La aclamación y unción del rey Wamba (672)

La unción regia, ritual de inspiración bíblica que suponía la imposición del óleo sagrado sobre la cabeza del rey, con el fin de reforzar su legitimidad, se documenta por primera vez entre los visigodos en 672, con ocasión de la unción del rey Wamba.

Vivió en nuestro tiempo el ilustrísimo rey Wamba. Quiso el señor que reinara dignamente, el Sínodo de obispos los proclamó, la comunión del Estado y la nación le eligió, en el recayó el favor popular, de él se pronostica por las manifestaciones de muchos que iba a ser rey antes incluso de su encumbramiento al trono. Este hombre ilustrísimo, mientras organizaba las pompas fúnebres y el luto por la muerte del rey Recesvinto, de repente inclinados todos a un parecer unánime, instigados de consumo no sólo por una reflexión calculada sino también por el cariño hacia su persona, exclaman que le aceptan de grado como rey; a coro gritan con voz atronadora que él y ningún otro godo era el rey y, para que no rechace sus instancias, se postran en grupos a sus pies. El hombre trató de rehuirles, sumido en lágrimas y sollozos, ni se deja vencer por petición alguna, ni se doblega a ruego alguno de la gente, ora clamando que no iba a estar a la altura de tantos desastres inminentes, ora asegurando públicamente que se encontraba cansado por la edad. En su tenaz resistencia, uno de los duques, como si actuara con la anuencia de todos, dirigiole una mirada audaz, le dijo en son de amenaza: “O nos prometes dar tu consentimiento, o sábete que te rebano a punta de espada. No tenemos intención de salir de aquí hasta tanto o nuestro ejército te acepte como rey o te quite de en medio hoy aquí una muerte sangrienta por negarte”.

Abrumado no sólo por las suplicar sino también por las amenazas, cedió al fin y, al aceptar el reino, les devolvió a todos la calma, pero a condición de postergar el momento de la unción hasta el día 19, con objeto de no consagrarse rey fuera del emplazamiento de la antigua sede. Tenía lugar, al efecto, estas ceremonias en un pueblecito, al que la tradición dio el nombre de Gérticos, situado en tierras de Salamanca, a una distancia aproximada de la ciudad regia de unas 120 millas.

Liber antiphonarium Ms. 8, Archivo Capitular de León Copistas: Totmundo y Arias. Procedente del Monasterio de San Cipriano de las Riberas del Porma. s. X., aunque varios folios añadidos del s. XI. Pergamino, 306 f., 330 x 240 mm.

Liber antiphonarium. Archivo Capitular de León, Ms. 8. Procedente del Monasterio de San Cipriano de las Riberas del Porma. s. X., aunque varios folios añadidos del s. XI. Pergamino, 306 f., 330 x 240 mm.

Allí, pues, en un solo y mismo día, el 1 de septiembre, acaeció el fin de los días del rey que agonizaba y se produjo, previa elección del mencionado sucesor, la aclamación popular a que nos hemos referido. Pues aunque a este hombre, que gozaba de la complacencia divina y a la par de las vivas instancias del pueblo y de sus altas jerarquías conformes en ello, ya le habían investido con la indumentaria regia, no consistió sin embargo ser ungido mediante la imposición de manos del obispo antes de llegar a la ciudad real y sentarse en el solio de la antigua patria, en el cual tendría a bien aceptar el signo de la sacra unción y, acatar humildemente la postura de los que se pronunciaron a favor de su elección, para que no se pensara, que cegado por una repentina ambición de poder, había usurpado o incluso robado, más bien que recibido del señor, el signo de tan excelso honor. Así que, tras un prudente aplazamiento, el día 19 entra en la ciudad de Toledo, después de aceptar el reino.

Pero cuando llegaron adonde recibiría el signo de la sacra unción, en la Iglesia del Pretorio, la de los Santos Pedro y Pablo, resplandeciente con su indumentaria regia, de pie ante el divino altar, prestó juramento de fidelidad al pueblo, según el ritual. A continuación, hincado de rodillas, las manos del sacro pontífice Quirico le esparcen por la cabeza el óleo de la bendición y el poder de la bendición se le muestra tan pronto se le derrama este signo de salvación. En efecto, de seguida desde lo alto de la cabeza, donde el óleo había sido vertido, alzose en forma de columna de vapor semejante al humo y del mismo sitio de la cabeza viose revolotear una abeja, señal que constituía un presagio de la felicidad que se aventuraba. Y tal vez no haya resultado ocioso referir estos pormenores, para da a conocer a la posteridad cuán atinadamente rigió su poder aquél que, no sólo en contra de su voluntad, sino pasando incluso por todos los trámites reglamentarios y hasta conminando por el apremio de toda la gente, mereció acceder a la dignidad real Julián de Toledo.

Historia del rey Wamba, 2-4 en Pedro Rafael Díaz y Díaz: “Julián de Toledo: Historia del Rey Wamba  (Traducción y Notas)”, Florentia Iliberitana. Revista de Estudios de Antigüedad Clásica, 1 (1990), pp. 89-114.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
David Nogales Rincón (12 de abril de 2022). La aclamación y unción del rey Wamba (672). Fontes Medii Aevi. Recuperado 15 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/osq7


David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015), investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM (2014-2016) y profesor ayudante doctor en la UAM (2017-2021). Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor contratado doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search