Las hambrunas en el reino de Castilla, según Lope García de Salazar

El noble Lope García de Salazar (1399-1476) ofrece en su Libro de las buenas andanças e fortunas (ca. 1471-1476) un relato en clave religiosa, que parte de la idea del desastre natural como resultado del castigo divino por los pecados de los hombres, que se manifestaría en la llegada “primeramente por muchas aguas e después por grandes secas, que ovo mucha mortandad en los omes e en las vestias e en las aves de fanbre”. Son especialmente interesantes las noticias que transmite sobre el siglo XIV, conocidas probablemente a través de la tradición oral.

La muerte se sienta sobre un león, cuya cola termina en  una figura monstruosa como representación del infierno, donde el hambre (fames) señala a su boca hambrienta. Biblia Pauperum, Erfurt (Alemania). Fuente: Wikipedia Commons. 

Fállase por las escrituras antiguas que, seyendo España conquistada de los moros aláraves, en el año del Señor de DCCL años, reinando sobre los moros d’España Jucaf, que fue el rey que sobre ellos reinó en ella, e reinando en el reino de León sobre los pocos christianos que en ella eran quedados don Silo, yerno del rey don Alonso el Católico, en el año susodicho, fízose que no llovió en toda España en dos años continos poco ni mucho e dioles Dios en ella tanta fanbre e tal mortandad que no la podían sofrir la fanbre. E fuéronse las gentes a morar a las riberas de las mares de toda esta España porque allí avía con qué sostener la cuita de la fanbre; e mucha de la gente pasaron la mar a buscar tierras por donde viviesen e fallasen mantenimientos. E a cavo de dos años que no llovió, salió a toda España el río de Barbaque e cubrió tantas tierras en ella sin llover cosa que, por graçia de Dios, fueron todos conortados e avondados de todas cosas de mantenimiento, por que llamaron aquel tienpo el buen año de Varbaque. E como las gentes vieron tan grande milagro de aver avondamiento de panes e de frutos no lloviendo, dando graçias a Dios, tornáronse a labrar e poblar sus pueblas e heredades; e dioles Dios de allí adelante agua asaz. E dizen los estoriadores que morió mucha gente en esta fanbre, e así mesmo animalias e aves, ca el mantenimiento de todos se perdió, e que si no fuera por este milagro que Nuestro Señor mostró por los sus pueblos pecadores, que todos los quedados en ella morieran lazdradamente, e aun los que d’ella eran salidos tanbién, segund la mengua [que] consigo levavan en sus coraçones.

En el año del Señor de mil CCL años, reinando en Castilla el buen rey don Alonso que fue vençido en la batalla de Alarcos e vençió la batalla de Úbeda, (que) vino la plaga de Dios por seca e mal tienpo en las tierras d’España, que caían los omes muertos de fanbre pediendo pan; e no enbargante qu’el Rey e los perlados e ricos omes fazían muchas limosnas e así mesmo los burgeses e gentes tenedoras fazían muchas limosnas por amor de Dios, pero que tantas eran las gentes pobres que no les podía avondar nada e, así como falleçió el fruto de mantenimiento de los omes, que así falleçió el de las animalias e de las aves, que no podieron moltiplicar aquel año. E comían las carnes muertas, e aun de los omes que morían de fanbre, en manera que de omes e de cavallos e de vestias de cargo morieron la quarta parte de las gentes e más de las animalias e aves. E duró esta pestilençia desd’el mes de febrero fasta pasado Sant Juan, que dio Dios fruto abastado en la tierra. E toda esta plaga vino por la seca del año pasado, pero, con todo, quedaron las tierras mucho fatigadas e amenguadas.

En el año del Señor de mil CCCXLIII años, reinando en Castilla e León el buen rey don Alonso postrimero d’este nonbre, ovo mucha seca en las tierras e por sus pecados morió muchas gentes de fanbre, que, andando por los caminos, se caían muertas deziendo “dadme pan” e sangravan los ganados de las venas prinçipales porque no eran sazonadas para comer, e aun por no se desapoderar de las vacas fenbras, e cozían la sangre en calderas e comíanlo qua(a)jado, coçido a tajadas con sal. E dizen los viejos e la su memoria que los que así más morían eran mareantes e ferreros e carvoneros e ofiçiales, que eran duchos de fartar, que las otras personas, que solían comer tenpladamente, que soportavan mejor la fanbre con la poca vianda e que duró esto un año e más, fasta que los acorrió Dios.

En el año del Señor de mil CDXVIII años ovo mucha falta de todo pan, reinando en Castilla e León el rey don Juan, segundo d’este nonbre, que duró la carestía del pan por tres e quatro años continos por seca e otros pecados; e la fanega del trigo, que comúnmente solía baler media corona de oro e a florín de oro poco menos, llegó [a] valer a tres florines e a dos coronas viejas de Françia en los dos años. Pero porque no faltava trigo, por dineros buscavan los omes sus varatos para lo conprar. No morió gente ninguna por fanbre, ca avía muchas carnes e comían d’ellos e de pescados.

E dende a XVI años ovo un año malo de seca e llegó a valer en Castilla la fanega del trigo a tres coronas de oro e a quatro florines e más. E aquel año vino tanto trigo por la mar a la costa de Vizcaya e Guipúzcoa de Bretaña e de Françia que valió la fanega a medi(n)a corona e no más e a florín de oro; e aun lo levavan a Castilla. E después acá sienpre traen mucho pan por la mar en navíos e mercaderos de la dicha costa.

En el año del Señor de mil CDLXXIV años ovo un año malo menguado de pan e de todas frutas en toda España e Françia e Vretaña. E fue todo esto al contrario de los otros tienpos susodichos, que fueron por seca, e a este dicho año fue por muchas aguas que fizo en março e abril e mayo e junio e julio. E estando los panes en flor de nuevo grano, vino por ira de Dios e pecados de los pueblos un vuchorno que duró noche e día, tan caliente que quemó todos los panes que no quedó grano ninguno.  E fue la gente travajada por todas las tierras, pero soportáronlo con travajo porque avía mucho pan del año pasado. Pero ya en la costa no lo podían aver por dineros, que avía valido corona e media de oro, e ya no lo podían aver a poco ni a mucho. E así pereçiera[n] muchas gentes en el reino, sino por las muchas limosnas de los cavalleros e religiosos e buenas gentes. E con el espanto de no lo aver, era en desesperaçión la gente de la costa e ovieron de pereçer, sino que se socorrieron de Inglaterra con sus navíos e mercaderes, que traxieron avastamiento a corona de oro o a quintal de fierro. E así pasaron con mucho travaxo, que duró desd’el mes de agosto fasta el otro mes de agosto, que dio Dios por su misericordia avastamiento de todo pan por toda España e Françia e Inglaterra e por todo partido más que otro año que vieron los vivos.  E con esto tornó el trigo a su curso primero a valer media corona de oro, pero quedó la gente d[es]gastada e perdióse toda la frut[a d’este] año e el vino tanbién e, si no [por el pan] que Dios dio este año, despo[bladas fue]ran todas las tierras por [sienpre].

Lope García de Salazar: Istoria de las bienandanzas e fortunas, ed. Ana María Marín Sánchez, Madrid: CORDE, 2000, fols. 454v-455r [en línea] Corpus diacrónico del español: http://www.rae.es



Citar este post
David Nogales Rincón (2022, 29 julio). Las hambrunas en el reino de Castilla, según Lope García de Salazar. Fontes Medii Aevi. Recuperado 15 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/osr1

David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015), investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM (2014-2016) y profesor ayudante doctor en la UAM (2017-2021). Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor contratado doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search