Proclamación imperial del soberano mongol Gengis Kan (1206) y el reparto de su territorio, conforme a la ‘Historia secreta de los mongoles’

La conocida como Historia secreta de los mongoles, compuesta entre 1228 y 1252 a instancias de algún miembro de la corte mongola, recoge la memoria del ascenso de Gengis Khan, ofreciéndose en este relato una descripción del ascenso de Gengis Kan a su posición como emperador y la designación de sus lugartenientes en los territorios conquistados

Con ello, Chinguis  [Gengis Kan] acabó de sojuzgar a todas las tribus. Y ese año, el del Tigre, [sus oficiales] erigieron en las fuentes del Onon el estandarte blanco de nueve colas y lo proclamaron emperador. Muqali fue nombrado gran príncipe, y Jebe, enviado en persecución de Güchülük. Y, unificados los mongoles, Chinguis confirió noventa y cinco jefaturas de mil a sus yernos y a los guerreros que habían contribuido a la creación de su imperio.

Y Chingis dijo: “Entre estos jefes de las noventa y cinco unidades de mil que he nombrado, contando a mis yernos, hay algunos cuyos servicios merecen mayor recompensa”. Y ordenó a Shigi Qutuqu que fuese a llamar a Bo’orchu, Muqali y los otros; pero Shigi Qutuqu repuso: “¿Bo’orchu y Muqali han hecho más méritos que otros? Tú quieres recompensarlos [por sus servicios], pero yo jamás me he separado de ti desde que de niño fui llevado a tu casa; ¿te he hecho menos servicios que ellos? ¿ Cómo vas a recompensarme ahora?” Y Chinguis dijo: “Tú has sido como mi hermano sexto, y tendrás una parte igual que la de los otros hermanos, y no serás castigado por los delitos que cometas, hasta un total de nueve. Y ahora que la nación entera empieza a ser pacificada, seguirás siendo mis oídos y mis ojos, y ninguno podrá desobedecer tus órdenes. En casos de robo o engaño, impondrás tú mismo la pena y podrás castigar a quien merezca ser castigado y ejecutar a quien merezca ser ejecutado; y, en el reparto de la hacienda de las gentes, serás tú quien juzgue y sentencie, y nadie en lo sucesivo podrá alterar tus sentencias, escritas en un libro de registro”. A ello, Shigi Qutuqu repuso: “Yo soy el hermano más pequeño; ¿cómo voy a llevarme la misma parte que los demás? Si quieres hacerme favor, dame a las gentes que viven en las ciudades cercadas de murallas de tierra”. Chinguis dijo: “Sea como tú dispongas”. Y, con esta recompensa, Shigi Qutuqu fue a avisar a Bo’orchu, Muqali, Mónglik y a los demás para que viniesen [a la tienda de Chinguis] a recibir la suya.

Retrato de Gengis Kan. Siglo XIV. National Palace Museum de Taipei.

Retrato de Gengis Kan. Siglo XIV. National Palace Museum de Taipei. Fuente: Wikipedia.

A Mónglik, Chinguis le dijo: “Tú has sido mi compañero desde que yo era niño, y me has protegido y ayudado en muchas ocasiones. Así, cuando el Qan Rey y su hijo me engañaron [invitándome al banquete de compromiso], si tú no me detienes, me habría ahogado en las aguas procelosas, abrasado en el fuego rugiente. Sólo por este favor, los hijos de mis hijos jamás te olvidarán. De ahora en adelante, te sentarás en la esquina [de este asiento que ocupo], y serás consultado mes tras mes y años tras año, y te daré premios y favores. Y que sea así también para los hijos de tus hijos.

A Bo’orchu, Chingis le dijo: “Cuando de joven me robaron los ocho caballos grises castrados que tenía [y salí de en persecución de los cuatreros], a los tres días y tres noches [de búsqueda] me encontré contigo, y tú [por ayudarme] te hiciste compañero mío; y, yendo juntos en persecución de los ladrones, en otros tres días y tres noches pudimos recuperar las bestias. Tu padre, Naqu Bayan, es rico, y tú, hijo único; ¿qué necesidad tenías de venir conmigo? Viendo tanta nobleza, más tarde te llamé para que fueses mi compañero, y no te negaste. Cuando los tres merkit me persiguieron y obligaron a refugiarme en el Burqan, pasaste conmigo grandes trabajos; y en la batalla contra los tatar en Dalan Nemürges, como al caer la noche empezase a llover, quisiste velar y proteger mi reposo cubriéndome con un manto, y te quedaste allí de pie hasta el amanecer, sujetándolo para que el agua no me calase, cambiando de posición una sola vez. Todo ello demuestra tus grandes cualidades, y bien podría citar otros hechos, pero nunca acabaría de relatarlos. Tú, con Muqali, me has ayudado en la ejecución de cuanto era hacedero y disuadido en cuanto no lo era; merced a ello ocupo ahora tan alta posición,1998 y mereces un puesto superior al de las otras gentes. [Decreto, pues, que] no seas castigado por tus delitos hasta un total de nueve, y que gobiernes, como oficial de diez mil, toda esta parte de poniente hasta los Altai.

A Muqali, Chinguis le dijo: “Viviendo en Qorqonaq Jubur, cabe el Árbol Frondoso bajo el cual el emperador Qutula brincó de alegría, comprendí lo que el cielo quiso decirte; y, pensando desde entonces en [las palabras que pronunció tu padre] Gü’ün Qo’a, me comprometí contigo. Por consiguiente, te nombro gran príncipe y decreto que ocupes puestos superiores a los de las otras gentes; y que, siendo mi mano izquierda, gobiernes, como oficial de diez mil, toda la parte de levante hasta los montes de Qara’un, y que se así para los hijos de tus hijos.

Y a Qorchi le dijo: “En tiempos en que yo era joven me contaste la profecía que las divinidades te habían manifestado, y desde entonces fuiste mi compañero en la adversidad. Dijiste que si la profecía se cumplía, debía darte treinta esposas. Pues bien; como se ha cumplido, puedes elegir treinta buenas mujeres y muchachas de los pueblos que hemos sometido. Aparte de esto, decreto que con los tres mil ba’arin, los hombres de Taqai y Ashiq, y los adargin y otras tribus, formes y gobiernes una unidad de diez mil; y que, acampando [con ella] a voluntad en tierras de los pueblos de los bosques, en las riberas del Irtish, mantengas el orden entre sus pobladores, y seas informado de cuanto hagan y castigues al que te desobedezca”.

Historia secreta de los mongoles, edición de Laureano Ramírez Bellerín, Madrid: Miraguano, 2000, cap. IX, nos 202-207, pp. 259-267.



Citar este post
David Nogales Rincón (2022, 8 mayo). Proclamación imperial del soberano mongol Gengis Kan (1206) y el reparto de su territorio, conforme a la ‘Historia secreta de los mongoles’ Fontes Medii Aevi. Recuperado 20 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/osqj

David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015), investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM (2014-2016) y profesor ayudante doctor en la UAM (2017-2021). Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor contratado doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search