La conquista islámica de la península ibérica según los textos más antiguos

Detalle de un manuscrito de la Chronica Muzarabica de comienzos del s. IX en el que pueden leerse los capítulos 19-24 (Madrid, RAH, Cód. 81, fol. 1v).

Ofrecemos a continuación los textos más antiguos que nos hablan sobre la conquista islámica de la Península:

  1. Referencia en el Liber pontificalis (c. 721-731)
  2. Noticia de la conquista de Hispania como parte de las campañas de Walīd I (705-715) en dos crónicas hispanas del siglo VIII
  3. Sinderedo, último obispo de Toledo, abandona Spania por la invasión árabe
  4. Relato de la conquista y sus desastres según la Crónica mozárabe del 754
  5. Lamento por la «pérdida de España» en la Crónica mozárabe del 754
1. Referencia en el Liber pontificalis (c. 721-731)

En el capítulo del Liber pontificalis dedicado al papa Gregorio II (715-731) encontramos esta referencia a la conquista del 711, que debió ser escrita entre los años 721 y 731:

«En aquel tiempo, la nefanda gente de los Agarenos, cruzado el estrecho desde el lugar llamado Ceuta, entró en Hispania y mató a la mayor parte de la población junto con su rey, sometiendo luego a todos los demás con sus bienes y llegando a poseer aquella provincia durante diez años. En el undécimo año, sin embargo, los Francos, organizada una campaña general, rodearon y destruyeron a los sarracenos: de hecho, en un solo día, perdieron la vida trescientos setenta y cinco mil de éstos, según consta de una carta enviada al pontífice por [el rey] de los Francos, mientras que se dijo que en aquella misma batalla fueron muertos sólo mil quinientos Francos y esto porque, un año antes, los Francos habían recibido del mencionado pontífice, en signo de bendición, tres esponjas de las que se usaban para la mesa pontificia, esponjas que, en el momento de entrar en combate, Eudes, príncipe de Aquitania, partió y dio a comer a los suyos, de manera que ni uno de los que comió y participó luego en la batalla fue herido o perdió la vida» (Liber pontificalis, XCI, 11).

«Eodem tempore nec dicenda Agarenorum gens a loco qui Septem dicitur transfretantes, Spaniam ingressi, maximam occiserunt partem cum eorum rege; reliquos omnes subdiderunt cum suis bonis et ita eandem provinciam annis possiderunt decem. undecimo vero anno generalis facta Francorum motio contra Sarracenos circumdantes interemerunt. Trecenta enim septuaginta quinque milia uno sunt die interfecti, ut Francorum missa pontificis epistola continebat; mille tantum quingentos ex Francis fuisse mortuos in eodem bello dixerunt, quod anno praemisso in benedictione a praedicto viro eis directis tribus spongiis, quibus ad usum mense pontificis apponuntur, intra qua bellum committebatur, Eodo, Aquitaniae princeps, populo suo per modicas partes tribuens ad sumendum, ex eis ne unus vulneratus est nec mortuus ex his qui participati sunt» (Liber pontificalis, XCI [Gregorius II], 11). Ed. L. Duchesne, Le Liber pontificalis: texte, introduction et commentaire. Tome premier, 1886 y trad. Valastro Canale, A. (2018), «Política y religión en el final del reino visigodo: una breve aproximación a los acontecimientos del año 92/711», Miscelánea Comillas. Revista de Ciencias Humanas y Sociales, 76/148: 41-70, p. 45.

2. Noticia de la conquista de Hispania como parte de las campañas de Walīd I (705-715) en dos crónicas hispanas del siglo VIII

Relato de la conquista islámica de Spania según dos crónicas hispanas del siglo VIII: la Crónica bizantina-arábiga (escrita originalmente en el oriente mediterráneo poco después del 724 y posteriormente traducida al latín y completada con información referida al Reino visigodo por un autor hispano entre los años 741 y 743) y la Crónica mozárabe del 754 (escrita por un clérigo hispano anónimo con vastos conocimientos de la doctrina y de la historia de la Iglesia, cuyo mundo discurrió entre Córdoba y Toledo, donde probablemente la terminó —aunque también se ha propuesto la hipótesis de un origen levantino, entre Murcia y Guadix—).

