Un sermón altomedieval sobre el martirio en un códice italiano del siglo X conservado en la Biblioteca Nacional

En un códice del siglo X elaborado en el sur de Italia, tal vez en la abadía de Montecassino (Madrid, BNE, Mss/194), se conserva el homiliario en escritura beneventana más antiguo conocido. Entre los más de ciento ochenta sermones que lo componen, como continuación de uno atribuido a Máximo de Turín (f. 258va-259ra) que encabeza una sección del códice de temática martirial (f. 158va: In nomine sanctae trinitatis incipiunt sermones de martyribus), encontramos una homilía sobre el martirio no atestiguada por ninguna otra fuente (f. 259ra-260ra). Editada recientemente por Álvaro Cancela, ofrecemos a continuación una traducción de la misma.

Sermo de martyribus atribuido a Máximo de Turín (f. 258va-259ra) con el suplemento anónimo a partir de la línea 23 de la columna izquierda del folio 259r y hasta el principio del folio 260r (Madrid, BNE, Mss/194).

Es, pues, grande el honor que Dios da a los santos mártires. Viéndolo ya el bienaventurado David, lleno de Espíritu Santo, decía consecuentemente con exultación: “Para mí, oh, Dios, tus amigos han sido llenados enormemente de honores” (Ps 138,17). Es éste un honor verdadero que es eterno; un honor verdadero que se tiene de modo que no se pierde, porque es conquistado de tal modo que no pueda ser arrebatado. Pues todo honor de este mundo, por muy duradero que sea, solo puede permanecer con el hombre hasta la muerte, mientras que cuando viene la muerte, la vida y el honor se pierden. Los santos, en cambio, recibieron su honor después de la muerte de modo que no lo perdiesen después de la muerte. ¡Bienaventurados quienes merecieron un honor tal que les permitió poseer al Creador de todas las cosas! ¡Bienaventurados quienes muriendo vencieron a la muerte y han alcanzado la vida que no tiene muerte! ¿Qué les ha dado este honor, de modo que en la tierra soportaron por poco tiempo la tristeza y ahora en el cielo gozan sin fin? ¿Qué les ha dado este honor, de modo que fueron matados por hombres impíos, pero ahora gozan con los santos ángeles? Han sido expulsados de la tierra, pero ahora están con Aquel que hizo el cielo y la tierra. Carecieron de la compañía de los hombres mortales, pero ahora han sido hechos coherederos inmortales de los ángeles. El rey terreno los afligió con tormentos, pero el Rey celeste les ha preparado un descanso eterno. El rey terreno los mató, pero el Rey celeste los ha acogido no solo vivos sino también gloriosos. Soportaron la pena, pero han sido conducidos hasta la corona.

Ved, hermanos, la diferencia entre los dos tipos de honor: el honor del mundo lo alcanzan los hombres viviendo de tal manera que al morir lo pierden; los mártires, en cambio, alcanzaron un honor tal que lo poseen viviendo eternamente. De hecho, aquella vida en la que los santos ya están alegrándose no es una vida sin honores, sino sin fin. Para esto es dada: para tenerla con honor conjuntamente. Y así como la vida no termina, así tampoco el honor tiene fin. ¿Quieres saber qué tipo de honor tienen los santos? Observa la compañía de los ángeles. ¿Quieres también conocer las eternidades de este honor? Observa la amistad eterna del Creador. Pues ahora viven allí donde no pueden morir; descansan allí donde no pueden ser perturbados por ninguna adversidad; gozan allí donde no pueden de ningún modo ser entristecidos; tienen paz allí donde no han de sufrir ningún enemigo; poseen el honor allí donde no temen al sucesor; tienen allí riquezas verdaderas, grandes, infinitas y sempiternas. Los santos son verdaderamente ricos allí donde no hay ninguna miseria ni penuria, sino solo eterna abundancia y eterna felicidad. Es ciertamente eterna aquella riqueza; tienen una felicidad eterna.

Los santos mártires recibieron de Dios tan gran honor porque con el ojo del corazón sano y puro vieron con claridad lo que ha de ser odiado y lo que ha de ser amado. El ojo de su corazón estaba sano y puro, y nada lo separaba de la intención de la verdadera luz, pues ningún polvo de amor terrenal lo turbaba. Sin embargo, hermanos, a veces sucede que algo de polvo cae en el ojo e impide la visión. Entonces el hombre, para eliminar la molestia, se frota el ojo, pero, cuanto más lo frota con el polvo, más se enturbia éste, pues no puede el ojo ser alcanzado por la luz de modo que pueda ver cuando ha entrado en él la tierra. Por lo tanto, oh, hombre, observa cuidadosamente el ojo de tu corazón, no sea que el polvo terrenal lo aparte de la visión de la verdadera luz, ni que el ansia de la codicia terrenal lo perturbe; y si el ojo de tu corazón es estorbado del amor de Dios por el amor al mundo, expulsa de él la codicia si no quieres una ceguera perpetua. Ten caridad y obtendrás la salud del ojo interior. Mientras ocupes tu mente con deseos terrenales, estarás frotando en tus ojos polvo terreno. Esta fricción puede nublar el ojo, no sanarlo. Por tanto, elimina de tu ojo el polvo del amor terrenal para recibir la visión saludable de la verdadera luz. Mira, mira lo que los santos mártires vieron, y aparta tu mirada de lo que los santos mártires la apartaron. Rechaza lo que los santos mártires rechazaron y ama lo que los santos mártires amaron. Corre por el camino por el que los santos mártires corrieron y llegarás allí donde los santos mártires llegaron.

Los mártires tuvieron una vida buena y recibieron una muerte preciosa por don divino. De ahí que el profeta diga “preciosa es a los ojos del Señor la muerte de sus santos” (Ps 115,15). En verdad es preciosa la muerte de los santos, que es el fin de las fatigas y el comienzo del descanso eterno: es la muerte por la que se adquiere la felicidad eterna; la muerte por la que la muerte es vencida y la vida eterna poseída. Los santos mártires tuvieron, pues, tanto una vida buena como una muerte preciosa. En el mundo fueron moderados en la prosperidad y fuertes en la adversidad: templados en la prosperidad para no corromperse, fuertes en las adversidades para no quebrantarse. Con la templanza despreciaban los halagos del mundo; con la fortaleza, superaban los tormentos. Siempre vencían a este mundo lleno de tentaciones, tanto en la prosperidad como en la adversidad, pues siempre tuvieron la ayuda de Dios, porque elos mismos eran la casa de Dios, y Éste les ofrecía continuamente su ayuda, porque habitaba en ellos con deleite.

Traducción propia a partir de la edición de Á. Cancela Cilleruelo (2017), «Edición y notas al texto de una homilía beneventana (Madrid, BNE , cod. 194 – CPL 1160 a 20, 1997 a )», Revue d’Etudes Augustiniennes et Patristiques, 63/2: 327-347, doi: 10.1484/J.REA.4.2018005.



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2023, 23 febrero). Un sermón altomedieval sobre el martirio en un códice italiano del siglo X conservado en la Biblioteca Nacional. Fontes Medii Aevi. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/osri

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search