Relatos sobre el traslado del cuerpo de Santiago a la Península y hallazgo de su cuerpo en la ‘Historia compostelana’

La Historia compostelana, relato de los hechos del obispo (1120-1140) y después primer arzobispo  (1120-1140) de la sede de Compostela Diego Gelmírez, recoge las distintas tradiciones religiosas de la sede compostelana, entre las que cabe destacar aquellas relativas al traslado del cuerpo del apóstol Santiago desde Tierra Santa a Galicia y su hallazgo en tiempos de Alfonso II de Asturias (791-842)

 

El Apóstol Santiago en el Pendón de Baeza. Siglo XIV. Colegiata de San Isidoro de León.

El Apóstol Santiago en el Pendón de Baeza. Siglo XIV. Colegiata de San Isidoro de León.

 

En nombre de Nuestro Señor Jesucristo. Empieza el traslado de Santiago, hermano de Juan Apóstol y Evangelista

Según hemos aprendido de la verdad evangélica, nuestro Señor y Redentor, cuando iba a subir al cielo a los cuarenta días de su Resurrección, ordenó a sus discípulos que predicaran el Evangelio por todo el orbe de la tierra y que bautizaran a los convertidos a la verdadera fe en nombre de la santa e indivisa Trinidad, diciéndoles: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura etcétera. Y así al marchar los otros apóstoles siguiendo el mandato del Señor a diversas provincias y a ciudades para predicar el Evangelio, Santiago, hermano de San Juan el apóstol y evangelista, permaneció en Jerusalén para predicar la palabra de Dios y allí, decapitado por Herodes por confesar a Cristo y afirmar la fe católica, fue el primero de todos los apóstoles en sufrir el martirio. Pues el evangelista San Lucas dice en los Hechos de los Apóstoles: Envió el rey Herodes tropas para maltratar a algunos de la iglesia e hizo morir por la espada a Santiago, hermano de Juan. Y los judíos, guiados por su malevolencia y envidia, no quisieron ni enterrar el venerable cuerpo del santo apóstol ni permitieron a los cristianos que entonces vivían en Jerusalén que lo enterraran, sino que, según afirma el papa León en la carta dirigida a los hispanos en la que habla de su pasión y traslado de su cuerpo a Hispania: Arrojando el cuerpo entero con la cabeza en las afueras de la ciudad, lo dejaron a merced de los perros, las aves y las fieras para que fuera devorado y consumido. Pero sus discípulos, a los que él había ordenado en vida que llevaran su cuerpo a Hispania para enterrarle, recogieron el cuerpo con la cabeza durante la noche, según atestigua el papa León, llegaron hasta la orilla del mar con paso apresurado y, al buscar allí un barco para hacer el viaje a Hispania, encontraron en la playa una nave que les había sido preparada por Dios, en la cual se hicieron a la mar llenos de gozo dando gracias a Dios de manera unánime tras embarcar el sacratísimo cuerpo, y después de evitar Escita y Caribdis junto con las peligrosas Sirtes, siguiendo el rumbo de la mano del Señor, arribaron a bordo del afortunado navío primero al puerto de Iría y luego llevaron el venerable cuerpo al lugar que entonces se llamaba Liberum donum y que ahora se llama Compostela, donde lo sepultaron siguiendo el rito eclesiástico bajo unos arcos de mármol.

Había florecido desde antiguo la religión cristiana en aquel lugar entre los seguidores de la fe católica, pero al llegar el tiempo de la persecución y pisotear la soberbia tiranía de los paganos la dignidad del nombre cristiano, casi todo el culto de la religión cristiana se había perdido hacía ya mucho tiempo. Así pues, en época de los sarracenos y largo tiempo después de la restauración, la venerable tumba del santo apóstol, que no era visitada por ningún cristiano, permaneció cubierta durante muchísimo tiempo por la espesura de los arbustos y del bosque y no fue revelada o conocida por nadie hasta la época de Teodomiro, obispo de Iria. Pero cuando al omnipotente Dios le pareció bien ayudar a su iglesia que sufría y, llevado de su misericordia, convertir su adversidad en tranquila prosperidad, al instante cambió con su poderosa autoridad los tiempos, transformó el reino de Hispania y, pisoteado y anulado totalmente el culto religioso de los gentiles en toda España, levantó allí el nombre y la fe de Cristo.

Pero antes de la expulsión de aquella peste, el rey Miro, de feliz memoria, al recibir el cetro real por providencia divina, fue el primero que, siguiendo la inspiración de la gracia divina, constituyó sedes pontificales, según la norma de la iglesia romana, en las provincias de Hispania y después de elegir a Andrés, lo nombró primer obispo en la sede de Iria. Hemos leído que a éste le sucedieron los que más abajo están nombrados, de los cuales no tenemos prácticamente ninguna noticia excepto sus nombres: Domingo, Samuel, Gotomaro, Vincibile, Ildiulfo, Escluva, Teovesindo, Bemila, Romano, Agustín, Honorato, Quendulfo, y otro Quendulfo.

 

Descubrimiento del cuerpo de Santiago, hermano de Juan, apóstol y evangelista

Se dice que sucedió a los mencionados obispos Teodomiro, elevado por disposición divina a la misma sede, y que en sus tiempos la omnipotencia de la divina majestad se dignó ayudar e iluminar la iglesia occidental con el descubrimiento del sepulcro de tan gran Apóstol. La siguiente página explica de qué manera le fue revelado.

Unos hombres, personas de gran autoridad, refirieron al mencionado obispo que habían visto muchas veces unas luminarias que brillaban de noche en el bosque que, por el mucho tiempo transcurrido, había crecido sobre la tumba de Santiago, y que allí se les habían aparecido ángeles con frecuencia. Cuando escuchó esto, él mismo se dirigió al lugar donde aquéllos aseguraban que habían visto tales cosas, y efectivamente contempló con sus propios ojos las luminarias que brillaban allí. Inspirado, pues, por la divina gracia, se dirigió rápidamente al referido bosquecillo y mirando alrededor con cuidado encontró entre los arbustos y malezas una pequeña casa que tenía dentro una tumba de mármol. Después de encontrarla, dando gracias a Dios, se dirigió enseguida a presencia del rey Alfonso el Casto, que entonces reinaba en España, y le dio a conocer el asunto verazmente según había oído y visto con sus propios ojos; el rey en persona, henchido de gozo por tan gran noticia, con paso apresurado vino a estas regiones y restaurando la iglesia en honor de tan gran Apóstol trasladó el episcopado de la sede iriense al lugar que se llama Compostela, con la autoridad de muchos obispos, de los siervos de Dios y de nobles varones y con privilegio real. Hemos escuchado a muchos que lo cuentan que esto sucedió en tiempos de Carlomagno.

El obispo Teodomiro elevaba tanto más confiadamente los ojos de su mente a la consideración de la patria celestial, cuanto con más frecuencia veía que Santiago resplandecía con milagros y prodigios después que se erigió la basílica en su honor. Protegido, pues, por la esperanza de las cosas celestes, después de algún tiempo, tranquilo dejó la vida al llegarle su última hora.

Historia compostelana, introducción, traducción, notas e índices de Emma Falque, Torrejón de Ardoz (Madrid): Akal, 1994, pp. 66-70, caps. 1-2.



Citar este post
David Nogales Rincón (2022, 8 mayo). Relatos sobre el traslado del cuerpo de Santiago a la Península y hallazgo de su cuerpo en la ‘Historia compostelana’ Fontes Medii Aevi. Recuperado 20 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/osqi

David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015), investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM (2014-2016) y profesor ayudante doctor en la UAM (2017-2021). Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor contratado doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search