Chronica Byzantia Arabica[a]

«Hulit[1] obtuvo a continuación el cetro del reino de los sarracenos, según lo que había establecido su padre, sucediendo a éste en el reino. Reina durante nueve años. Fue un varón de una gran sabiduría a la hora de desplegar sus tropas, hasta tal punto que, aun viéndose privado del favor divino, destruyó los ejércitos de casi todos los pueblos vecinos a él. Y debilita especialmente al Imperio romano [Romania] con continuas incursiones, y a las islas las llevó casi a la extenuación. Sometió con sus conquistas los territorios de la India. Y en las regiones de Occidente, por medio del general de su ejército de nombre Musa[2] invadió y sometió el reino de los godos en Hispania, reino firme y poderoso desde antiguo; y tras echar abajo este reino, hizo a los godos súbditos suyos.

En la era 749 [711], más por astucia que por fuerza, Rodrigo usurpa el reino de los godos, y reina un año. Pues, habiendo reunido un ejército contra los árabes, que con frecuentes incursiones devastaban la provincia que le había sido encomendada, fue atacado y murió en batalla, y en ese día todo el decoro de los godos, que durante tantos años había permanecido invicto e inquebrantable, cayó bajo el poderío del imperio árabe, reinando entre los sarracenos Hulit en su quinto año. Llevando así a cabo prósperamente todas estas guerras, durante el noveno año de su reinado, tras haber sido mostradas ante él riquezas procedentes de todos los pueblos tal y como él lo había imaginado, Hulit llegó al final de su vida» (Chronica Byzantia Arabica, 36).

«Sarracenorum Hulit sceptra regni, secundum quod exposuerat pater eius, succedit in regnum. Regnat annis VIIII, uir totius prudentie in exponendis exercitibus, tantum cum diuino expers fauore, ut pene omnium gentium sibimet proximarum uirtutem confregerit. Romaniamque inter omnia assidua uastatione debilem facit. Insulas quoque prope ad consummationem adduxit. Indie fines uastando perdomuit. In occiduis quoque partibus regnum Gothorum, antiqua soliditate firmatum, apud Spanias per ducem sui exercitus nomine Muse adgressus edomuit et regno ablato uectigales fecit. Era DCCXLVIIII Rudericus furtim magis quam uirtute Gothorum inuadit . Rg. an. I. Nam adgregata copia exercituum aduersus Arabes, diu sibi prouinciam creditam incursione uastantibus, adgreditur atque tali conflictu et prelio moritur; omnisque decor Gothorum eo die in potestate Arabi cessit imperii, quod per tot annos inuictum inconcussumque permanserat, regnante in Sarracenos Hulit annis V. Sic omnia prospera gerens, nono regni anno, preuisis copiis uniuersarum gentium sibi exhibitis, uite terminum dedit» (Chronica Byzantia Arabica, 36).

[1] Walīd I, califa entre 705 y 715.
[2] Mūsá ibn Nuṣayr († 716), gobernador de Ifrīqiya (698-714) y de al-Andalus (712-714). Cfr. DBE.

Chronica Muzarabica anni 754[b]

«En aquel tiempo, en la era 749 [711], año cuarto del reinado de Justiniano II, Ulit alcanzó el cetro del reino de los sarracenos, según lo que había establecido su padre, sucediendo a éste en el reino. Luchando contra los pueblos durante cuatro años, ya dirigiendo el reino, dotado de muchos honores, triunfa por nueve años. Fue un varón de una gran sabiduría a la hora de desplegar sus tropas, hasta tal punto que, aun viéndose privado del favor divino, destruyó los ejércitos de casi todos los pueblos vecinos a él. Y debilita especialmente al Imperio romano [Romania] con continuas incursiones, y a las islas las llevó casi a la extenuación. Sometió con sus conquistas los territorios de la India, reduciendo ciudades a la pobreza absoluta. Destruyó con asedios fortalezas en todos los rincones de Libia y subyugó toda la Mauritania. Y en las regiones occidentales, por medio del general de su ejército de nombre Musa, invadió y sometió el reino de los godos, robustecido en su antigua solidez casi por trescientos cincuenta años desde su origen y principio en la era 400, y que desde Leovigildo se había extendido pacíficamente por las Spanias durante ciento cuarenta años, hasta llegar a la era 750[712][*].

