San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán en la Comedia de Dante (c. 1313-1321)

Dante Alighieri († 1321) dedicó sendos cantos de la Comedia (Paradiso, XI-XII) a san Francisco de Asís († 1226) y a santo Domingo de Guzmán († 1221), fundadores de las órdenes mendicantes de los Hermanos Menores (Ordo Fratrum Minorum, 1209) y de los Predicadores (Ordo Praedicatorum, 1216). Lo hizo Dante, de forma magistral, en el cuarto cielo del Paraíso, donde se hallan los veinticuatro espíritus sapientes[1], por boca de santo Tomás de Aquino, el dominico más ilustre de todos los tiempos, y de san Buenaventura de Bagnoreggio, uno de los franciscanos más importantes de la historia. Cada uno presentó de forma general a los dos santos, relató y elogió la vida y obras del fundador de la Orden contraria —Tomás cantó a san Francisco y Buenaventura a santo Domingo— y terminó lamentándose por la desviación sufrida por la propia Orden. A continuación presento las dos caracterizaciones generales de san Francisco y santo Domingo que il sommo poeta puso en boca, respectivamente, de santo Tomás y de san Buenaventura.

Dante y Beatriz se encuentran con santo Tomás de Aquino, que les muestra a santo Domingo de Guzmán y san Francisco de Asís (Paradiso, XI) en la Comedia de Alfonso V de Aragón, Nápoles y Sicilia (c. 1444-1450) (British Library, ms. Yates Thompson 36, fol. 148r).

«La providencia, que gobierna el mundo
con aquel consejo insondable
que ningún ser creado penetrar puede,

a fin de que la esposa de aquel
que clamando al cielo la desposó con su sangre bendita[2]
se encaminase hacia su amado[3],

más segura de sí y más fiel a Él todavía,
dispuso dos príncipes en su favor
que desde ambos flancos le hicieron de guía.

El uno estuvo lleno del ardor de los serafines;
el otro, por su sabiduría, fue en la tierra
un resplandor de la luz de los querubines[4].

Hablaré del primero, aunque de los dos se habla
cuando a cualquiera de ellos se alaba,
pues las obras de ambos tuvieron un mismo fin»
(Paradiso, XI, 28-42, trad. propia)

«La provedenza, che governa il mondo
con quel consiglio nel quale ogne aspetto
creato è vinto pria che vada al fondo,

però che andasse ver’ lo suo diletto
la sposa di colui ch’ad alte grida
disposò lei col sangue benedetto,

in sé sicura e anche a lui più fida,
due principi ordinò in suo favore,
che quinci e quindi le fosser per guida.

L’un fu tutto serafico in ardore;
l’altro per sapïenza in terra fue
di cherubica luce uno splendore.

De l’un dirò, però che d’amendue
si dice l’un pregiando, qual ch’om prende,
perch’ ad un fine fur l’opere sue»
(Paradiso, XI, 28-42, ed. Siro A. Chimenz, 2000)

Secuencia completa del canto XI del Paraíso en la Comedia de Alfonso V (British Library, ms. Yates Thompson 36, fols. 148r-149v.

«Conviene que donde esté uno también aparezca el otro[5],
para que, así como militaron por la misma causa,
así también luzca su gloria al mismo tiempo.

El ejército de Cristo, que tanto costó
rearmar[6], iba tras de su estandarte
lento, dudoso y torpe,

cuando el emperador que eternamente reina
ayudó a aquella milicia, que estaba en peligro,
por su sola gracia, no porque fuese digna;

y, como ya se ha dicho, socorrió a su esposa
con dos campeones ante cuyas palabras y obras
el pueblo desviado se enderezó»
(Paradiso, XII, 34-45, trad. propia).

«Degno è che, dov’ è l’un, l’altro s’induca:
sì che, com’ elli ad una militaro,
così la gloria loro insieme luca.

L’essercito di Cristo, che sì caro
costò a rïarmar, dietro a la ’nsegna
si movea tardo, sospeccioso e raro,

quando lo ’mperador che sempre regna
provide a la milizia, ch’era in forse,
per sola grazia, non per esser degna;

e, come è detto, a sua sposa soccorse
con due campioni, al cui fare, al cui dire
lo popol disvïato si raccorse»
(Paradiso, XII, 34-45, ed. Siro A. Chimenz, 2000).

Alabanza de santo Domingo de Guzmán en boca de san Buenaventura:

En la izquierda, Dante y Beatriz se encuentran con san Buenaventura, que está en el cielo del sol; a la derecha, santo Domingo de Guzmán predica a un grupo de paganos (Paradiso, XII). Comedia de Alfonso V de Aragón, Nápoles y Sicilia (c. 1444-1450) (British Library, ms. Yates Thompson 36, fol. 150r).

