Nacimiento, bautismo y festejos de la hija del condestable Miguel Lucas

Las fiestas eran una parte consustancial en la organización del tiempo y la convivencia social en el Occidente medieval. Las celebraciones relacionadas con el ritmo de las estaciones, ciclo litúrgico, los festejos temporales del reino y la comunidad o las etapas de las vidas de las personas alcanzaban igualmente a gentes humildes y a personas poderosas en dimensiones que integraban lo privado y lo público pero, además, permitían representar simbólicamente las respectivas calidades sociales de los implicados. Miguel Lucas fue un importante personaje de la corte del rey Enrique IV de Castilla, destacándose a su servicio en la frontera de Granada y alcanzando la dignidad de condestable. Cuando en 1465 su esposa Teresa de Torres dio a luz una hija, la crónica de la vida del condestable se ocupó de narrar las lujosas fiestas vinculadas a su nacimiento y bautismo en la ciudad de Jaén, mostrándonos cómo esas celebraciones immplicaron al conjunto de la comunidad en la ciudad de Jaén en torno al condestable Miguel Lucas, su familia y su “casa”.
Bautismo_Isabel_hija_Carlos_V_Francia

Bautismo de Isabel, hija de Carlos V de Francia,
(Royal 20 C VII f. 190v. British Library, Londres.).

 

Después de pasadas las fiestas de la Natividad de nuestro señor e salvador Ihesuchristo de mil e quatroçientos e sesenta e çinco años, segund y en la manera e con aquellos plazeres e actos e çirimonias que ante desto avedes oído, luego, al comienço deste año, lunes que fueron siete días de enero, día de Sant Julián, otro día después de la fiesta de los Reyes, a las diez oras del día, parió la señora condesa una fija.

Y como no solamente el señor condestable y ella deseasen aver fijos, mas todos quantos les conoçíen ge los deseavan, porque la dicha señora condesa avía parido e movido tres o quatro vezes y luego moría lo que nasçía, y ella llegava a punto de muerte, con el nasçimiento desta fija, y con el buen parto que ovo, tan grande plazer ovo el dicho señor condestable y todos los de aquella çibdad, que no se podría escrevir.

Ca, como nasçió, luego tocaron los tronpetas y atabales. Y a la ora, como se sopiese por toda la çibdad, así se alteraron grandes e chicos de una alegría tan grande que todos los menestrales e otras personas desanpararon sus ofiçios e casas e tiendas. E onbres / (184 v.)[1] y mugeres se travaron en corros; así mesmo, cavalleros e escuderos, regidores e jurados e letrados, liçençiados e bachilleres: en cuerpos, sin mantos, con munchos panderos e gritas. E así vinieron a su posada, e andovieron por todas las calles faziendo grandes alegrías.

Y luego, depués que el dicho señor condestable ovo comido, el qual no sabía qué se fazer de plazer, cavalgó a la gineta, con una aljuba morisca de seda: de munchas colores. Y con él sus hermanos los comendadores de Oreja e de Montizón, e Fernando de Villafañe e Día Sánchez de Quesada e Gómez de Rojas e otros, fasta quatroçientos de cavallo. E travaron un graçioso juego de cañas en la plaça de Santa María.

Y depués que allí ovieron jugado, andovieron corriendo y dando munchas gritas e bozes por todas las plas;as e calles de la dicha çibdad. Y en tanto, no quedó dueña nin donzella nin beata en ella que non fuesen a ver a la señora condesa; con tanto plazer e alegría, que non se podría dezir.

Y como se puso el Sol, fueron fechas muy grandes fuegos, e en todas las plaças e a las puertas de las iglesias de la dicha çibdad; en las quales asavan munchas aves e cabritos, e casi los toçinos enteros; e comían e bevían todos los que querían. Espeçialmente, en la plaç:a de Santa María, Gonçalo Mexía, su alguazil mayor, mandó fazer un grant fuego; e allí mandó asar munchas aves e carneros e toçinos enteros, e manteles puestos en las gradas para /(185 r.)[2] quantos querían comer y bever; así aquella noche como otro día de mañana.

Y desque la dicha señora nasçió, todo el día e toda la noche siguiente, nunca las canpanas de la dicha çibdad çesaron de repicar; que no paresçía sino que todo el estruendo e alegría del mundo escava dentro en ella.