[43]. {La desdichada España.} En tiempos de éste, en la era 749[711], año cuarto de su imperio, nonagésimo segundo de los árabes, conservando Ulit el cetro real ya por quinto año, a ruegos del Senado ocupa Rodrigo el trono en virtud de una revuelta. {Rodrigo, más por astucia que por fuerza, usurpa el reino de los godos.} Reina un año, pues en el quinto del imperio de Justiniano, nonagésimo tercero de los árabes, sexto de Ulit y 750[712] de la era, tras reunir un gran ejército contra los árabes y los moros enviados por Muza[i] —esto es, Taric [ii], Abuzara[iii] y los demás—, que estaban realizando incursiones en la provincia que hacía tiempo le estaba encomendada y devastando asimismo muchas ciudades, se fue a las montañas Transductinas[iv] para luchar contra ellos y cayó en esta batalla al fugarse todo el ejército godo que por rivalidad y dolosamente había ido con él sólo por la ambición del reino. Así, ignominiosamente, perdió su trono y su patria, muriendo también su rivales, al finalizar Ulit su sexto año» (Chronica Muzarabica anni 754, 42-43).

«Huius temporibus in era DCCLVII, anno imperii Iustiniani quarto, Arabum LXLI, Vlit, sceptra regni Saracenorum, secundum quod exposuerat pater eius, succedit in regnum. Quattuor per annos belligerando gentes, iam regno agente, multis honoribus preditus triumphat per annos VIIII, uir totius prudentie in exponendis exercitibus, tantum cum diuino expers fabore, ut pene omnium gentium sibimet proximarum uirtutem confregit Romaniamque inter omnia adsidua uastatione deuilem fecit. Insulas quoque prope ad consumationem adduxit, Indie fines uastando edomuit, ciuitates ad irrita inopia adduxit; castella obsessione adflixit, in Libie amfractibus omne Mauritania subiugabit. In occiduis quoque partibus regnum Gothorum, antiqua soliditate pene per trecentos quinquaginta annos ab era quadringentesima ab exordio et principio sui firmatum, aput Spanias uero a Liuuigildo pene per CXL annos paciuice usque in era DCCL porrectum, per ducem sui exercitus nomine Muze adgressus edomuit et regno ablato uectigales fecit. [43] Huius temporibus in era DCCXLVIIII, anno imperii eius quarto, Arabum LXLII, Vlit sceptra regni quinto per anno retinente, Rudericus tumultuose regnum, ortante senatu, inuadit. Regnat anno uno. Nam adgregata copia exercitus aduersus Arabas una cum Mauros a Muze missos, id est, Taric, Abuzura et ceteros, diu sibi prouinciam creditam incursantibus simulque et plerasque ciuitates deuastantibus, anno imperii Iustiniani quinto, Arabum nonagesimo tertio, Vlit sexto, in era DCCL Transductis promonturiis sese cum eis confligendo recepit eoque prelio, fugatum omnem Gothorum exercitum, qui cum eo emulanter fraudulenterque ob ambitionem regni aduenerant, cecidit. Sicque regnum simulque cum patriam male cum emulorum internicione amisit, peragente Vlit anno sexto» (Chronica Muzarabica anni 754, 42-43). El códice A (Londres, British Library, Egerton 1934, fol. 1v) lleva al margen las dos anotaciones que he intercalado en el texto entre llaves: «Ispania misera» y «Rudericus furtim magis quam uirtute regnum Gothorum inuadit».

[*] En una nota al margen se dice que no son 350 años, sino 345, «porque cinco se cuentan en un intervalo de meses»: «CCCXLV anni Gothorum sunt, quia quinquem in mensuum interuallo computantur» (Chronica Muzarabica anni 754, 42, in marg.).
[i] Mūsá ibn Nuṣayr († 716), gobernador de Ifrīqiya (698-714) y de al-Andalus (712-714). Cfr. DBE.
[ii] Ṭāriq Ibn Ziyād, liberto de Mūsá. Cfr. DBE.
[iii] Ṭarīf Abū Zarʿa, personaje de discutible veracidad histórica que puede que realizase algunas breves incursiones de saqueo previas a la definitiva conquista.
[iv] Lugar identificado con Iulia Traducta —cerca de Gibraltar, probablemente Algeciras— (Mommsen y Sánchez Albornoz), Tarifa (Thouvenot) o la actual Belonia (Galsterer). Cfr. López Pereira 2009: 225, n. 5.

