La conquista de Constantinopla por los cruzados (1204)

La Crónica de Novgorov, conservada en conocido como manuscrito Sinodial, copiado en el siglo XIII y continuado hasta el siglo XV, nos ofrece en sus folios 64-72 un relato sobre la toma de Constantinopla, capital del Imperio bizantino, por los cruzados en 1204, probablemente originado en un testigo presencial (que habría servido como fuente a un copista de origen ruso), quien debió de llegar a Constantinopla poco antes del ataque a la ciudad: un bizantino o un ruso, según Isabel del Mundo, o un testigo de origen germano.

Año 6712 (1204). Alejo se apoderó de Constantinopla, durante el reinado de su hermano Isaac a quien el mismo basileus cegó para librarse de él. También aprisionó a su hijo rodeándolo de altas murallas y destacó centinelas con el propósito de que nadie pudiera verlo. Más tarde Isaac se atrevió a pedir clemencia para el príncipe, y dirigiéndose con súplicas a su hermano, lo instó a que lo pusiera en libertad.

Cuando él y su hijo le prometieron que nunca intentarían apoderarse del Imperio, el isácida fue liberado y podía ir por donde quisiera, pues creyendo el emperador Alejo que tanto su hermano como su sobrino cumplirían el juramento, nadie lo vigilaba. Pero más tarde Isaac meditó y ansioso por recuperar el poder, envió secretamente un nuncio ante su hijo, para que dijese de su parte: «Yo beneficié a mi hermano Alejo a quien rescaté de los paganos, pero él recompensó mis beneficios con maldades, pues me cegó y ocupa mi Imperio». Persuadido por tales razones, Alejo pensó cómo podría evadirse de la ciudad y llegar a los confines desde donde buscaría el medio de apoderarse del Imperio. Una nave lo condujo escondido en un tonel de tres fondos: uno extremo, luego aquel en el que fue colocado el hijo de Isaac, y el superior lleno de agua cuya salida impedían los tapones del que estaba provisto. De otro modo Alejo no hubiera podido salir de la ciudad. Tal la forma como logró abandonar la tierra griega.

Cuando el emperador tuvo conocimiento de esto, ordenó que lo buscaran por diversos lugares; y también inspeccionaron la nave en la que Alejo estaba escondido. Penetraron en ella, escudriñaron todos los sitios y extrajeron los tapones de los toneles. Pero al ver que fluía agua, se fueron sin encontrarlo. Así huyó el hijo de Isaac y llegó ante Felipe, el emperador de los germanos, marido de su hermana. Felipe lo envió a que consultara con el Papa si habría de llevar la guerra a Constantinopla. Y el isácida dijo: «Toda la ciudad quiere que sea yo el emperador». El Papa contestó a los francos: «Si es así lo restauraréis en el solio y luego iréis a Jerusalén a fin de auxiliar a la Tierra Santa. Pero en el caso de que no quisieran recibirlo, regresaréis sin dañar la tierra de los griegos». Como los francos y todos los caudillos estaban ansiosos por recibir el oro y la plata que el hijo de Isaac había prometido darles, en seguida olvidaron los preceptos del papa y del emperador. En la primera ocasión las naves se pusieron en marcha; rotas las cadenas de hierro penetraron en la ciudad y prendieron fuego a los edificios en cuatro zonas distintas.