«En aquella región en la que se levanta el dulce Céfiro[8]
para hacer florecer las nuevas frondas[9]
de las que Europa se ve revestida,

no muy lejos del batir de las olas
tras las que, después de largo recorrido,
el sol se esconde de los hombres,

se encuentra la afortunada Caleruega,
bajo la protección del gran escudo
en el que el león subyace y subyuga[10]:

Allí nació el amoroso amante
de la fe cristiana, el santo atleta,
benigno con los suyos y duro con los enemigos;

y nada más ser creada, su alma
se llenó de tan vivas virtudes que,
aun en el vientre, hizo a su madre profetisa.

Después de cumplir los esponsales
entre él y la Fe en la sagrada fuente,
donde se dotaron mutuamente de salud,

la mujer que por en su nombre dio el asentimiento,
vio en sueños el prodigioso fruto
que debía nacer de él y de sus seguidores;

y para confirmar verbalmente lo que ya era de hecho,
por inspiración del cielo
se le dio el nombre de quien lo poseía por completo.

Lo llamaron Domingo, y yo de él hablo
como de aquel agricultor que Cristo
eligió para ayudarlo en su huerto.

Parecía un enviado y servidor de Cristo,
y el primer amor que en él fue manifiesto
fue hacia el primer consejo que dio Cristo[11].

[…]

No por amor al mundo, por el que mucho se afanan
los que siguen al Ostiense y a Tadeo,
sino por amor del verdadero maná,

en poco tiempo devino un gran doctor,
de modo que se puso a cuidar esa viña
que pronto se abrasa cuando es malo el viñador.

Y a la sede pontificia, que otrora fue benigna
con los justos y pobres más que ahora —no por ella,
sino por aquel que la ocupa, que la desvía—,

no pidió dispensa de un tercio o la mitad de las rentas,
ni el primer beneficio eclesiástico vacante,
ni los diezmos, que son para los pobres de Dios,

sino solo licencia para combatir
contra el mundo errante por la Fe,
semilla de la que nacieron las veinticuatro plantas que te rodean[12].

Después, con doctrina y voluntad a un tiempo,
con el mandato de predicar se puso en movimiento
como un torrente que nace en lo alto del monte,

y sobre la maleza de los herejes descargó
todo su ímpetu, con más vigor
allí donde la resistencia era mayor.

De él nacieron después diversos ríos
que riegan hoy el huerto católico,
dando vitalidad a sus arbustos.

[…] tan valiosa fue una de las ruedas del carro
en el que la Iglesia se defendió
y venció sobre el campo en su civil combate […]»
(Paradiso, XII, 46-108, trad. propia).

«In quella parte ove surge ad aprire
Zefiro dolce le novelle fronde
di che si vede Europa rivestire,

non molto lungi al percuoter de l’onde
dietro a le quali, per la lunga foga,
lo sol talvolta ad ogne uom si nasconde,

siede la fortunata Calaroga
sotto la protezion del grande scudo
in che soggiace il leone e soggioga.

Dentro vi nacque l’amoroso drudo
de la fede cristiana, il santo atleta
benigno a’ suoi e a’ nemici crudo;

e come fu creata, fu repleta
sì la sua mente di viva vertute,
che, ne la madre, lei fece profeta.

Poi che le sponsalizie fuor compiute
al sacro fonte intra lui e la Fede,
u’ si dotar di mutüa salute,

la donna che per lui l’assenso diede,
vide nel sonno il mirabile frutto
ch’uscir dovea di lui e de le rede;

e perché fosse qual era in costrutto,
quinci si mosse spirito a nomarlo
del possessivo di cui era tutto.

Domenico fu detto; e io ne parlo
sì come de l’agricola che Cristo
elesse a l’orto suo per aiutarlo.

Ben parve messo e famigliar di Cristo:
ché ’l primo amor che ’n lui fu manifesto,
fu al primo consiglio che diè Cristo.

[…]

Non per lo mondo, per cui mo s’affanna
di retro ad Ostïense e a Taddeo,
ma per amor de la verace manna

in picciol tempo gran dottor si feo;
tal che si mise a circüir la vigna
che tosto imbianca, se ’l vignaio è reo.

E a la sedia che fu già benigna
più a’ poveri giusti, non per lei,
ma per colui che siede, che traligna,

non dispensare o due o tre per sei,
non la fortuna di prima vacante,
non decimas, quae sunt pauperum Dei,

addimandò, ma contro al mondo errante
licenza di combatter per lo seme
del qual ti fascian ventiquattro piante.

