Primera lección fundamental de teología de la historia de san Agustín (398-391)

En el siguiente fragmento del tratado De uera religione, escrito alrededor del 389-391, Agustín esboza una de sus principales tesis antropológicas e históricas —la que podríamos llamar su “primera lección fundamental de teología de la historia”—, aplicando los principios de la parábola del trigo y la cizaña y la distinción paulina entre hombre viejo y hombre nuevo a la historia de «todo el género humano, cuya vida, desde Adán hasta el fin del mundo, es como la de un solo hombre»:
Retrato de san Jerónimo, san Agustín y san Gregorio en una pintura en el interior del Díptico de Flavio Narnio Manlio Boecio (s. VII) (Brescia, Museo di Santa Giulia, Dittico di Boezio).

Sicut autem isti ambo nullo dubitante ita sunt, ut unum eorum, id est ueterem atque terrenum possit in hac tota uita unus homo agere, nouum uero et caelestem nemo in hac uita possit nisi cum uetere, nam et ab ipso incipiat necesse est et usque ad uisibilem mortem cum illo quamuis eo deficiente se proficiente perduret, sic proportione uniuersum genus humanum, cuius tamquam unius hominis uita est ab adam usque ad finem huius saeculi, ita sub diuinae prouidentiae legibus administratur, ut in duo genera distributum appareat.

Quorum in uno est turba impiorum terreni hominis imaginem ab initio saeculi usque ad finem gerentium, in altero series populi uni deo dediti, sed ab adam usque ad iohannem baptistam terreni hominis uitam gerentis seruili quadam iustitia, cuius historia uetus testamentum uocatur, quasi terrenum pollicens regnum, quae tota nihil est aliud quam imago noui populi et noui testamenti pollicentis regnum caelorum. Cuius populi uita interim temporalis incipit a domini aduentu in humilitate usque ad diem iudicii, quando in claritate uenturus est [Mt 24,30]. Post quod iudicium uetere homine exstincto erit illa mutatio, quae angelicam uitam pollicetur. Omnes enim resurgemus, sed non omnes immutabimur [I Cor 15,51]. Resurget ergo pius populus, ut ueteris hominis sui reliquias transformet in nouum. Resurget autem impius populus, qui ab initio usque ad finem ueterem hominem gessit, ut in secundam mortem praecipitetur [Ap 2,11].

Aetatum autem articulos, qui diligenter legunt, inueniunt nec zizania nec paleas [Mt 3,12; 13,38] perhorrescunt. Impius namque pio uiuit et peccator iusto, ut eorum comparatione alacrius donec perficiantur assurgant.

Augustinus Hipponensis, De uera religione, 27,50, ed. K.-D. Daur, 1962 (CCSL 32). Cfr. De diuersis quaestionibus octoginta tribus, 53,2.

Sin duda alguna, estos dos hombres son de tal naturaleza que una persona puede vivir toda su vida según el «hombre viejo y terreno», pero nadie puede, sin embargo, vivir según el «hombre nuevo y celeste» salvo mezclado éste con el viejo, pues es necesario que comience por éste y que con éste continúe hasta la muerte visible, incluso aunque vaya disminuyendo mientras el nuevo progresa. Del mismo modo, guardando la debida proporción, todo el género humano, cuya vida, desde Adán hasta el fin del mundo, es como la de un solo hombre, está de tal modo regido por las leyes de la divina providencia que parece dividido en dos categorías.

La primera es la turba de los impíos, que desde el principio del siglo hasta el fin llevan la imagen del hombre terreno. La segunda, en cambio, comprende la continuidad del pueblo consagrado al único Dios, que desde Adán hasta san Juan Bautista llevó la vida del hombre terreno con una cierta justicia servil, cuya historia es llamada Antiguo Testamento, que promete un reino terreno, y que toda ella no es sino prefiguración del pueblo nuevo y del Nuevo Testamento que promete el reino de los cielos; pueblo cuya vida, por ahora temporal, comienza con el advenimiento del Señor en humildad y se prolonga hasta el día del juicio, en el que vendrá en claridad. Tras este juicio, extinguido el hombre viejo, se producirá aquella transformación que promete la vida angélica. «Todos resucitaremos, pero no todos seremos transformados» (1 Cor 15,51). Así, el pueblo santo resucitará de modo que los restos del hombre viejo se transformen en el nuevo, mientras que el pueblo impío, que desde el inicio hasta el final llevó el hombre viejo, resucitará para precipitarse a una segunda muerte.

Quienes observan con cuidado y dilección [la historia] descubren las articulaciones de las épocas[1], pero no se escandalizan por la cizaña y la paja (Mt 3,12), pues el impío vive con el pío y el pecador con el justo para que por la mutua comparación se eleven con más ardor hacia su perfección.

Traducción propia a partir del texto latino.


[1] El sintagma aetatum articulos no se presta a una fácil traducción, pues puede referirse, en sentido literal, a las partes en que se subdivide la historia, pero también, en sentido amplio, a las articulaciones o junturas entre las distintas épocas, o a los momentos críticos o cruciales de la historia.



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2022, 7 octubre). Primera lección fundamental de teología de la historia de san Agustín (398-391). Fontes Medii Aevi. Recuperado 20 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/osr3

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search