Cuando el emperador vio las llamas olvidando la pugna contra su hermano Isaac, a quien él mismo había cegado, lo hizo traer a su presencia y lo instaló en el solio diciéndole: «Perdóname el daño que te hice, hermano mío. ¡He aquí tu Imperio!». Hecho esto, huyó de la ciudad. En verdad la urbe y las iglesias de increíbles belleza, cuyo número no podríamos determinar, fueron quemadas, y todo el paramento de Santa Sofía consumido, y el pórtico en el que estaban representados los patriarcas, y el hipódromo; el fuego llegó hasta el mar devorando todas las cosas junto con las mismas naves. Ayudado por los francos, el hijo de Isaac persiguió a Alejo pero sin alcanzarlo; y habiendo regresado a la ciudad destronó a su padre y se erigió, él mismo emperador. «Tú estás ciego, ¿cómo podrías regir el Imperio? Yo soy emperador». Entonces el basileus Isaac enfermó apenado por la expoliación que sufriría la ciudad, el Imperio y los monasterios, si se entregaba a los francos el oro y la plata prometidos, y habiéndose hecho monje, terminó su vida. Muerto Isaac, el pueblo se rebeló contra su hijo a causa del saqueo de los monasterios y del incendio de la ciudad; el populacho conjuró y abandonó a Alejo. Varones probos deliberaron juntamente con el pueblo acerca de quién habría de ser elegido emperador. Y unánimemente delegaron el poder en Constantino Radino. Pero éste, no queriendo aceptar el cetro, se ocultó a los peticionarios y vistió la cogulla. Su mujer fue conducida a Santa Sofía y una y otra vez le rogaban: «Dinos dónde está tu marido». Pero no pronunció ni una palabra acerca de él. A causa de esto eligieron emperador a cierto soldado Nicolás [Canabo], a quien impusieron la corona en ausencia del patriarca, y permanecieron con él seis días y seis noches en Santa Sofía. El emperador Alejo dirigió a los francos hacia Blaquernas y trató de introducirlos en él sin que los grandes lo notasen. Pero descubierto, ellos lo detuvieron y no permitiéndole que introdujese a los francos le dijeron: «Nosotros iremos contigo». Pero como temían que los francos entrasen, los magnates conjuraron y traicionando al emperador Alejo confirieron la corona a Murzuflo. En seguida el hijo de Isaac ordenó aprisionar a Murzuflo y lo obligó a jurar que mientras él reinase, no intentaría asumir el poder, sino por el contrario lo ayudaría a conservarlo para sí. Pero Murzuflo envió nuncios ante Nicolás y sus hombres congregados en Santa Sofía. «Yo he sido aprisionado por el hijo de Isaac y soy vuestro emperador» –les dijo. «Pero si Nicolás depusiese la corona, sería príncipe entre mis grandes».

Entonces Nicolás renunció la corona, pero sus acompañantes no se lo permitieron y juraron que quien se apartara de él, habría de ser detestado. Y aquel día, cuando todos se dispersaron en espera de la noche, Murzuflo aprisionó a Nicolás y a su mujer y los puso bajo custodia. Cuando habiendo prendido también a Alejo, lo encerró, Murzuflo se erigió emperador el día 5 del mes de febrero, esperándose de él que sometiera a los francos. Enterados éstos de que el hijo de Isaac había sido despojado del Imperio, combatieron en todo el ámbito de la ciudad y exhortaron a Murzuflo: «Entréganos al hijo de Isaac y regresaremos a Germania, junto a nuestro emperador, pues hemos venido aquí obligados por la necesidad. Si así lo haces, tuyo será el Imperio». Pero ni Murzuflo, ni los grandes, entregaron vivo a Alejo. Y muerto el Isácida dijeron: «Él murió, venid y ved». Entonces los francos irritados a causa de que Murzuflo no había tenido en cuenta para nada su pedido, examinaron las prescripciones del emperador de los germanos y del Papa romano acerca de no dañar de ninguna manera a Constantinopla. Y de este modo discurrieron entre sí: «Perdimos al hijo de Isaac con quien habíamos venido; por lo tanto, debemos perecer frente a Constantinopla antes que volver deshonrados».

Nuevamente comenzaron a prepararse para atacar la ciudad (como ya antes lo habían hecho) y determinaron insertar las vergas en las naves para sujetar las escalas. En otras naves colocaron toneles con azufre y viruta que arrojaban ardiendo sobre los edificios. De esta manera la ciudad fue incendiada, como ya lo había sido con anterioridad. El viernes 9 de abril, quinta semana de ayuno, atacaron la ciudad y aunque no lograron apoderarse de ella, alrededor de cien griegos fueron muertos por los francos. Estos permanecieron allí durante tres días continuos hasta que el lunes, al iniciarse la semana de palmas, nuevamente atacaron la ciudad. A la salida del sol se hallaban a la vista de la iglesia del Santo Redemptor y del Ispigarum de Blaquernas. Entonces se dirigieron a la ciudad con cuarenta naves amarradas las unas a las otras; en ellas hombres provistos de toda clase de armas montaban caballos lorigados, en tanto que otros vigilaban en las popas a fin de que la escuadra no fuese incendiada. Ya antes, el día de San Basilio, los griegos habían enviado a medianoche diez navichuelas igníferas contra la escuadra de los francos, pero no la destruyeron. Y anticipándose al ataque contra la escuadra de los francos, el hijo de Isaac había advertido a éstos que aquellas navichuelas en modo alguno los dañarían.