Poi, con dottrina e con volere insieme,
con l’officio appostolico si mosse
quasi torrente ch’alta vena preme;

e ne li sterpi eretici percosse
l’impeto suo, più vivamente quivi
dove le resistenze eran più grosse.

Di lui si fecer poi diversi rivi
onde l’orto catolico si riga,
sì che i suoi arbuscelli stan più vivi.

[…] tal fu l’una rota de la biga
in che la Santa Chiesa si difese
e vinse in campo la sua civil briga […]»
(Paradiso, XII, 46-108, ed. Siro A. Chimenz, 2000).

Secuencia completa del canto XII del Paraíso en la Comedia de Alfonso V (British Library, ms. Yates Thompson 36, fols. 150r-151v.


[1] Son, en orden de aparición, Tomás de Aquino, Alberto Magno, Graciano, Pedro Lombardo, Salomón, Dionisio Areopagita, Paulo Orosio, Boecio, Isidoro de Sevilla, Beda el Venerable, Ricardo de San Víctor y Sigerio de Brabante (Paradiso, IX, 97-138), y Buenaventura, Agustín de Asís, Iluminado de Rieti, Hugo de San Víctor, Pedro Coméstor, Pedro Hispano, Natán, Juan Crisóstomo, Anselmo de Aosta, Elio Donato, Rábano Mauro y Joaquín de Fiore (Paradiso, XII, 127-145).

[2] La Iglesia, esposa de Cristo.

[3] El amado es, de nuevo, Cristo.

[4] El primero es san Francisco; el segundo, santo Domingo. «Querubín se traduce como ‘plenitud de ciencia’ y serafín como ‘ardientes’ o ‘incandescentes’. Es, pues, evidente que el querubín toma su nombre de la ciencia, que puede darse junto al pecado mortal, y que el serafín lo toma del ardor de la caridad, que no puede darse junto al pecado mortal», explica Tomás de Aquino (Summa Theologiae, I q. 63 a. 7 ad 1: «Ad primum ergo dicendum quod Cherubim interpretatur plenitudo scientiae; Seraphim autem interpretatur ardentes sive ince[n]dentes. Et sic patet quod Cherubim denominatur a scientia, quae potest esse cum mortali peccato; Seraphim vero denominatur ab ardore caritatis, quae cum peccato mortali esse non potest»). También, mucho antes, Isidoro de Sevilla: «[22] Cherubin autem et ipsi sublimes caelorum potestates et angelica ministeria perhibentur; qui ex Hebraeo in linguam nostram interpretantur scientiae multitudo. Sunt enim sublimiora agmina angelorum, qui pro eo, quod uicinius positi diuina scientia ceteris amplius pleni sunt, Cherubin, id est plenitudo scientiae, appellantur. […] [24] Seraphin quoque similiter multitudo est angelorum, qui ex Hebraeo in Latinum ardentes uel incendentes interpretantur. Qui idcirco ardentes uocantur, quia inter eos et Deum nulli angeli consistunt; et ideo quanto uicinius coram eo consistunt, tanto magis luminis claritate diuini inflammantur. [25] Vnde et ipsi uelant faciem et pedes sedentis in throno Dei; et idcirco cetera angelorum turba uidere Dei essentiam plene non ualent, quoniam Cherubin eam tegit» (Isidorus Hispalensis, Etymologiae, VII, 5,22-25).

[5] Santo Domingo, al que dedica el canto XII, 46-120. A San Francisco le ha dedicado el canto XI, 43-117.

[6] El esercito di Cristo es la cristiandad, la sociedad cristiana en su conjunto, la Iglesia militante. El precio de su rearme fue el sacrificio del propio Cristo.

[8] Viento occidental portador de la primavera según los clásicos. Quella parte es el Occidente, es decir, España.

[9] Puede hacer referencia a las regiones recién conquistadas por los cristianos en su avance sobre al-Andalus.

[10] Hace referencia al escudo de Castilla y León, en el que aparecen dos castillos y dos leones: en el lado izquierdo el león «subyace» al castillo, mientras que en el derecho el león «subyuga» al castillo.

[11] Probablemente se refiera a la primera bienaventuranza: «Bienaventurados los pobres de espíritu» (Mt 5,3).

[12] Se refiere a los veinticuatro espíritus sapientes del cuarto cielo (cfr. nota 1).


Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). ORCID: 0000-0003-1200-6605. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search