3. Sinderedo, último obispo de Toledo, abandona Spania por la invasión árabe

«En esta misma época destaca por su entrega a la santidad Sinderedo[v], de feliz memoria, obispo metropolitano de la capital del reino […]. Poco después, por temor a la invasión árabe, actuando no como un pastor sino como un mercenario, abandona las ovejas de Cristo contra los preceptos de los antepasados y se marcha a Roma» (Chronica Muzarabica anni 754, 44).

«Per idem tempus diue memorie Sinderedus, urbis regie metropolitanus episcopus, sanctimonie studio claret atque longebos et merito honorabiles uiros, quos in supra fatam sibi conmissam eclesiam repperit, non secundum scientiam zelo sanctitatis stimulat, adque instinctu iam dicti Wittize principis eos sub eius tempore conuexare non cessat. Qui et post modicum incursus Arabum expabescens, non ut pastor, sed ut mercennarius, Xpi. oues contra decreta maiorum deserens, Romanie patrie sese aduentat» (Chronica Muzarabica anni 754, 44; cfr. Ioh 10,12 y las cartas de Agustín citadas por Possidius, Vita Augustini, 30,20.23.50).

[v] Sinderedo fue obispo de Toledo durante buena parte del reinado de Witiza y hasta su huida en el 711, sin que pueda precisarse la fecha en que sucedió a Gunderico, su antecesor en el cargo desde el 701 (Chronica Muzarabica anni 754, 39). En Roma lo encontramos firmando las actas del concilio del 721 con la rúbrica Sinderedus episcopus ex Hispania (García Moreno 1974: 123). La huida del obispo de Toledo significó el fin del regnum visigodo: «El regnum dejó de existir cuando la Iglesia abandonó su función: el obispo de Toledo huyó a Roma en el 712, y el instrumento de gobierno —el concilio— dejó de funcionar como tal órgano supremo, y en ese momento dejó también de existir la estructura esencial de cohesión que mantenía al reino visigodo. Sin Iglesia no hay regnum. Que los ejércitos de Rodrigo eran inoperantes es evidente, porque no existía un ejercito visigodo profesional, y el impulso del mundo árabe era incontenible, aunque en un principio su llegada a Hispania no fuera más que una expedición puntual. Una sociedad más dinámica venía a sustituir a una sociedad anclada en la creencia de ser invencible por su fe» (Arce Martínez 2011: 20). De similar opinión es Carlos de Ayala, que habla de «un estamento episcopal prácticamente acéfalo desde la desaparición de su último gran líder, el metropolitano Julián de Toledo» y a «una Iglesia desunida y débil» (Ayala Martínez 2008: 19 y 81).

4. Relato de la conquista y sus desastres según la Crónica mozárabe del 754

Llegado este punto, la Chronica se aparta del registro cronístico para adoptar una prosa cada vez más literaria, abundante en detalles y en expresividad:

«En los tiempos de Justiniano, en la era 749 —año cuarto del imperio de aquél, nonagésimo segundo de los árabes y quinto de Ulit—, mientras Spania era devastada por los expedicionarios ya mencionados y duramente agredida, no solo por la ira del enemigo, sino también por las luchas intestinas, el propio Muza, dirigiéndose por el estrecho de Cádiz hacia esta desdichadísima [Spania] —encaminándolo las columnas de Hércules, como si con la indicación del libro le mostrasen la entrada al puerto y las llaves en la mano le presagiasen o abriesen el paso a Spania—[vi], injustamente destrozada desde tiempo atrás e impíamente invadida, penetra en ella para arruinarla. Después de arrasarla hasta la ciudad regia de Toledo y de azotar despiadadamente las regiones de alrededor con una paz engañosa, condena a algunos nobles señores varones que allí se habían quedado al patíbulo, por haberse escapado de Toledo el hijo del rey Égica, Opas, y por esta causa los pasa a todos a espada.

