los Concilios de Toledo y de Jordanes, canciller del sacro palacio, y de Claudio Ptolomeo, magnífico descriptor del orbe de la tierra, y de Dión, que fue escritor cierto de la historia goda, y de Pompeyo Trogo, que fue infatigable descifrador de las historias orientales, y de otros escritos que, leídos con trabajo en pergaminos y pieles, con más trabajo recopilé, me he esforzado con honestidad, en la medida de mis posibilidades, para poner en pie la historia de España que con tanto interés me pedisteis, desde los tiempos de Jafet, hijo de Noé, hasta el vuestro, gloriosísimo rey Fernando.

Final del prólogo de la Historia Gothica de Jiménez de Rada en un manuscrito del siglo XIII (Madrid, Biblioteca Nacional de España, Mss/301, f. 6r).

ll. 75-92. Hilo conductor: los reyes godos

Inter omnes autem principes Gothorum reges secula precipuos habuerunt et testamentali edicto Hispanie legauerunt, quorum insignia usque ad tempora que me pretereunt deriuaui, addens aliqua que eorum historie famulantur necnon et clades quas Hispania pertulit ante eos, in qua Hispania, peragratis Asie et Europe prouinciis et uastatis, ultimo dominio resederunt, ubi etiam ab Arabibus sub Roderico rege Dei iudicium pertulerunt.

Vobis itaque Castelle et Toleti, Legionis et Gallecie, Cordube et  Murcie, inclite domine rex Fernande, ortum eorum qui primo in Hispaniis habitarunt, et bella Herculis que exercuit super eos, et que Romani mortis iudicia intulerunt, et quibus Vandali, Silingi, Alani et Sueui exiciis consumpserunt, prout ex antiquis libris et relatione fideli recolligere potui, ego Rodericus indignus cathedre Toletane sacerdos stilo rudi et sapiencia tenui ad preconium nostre gentis et uestre gloriam maiestatis sollicitus compilaui, pro uenia supplicans eo quod munus tam exiguum ausus fui lecturorum diligencie exibere et conspectui tanti principis presentare.

Entre todos los príncipes, los siglos tuvieron por principales a los reyes de los godos y los transmitieron de generación en generación, y sus grandezas las he continuado hasta el tiempo que me precedió, añadiendo algunas leyendas que se cuentan de ellos, y también los desastres que con antelación sufrió España, lugar en el que se asentaron como posesión definitiva después de haber recorrido y asolado las provincias de Asia y Europa, y donde también padecieron el juicio de Dios por medio de los árabes en el reinado de Rodrigo.

Así pues, para vos, ínclito don Fernando, rey de Castilla y Toledo, León y Galicia, Córdoba y Murcia, descendiente de los primeros habitantes de las Españas, yo, Rodrigo, indigno sacerdote de la sede de Toledo, con torpe pluma y escasa sabiduría he recopilado para pregón de nuestro pueblo y gloria de vuestra majestad no solo las batallas que Hércules realizó contra los antepasados y los castigos morales que los romanos les infligieron, sino también las ruinas en las que desaparecieron los vándalos, silingos, alanos y suevos, según he podido recoger de los escritos antiguos y de la fiel narración, pidiendo perdón por haberme atrevido a entregar a la curiosidad de los lectores y a poner al alcance de tan gran rey un presente tan pequeño.

[1]Rodericus Ximenius de Rada, Historia de rebus Hispaniae sive Historia gothica, prol., ed. J. Fernández Valverde, 1987, Turnhout, Brepols (CCCM, 72).

R. Jiménez de Rada, R. (1989), Historia de los hechos de España, trad. J. Fernández Valverde, Madrid, Alianza.



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2023, 16 marzo). El prólogo de la Historia gothica de Jiménez de Rada (1243). Fontes Medii Aevi. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/osrk

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search