La conquista y colonización de las Canarias por los Reyes Católicos

En este pasaje, el humanista Lucio Marineo Sículo (1444-1536), llegado a la Península en 1484 e incorporado a la corte de los Reyes Católicos en 1497 como capellán y cronista, publicaría en 1530 De rebus Hispaniae memorabilibus libri xxv, que contó igualmente con una versión castellana, titulada De las cosas memorables de España. En este pasaje, el autor ofrece un discurso muy similar a los desplegados sobre la conquista americana, en el que se pone de relieve el proceso civilizador de Castilla, a la vez que ofrece una descripción sobre las islas que integraban el archipiélago en un tono que recuerda a los libros de maravillas medievales.

Pieter Goos: Mapa del archipíelago de las Canarias. 1666. 42.5 x 52.5cm. Fuente: Sanderus Antique Maps & Books

De cómo ganaron las Canarias y quién fue capitán de la armada

Vencidos ya los enemigos extranjeros, los Católicos Príncipes, castigando a los rebeldes y malos, restituyeron a su corona real muchas ciudades y pueblos y muchas fortalezas. Enviaron, después, grande flota a las islas de Canaria, con muchas provisiones de armas, y todas las cosas necesarias para la navegación y para la guerra. Hicieron capitán de esta Armada a Pedro de Vera, varón esforzado y experimentado en las cosas militares y en el arte de navegar. El cual, casi tres años, tuvo guerra muy áspera con los canarios; los cuales, aunque carecían de armas de hierro, usaban armas de ramos de árboles, que aguzaban con piedras muy agudas. Con las cuales, como con dardos de hierro muy agudos, fácilmente pasaban las adargas y escudos. Alanzaban asimismo, muy fuertemente piedras. Porque eran los canarios valientes, de grandes fuerzas y hombres de pelea y animosos; los cuales, de cuevas, que hay muchas en Canaria, salían, así como de fortalezas, y peleaban. Finalmente, vencidos, obedecieron a los Príncipes Católicos ; ser así vencidos, fueles más provechoso que si vencieran. Porque de antes vivían como animales brutos; agora saben vivir como hombres ; tienen el culto divino, adoran a Jesucristo.

Es Canaria tierra caliente, muy fructífera, abundosa de ganados, mayormente domésticos. Hay mucha abundancia de miel y de cosas necesarias a vida humana. Son los canarios, loros [de piel oscura], tienen la nariz ancha y llana, son de buen ingenio; vestíanse, de antes, no de lana ni de lino, sino de pellejos de animales. Comían raíces de hierbas, y leche y carne de cabras, y frutas de árboles y de la tierra. Tenían casas de ramos de árboles y cuevas a donde pasaban los calores y aguas. Labraban la tierra con cuernos de bueyes, y por puro trabajo cogían mucho fruto. Adoraban a un solo dios, alzadas las manos al cielo. Tenían oratorios ciertos y determinados, los cuales cada día rociaban con leche de cabras. Tenían apartadas las cabras para esta leche, y llamábanlos santos animales. Tenían lengua bárbara, la cual ellos solos, entre sí, entendían.

Por lo cual, los Príncipes Católicos les enviaron pobladores de España, y sacerdotes, y varones sabios, que los instruyesen y convirtiesen a la religión cristiana y a la santa fe católica. Hay unas islas en el mar Atlántico, las cuales Plinio y otros escritores llaman Bienaventuradas, que son siete ; y paréceme que aunque las nombremos no será a los lectores supérfluo. Así que hay una isla a la cual Plinio llamó Ombrión, sin señales de edificios, mas de que tiene en los montes un estanque y árboles como cañahejas [planta de la familia de las umbelíferas], de los cuales árboles sale agua; de los que son negros, amarga, y de los blancos, dulce y buena de beber. Hay otra dicha Iunonia, en la cual había una casilla hecha de piedras. Hay otra que se dice Pluvialia, que no tiene agua, sino de las pluvias que llueve. Hay otras que se dice Cabraria, llena de grandes lagartos. Hay otra, dicha Planaria, que tiene grandes llanuras y valles. Hay otra que se llama Nivaria, a la cual llama Plinio Ningaria, dicha así por la continua nieve y niebla que en ella siempre parece. Acerca de ésta es Canaria, dicha así por la multitud y grandeza de los canes que en ella había. Las cuales siete islas, como abunden de frutas, y de todo género de aves, sola Canaria abunda de muchos dátiles y palmas, y pinares, y nogales y mucha copia de miel. Tiene asimismo unos pesces, que se dicen siluros, y juncos en los ríos.

Lucio Marineo Sículo: Vida y hechos de los Reyes Católicos. Madrid: Atlas, 1943, pp. 52-54. 



Citar este post
David Nogales Rincón (2022, 29 julio). La conquista y colonización de las Canarias por los Reyes Católicos. Fontes Medii Aevi. Recuperado 20 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/osr0

David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015), investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM (2014-2016) y profesor ayudante doctor en la UAM (2017-2021). Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor contratado doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search