Y desque vino la noche, el comendador de Montizón, hermano del dicho señor, del un cabo, con fasta dozientos cavalleros christianos, y de la otra parte el asistente Fernando de Villafañe, con otros dozientos cavalleros moriscos, con barvas postizas e tiznados, con munchas trompetas e atabales e añafiles, e con munchas antorchas e faraones, andovieron corriendo e dando gritos por todas las calles; e vinieron delante de la posada del dicho señor condestable, estando él, con otros munchos cavalleros, alto, en la torre della, mirando. Y allí escaramuçaron un rato, y fizieron munchos juegos de guerra. Y esto fecho, descavalgaron y entraron en palaçio, do tantas eran las gentes e danças e corros e bailes e juegos e momos e personajes, y de tantas maneras, que no se davan lugar unos a otros, y todos andavan como locos de plazer. Los quales plazeres y alegrías y corros y juegos duraron y fueron continuados de su propia voluntad de la gente por ocho días continuos, o más; que otra cosa no se fazía nin tratava, nin veríades por la dicha yibdad sino plazeres e juegos e alegrías de munchas maneras. /(185 v.)

El domingo siguiente, el dicho señor condestable y todos los otros cavalleros e escuderos de la dicha çibdad, allegando plazeres a plazeres e fiestas a fiestas, después de comer, travaron otro juego de cañas muy mayor y más bravo, y de munchos más cavalleros que el lunes pasado, quando en ora buena nasçió la señora, su fija.

Y depués que por grande rato ovieron jugado, es·tando infinita gente, así de la dicha çibdad como de todas las comarcas, mirando el juego y dando munchas gritas e bozes, el dicho señor, y todos los otros cavalleros y escuderos y dueñas y donzellas y otras gentes, subiéronse a los miradores de la posada del obispo, y a otros miradores, terrados, ventanas, tejados e torres; e mandó correr seis toros que para la dicha fiesta aparejados estavan. Los quales fueron tales y tan bravos, que nunca onbres mejores los vieron; tanto, que alcançaron y tronpicaron con los cuernos quinze o veinte personas, pero plugo a Nuestro Señor, que ninguno non peligró ni murió. E demás desto, como en las gradas del pilar estoviese muncha gente, quando el toro viníe por allí, por fuir, caían munchos en el dicho pilar, y el toro en pos dellos, que era el mayor plazer del mundo mirallo.

Y el día pasado y venida la noche, el dicho señor condestable se retrayó a çenar, do asaz /(186 r.)[3] conbidados çenaron con él. Y depués de munchos bailes e danças e cosantes e corros e otras maneras de plazer, que todo el mundo andava como fuera de tiento, demandada e reçebida colaçión por todos, retrayose a dormir.

Otro día, lunes, el dicho señor condestable ordenó de bautizar la dicha señorica, su fija. Para lo qual vinieron a su posada todos los cavalleros e escuderos e dueñas e donzellas, e grand parte de la gente común de la dicha çibdad. E este día, depués de comer, a la tarde, se fizo en esta manera. El asistente Fernando de Villafañe levó la señora donzella en los braços, enbuelta en un grand paño de muy rico brocado, la cola del qual levava el comendador de Montizón, hermano del dicho señor condestable.

Ivan delante della çinco pajes, uno en pos de otro. El primero levava un plato dorado en el onbro, con una torta; el segundo, otro plato en que levava un capillo de inpla; iva el terçero con otro plato, en que iva un salero de oro con sal; el quarto levava en otro plato una candela blanca, gruesa, con las armas del señor condestable y de la señora condesa; el quinto e postrimero levava una copa de oro con su sobrecopa. Todos ellos muy gentilmente vestidos de una manera.

Delante de los quales ivan /(186 v.)[4] dos tronpetas bastardas e quatro italianas, e chirimías e atabales e otros estormentes. Y delante de todos, munchos cavalleros y escuderos y otras gentes de la dicha çibdad, y de fuera della.

A las espaldas de la dicha señora ivan la condesa de Cortes e doña María Cuello, muger de Juan de Torres, tío de la señora condesa, e doña Elvira de Narbáez, fija del buen cavallero Rodrigo de Narbáez, alcaide que fue de Antequera, muger del dicho Fernando de Villafañe, e doña Marina de Torres, la beata que estava çerca de la Madalena, religiosa muy onesta e devota, e doña María de Narbáez, muger del alcaide de Huelma, e otras munchas dueñas e señoras. Comoquier que no fueron convidados por conpadres salvo el dicho asistente que levó la señora donzella y el comendador de Oreja, hermano del dicho señor condestable, y por comadres la condesa de Cortes, y doña Marina de Torres, la beata, y doña Elvira de Narbáez, muger del dicho Fernando de Villafañe.

E así fueron fasta la puerta del Perdón de la iglesia mayor. E allí salió, con el ábito acostunbrado, don Juan Álvarez de Santacruz, deán de la dicha iglesia, que la bautizó, aconpañado de todos los señores de la dicha iglesia.