Toma de Constantinopla por los cruzados en 1204. Miniatura del siglo XV. David Aubert: Croniques abregies commençans au temps de Herode Antipas, persecuteur de la chrestienté, et finissant l'an de grace mil IIc et LXXVI, t. II, fol 205r. Wikipedia Commons

Toma de Constantinopla por los cruzados en 1204. Miniatura del siglo XV. David Aubert: Croniques abregies commençans au temps de Herode Antipas, persecuteur de la chrestienté, et finissant l’an de grace mil IIc et LXXVI, t. II, fol 205r. Wikipedia Commons

He aquí cómo fue conquistada la gran Constantinopla. El viento impulsó hacia la ciudad la nave provista de pequeñas y grandes escalas que igualaban en altitud las almenas de los muros. Desde las altas escalas los francos arrojaron piedras, flechas y viruta ignescente sobre los griegos y varangos que estaban en la ciudad y valiéndose de las más bajas aterraron sobre Bizancio y así la tomaron. Murzuflo exhortaba a los caudillos y a todos sus hombres a que peleasen con los francos, pero en lugar de obedecerlo, huían. El emperador los siguió y habiéndolos alcanzado en el foro equino, quejose amargamente de sus príncipes y de toda su gente. Luego abandonó la ciudad y con él fugaron el patriarca y todos los notables. El lunes 12 de abril, aniversario de San Basilio confesor, habiendo penetrado en la ciudad del universo la totalidad de los francos, acamparon en el lugar que antes había ocupado el emperador de los griegos, junto al Santísimo Redemptor, donde también pernoctaron. Con el día, a la salida del sol, invadieron Santa Sofía y utilizando las puertas que habían arrancado, destruyeron el púlpito sacerdotal adornado con plata y doce columnas angénteas; cuatro celdas, cuyas paredes estaban decoradas con imágenes, fueron arruinadas, y el altar y las doce cruces que estaban sobre él, así como tenebrarios más altos que un hombre y los sostenes del ara asentados en medio de las columnas, todo ello fabricado en plata. Arrebataron también la magnífica mesa engalanada con gemas y grandes perlas; tales las acciones que insensatos cometieron. Luego destrozaron cuarenta cálices que estaban en el altar y candelabros de plata de los cuales había tal cantidad, que no podríamos enumerarlos, y vasos argénteos usados por los griegos en los días de sus festividades magnas. Se llevaron el Evangelio que se empleaba habitualmente en los oficios y sagradas cruces e imágenes singulares y el tapete que estaba bajo la mesa y cuarenta incensarios de oro puro; y fue tanto todo lo que encontraron de oro y plata, excepto vasos inestimables que estaban en los armarios, paredes y nichos, que no podríamos enumerarlos.

No digo tales cosas sólo con respecto a la iglesia de Santa Sofía porque también cometieron depredaciones en la iglesia de Santa María, en Blaquernas, hasta la cual todos los viernes desciende el Espíritu Santo. Ninguno podría mencionar las restantes iglesias por ser innumerables. Dios valiéndose de la piedad de los hombres buenos, conservó la mirífica Hodegetria(es decir, la que guía por la ciudad) y el edificio de Santa María, y confiamos que hayan sido conservados hasta estos días. Saqueados todos los otros edificios y monasterios, tanto dentro como fuera de la ciudad, cuyo número y belleza nos sería imposible describir; despojaron a los monjes, religiosas y presbíteros matando a algunos de ellos y expulsaron a los griegos y varangos que permanecieron en la ciudad.

He aquí la nómina de quienes dirigieron a los francos: primero Marquio (Markos) romano, oriundo de la ciudad de Verona, en la cual vivió otrora el cruel Teodorico, el pagano; segundo, el conde de Flandes y tercero el dux ciego de la isla de San Marcos, de los venecianos, privado de la vista por el emperador Manuel. Muchos sapientes rogaron al emperador diciéndole: Si dejas sano a este dux, graves males sobrevendrán para tu Imperio. Entonces el emperador ordenó que en lugar de matarlo, lo cegaran con un vidrio. Y aunque no le fueran vaciados los ojos, no distinguía nada. Este dux dirigió la gran guerra contra la ciudad, y todos se sometieron a él, ya que fueron sus naves las que se apoderaron de ella. Los francos atacaron a Constantinopla desde diciembre hasta abril, mes en que la ciudad fue conquistada. El 9 de mayo los notables eligieron al conde de Flandes emperador latino y se repartieron el poder entre sí: la ciudad para el emperador, el sumo tribunal para el marqués, abundantes diezmos para el dux. Así feneció el imperio de la ciudad de Constantino, custodiado por Dios; la tierra de los griegos dejó de estar entre los reinos y los francos se apoderaron de ella.

Crónica de Novgorod edit. en Sara Isabel de Mundo: «La Cuarta Cruzada según el cronista novgorodense», Anales de Historia Antigua y Medieval, vol. 3 (1950) p. 135-141, pp. 136-141.



Citar este post
David Nogales Rincón (2022, 16 mayo). La conquista de Constantinopla por los cruzados (1204). Fontes Medii Aevi. Recuperado 20 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/osql

David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015), investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM (2014-2016) y profesor ayudante doctor en la UAM (2017-2021). Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor contratado doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search