E fechas las c;irimonias, metiola por la nave adelante fasta çerca del altar de señora Santa María de Consolaçión, do estava fecha una cama ricamente guarnida, de la /(187 r.) qual nasçía uno como pilar, tan alto como fasta la çinta; y ençima estava una muy linda paila. Y sobre todo un gentil pavellón. Y en cada una, a las quatro esquinas de la dicha cama, estava una antorcha de çera blanca, con las armas de los dichos señores condestable y condesa; todo muy bien y discretamente ordenado.

Y dichas las bendiçiones, el dicho deán bautizó la dicha señora, la qual ovo por nonbre doña Luisa; creo que por devoçión de señor Sant Luis. Y desque fue bautizada, tocaron los tronpetas e atabales e otros estormentes. E bolviéronla a la posada del dicho señor condestable, aconpañada de todos los sobredichos y de los señores de la dicha iglesia mayor.

Y en tanto que ella se bautizó, estavan en la cruz, çerca del castillo Nuevo, munchos cavalleros e escuderos vestidos en ábito de monteros, e más de dos o tres mil onbres, con munchos canes, corriendo dos osos por aquellas peñas abaxo. E así vinieron por toda la çibdad, fasta la posada del dicho señor, tañiendo munchas bozinas e aviendo muncho plazer. Do a todos, generalmente, fue mandada dar colaçión, de munchos confites e conservas e muy finos vinos.

A la noche, así los conpadres e comadres como otros cavalleros e escuderos e dueñas e donzellas cenaron con su merçed; do maravillosamente fueron servidos /(187 v.) y abastados. Y depués de la cena, vinieron tres coplas de momos y personajes, de diversas y gentiles invençiones vestidos. Y depués de grande parte de la noche pasada en danças y bailes, y estruendos de locos y truhanes, dada la colaçión, de liçençia suya, cada uno se fue a reposar, con munchos pajes e antorchas que para su aconpanamiento estavan prestos.

Miércoles siguiente, bolvieron a la señora doña Luisa a la iglesia mayor, a le quitar el capillo. Do así mesmo la levaron bien aconpañada de munchas dueñas. Y este día ovo grande juego de cañas.

Y en estas fiestas e plazeres pasaron de día en día fasta jueves postrimero de febrero, que la dicha señora condesa salió a misa, a la iglesia mayor, con muy gentil aire y buena contenenc;ia, aconpañada de la señora doña Guiomar Carrillo, su madre, e doña María Lucas, hermana del dicho señor condestable, e otras munchas duenas e nobles mugeres de la dicha çibdad.

Y este día, así mesmo, munchos cavalleros y escuderos jugaron las cañas, y casi aquí acabaron las fiestas y alegrías del nasçimiento de la señora doña Luisa. Y en este tienpo el dicho señor condestable, por onra de /(188 r.)5 su nasçimiento y con el grande plazer que ovo, fizo munchas…

[1] Nota marginal: “Fernando de Villafañe”.

[2] Nota marginal: “Fernando de Villafañe”.

[3] Nota marginal: “Fernando de Villafañe”.

[4] En esta nota marginal aparece escrito dos veces “Fernando de Villafañe”.

Hechos del condestable Miguel Lucas de Iranzo, ed. Juan de Mata Carriazo, Madrid: Espasa-Calpe, 1940, pp. 211-215



Citar este post
Víctor Muñoz Gómez (2022, 16 noviembre). Nacimiento, bautismo y festejos de la hija del condestable Miguel Lucas. Fontes Medii Aevi. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/osr8

Víctor Muñoz Gómez

Víctor Muñoz Gómez (1981). Doctor en Historia Medieval por la UVA (2016), es profesor ayudante doctor en la ULL y secretario del Instituto Universitario de Estudios Medievales y Renacentistas de esta universidad. Es miembro de investigación del grupo de investigación "Castilla y el mar en la Baja Edad Media" (ULL). Ha realizado estancias de investigación en el Instituto de Historia (Madrid) y la Institució Milà i Fontanals (Barcelona) del CSIC, el LAMOP (París, Francia), el GIEM de la Universidad Nacional de Mar del Plata (Argentina), la Universidad de Fribourg (Friburgo, Suiza) y el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM (México). Sus principales líneas de investigación versan sobre el estudio de la sociedad feudal, los poderes señoriales y el clientelismo aristocrático en la Castilla bajomedieval, el análisis regional de las “Extremaduras históricas”, la Historia de la frontera atlántica al final de la Edad Media y la enseñanza de la Historia en la Educación Secundaria. Perfil personal en Academia.edu, Portal Ciencia ULL. Ver todas las fuentes publicadas por Víctor.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search