Y así, con la espada, el hambre y el cautiverio devasta no solo la Spania Ulterior, sino también la Citerior hasta más allá de Zaragoza, ciudad antiquísima y floreciente, poco ha desprovista de defensas por designio divino; hace que caigan hermosas ciudades consumidas por el fuego; manda crucificar a los señores y poderosos del mundo, y descuartiza a puñaladas a los jóvenes y niños de pecho. De esta forma, infundiendo terror en todos, las pocas ciudades restantes se ven obligadas a pedir la paz; y seduciéndolas y burlándolas con cierta astucia ***. Sin tardanza acceden a sus peticiones, pero allí donde se logra la paz, se vuelven atrás aterrados y con miedo, huyendo de nuevo a las montañas, donde se ven expuestos al hambre y a diversas muertes.

Así, sobre esta infeliz Spania, en Córdoba, ciudad que no hacía tanto llevaba el título de Patricia, que siempre fue la más opulenta entre las ciudades vecinas y que daba al reino de los visigodos sus primeros frutos delicados, establecen un reino salvaje».

«Huius temporibus in era DCCXLVIIIIa, anno imperii eius quarto, Arabum LXLII, Vlit quinto, dum per supra nominatos missos Spania uastaretur et nimium non solum hostili, uerum etiam intestino furore confligeretur, Muze et ipse ut miserrimam adiens per Gaditanum fretum, columnas Herculis portendentes et quasi tomi indicio porti aditum demonstrantes uel clabes in manu transitum Spanie presagantes uel reserantes, iam olim male direptam et omnino impie adgressam perditans penetrat, atque Toleto urbem regiam usque inrumpendo, adiacentes regiones pace fraudifica male diuerberans, nonnullos seniores nobiles uiros, qui utqumque remanserant, per Oppam, filium Egiche regis, a Toleto fugam arripientes gladio patibuli iugulat et per eius occasionem cunctos ense detruncat. Sicque non solum ulteriorem Spaniam, sed etiam et citeriorem usque ultra Cesaragustam, antiquissimam ac florentissimam ciuitatem, dudum iam iudicio Dei patenter apertam, gladio, fame et captiuitate depopulat, ciuitates decoras igne concremando precipitat, seniores et potentes seculi cruci adiudicat, iubenes atque lactantes pugionibus trucidat. Sicque dum tali terrore cunctos stimulat, pacem nonnulle ciuitates, que residue erant, iam coacte proclamitant; adque suadendo et inridendo astu quoddam ***. Nec mora petita condonant, sed ubi inpetrata territi metu recalcitrant, ad montana temti iterum effugientes fame et diuersa morte periclitant. Adque in eandem infelicem Spaniam Cordoba in sede dudum Patricia, que semper extitit pre ceteras adiacentes ciuitates opulentissima et regno Wisegothorum primitibas inferebat delicias, regnum efferum conlocant» (Chronica Muzarabica anni 754, 45, ll. 463-489).

[vi] Cfr. Codex Calixtinus IV, 4, fol. 166r-v, y Anguita Jaén 2001.

5. Lamento por la «pérdida de España» en la Crónica mozárabe del 754

La expresión literaria y la emotividad del relato tocan techo cuando la narración de la invasión deja paso al lamento por la «pérdida de España»:

«¿Quién podrá, pues, narrar tan grandes peligros? ¿Quién podrá enumerar tan terribles naufragios? Aunque todos sus miembros se convirtiesen en lengua, no podría de ninguna manera la naturaleza humana referir la ruina de España, ni el número y magnitud de los males que soportó. Sin embargo, para resumirle todo esto al lector en breves páginas, dejando de lado los innumerables desastres que el siglo ha conocido desde Adán hasta hoy y que este mundo cruel e inmundo ha infligido a infinitas regiones y ciudades, [diré que] todo cuanto según la historia soportó Troya tras ser tomada, todo cuanto aguantó Jerusalén según el vaticinio de los profetas, todo cuanto padeció Babilonia según el testimonio de las Escrituras y, en fin, todo cuanto Roma, engalanada por la nobleza de los apóstoles, alcanzó por sus mártires, todo esto y más lo ha vivido Spania, otrora deliciosa y ahora hecha una miseria, tanto en su honor como en su deshonra».

«Quis enim narrare queat tanta pericula? Quis dinumerare tam inportuna naufragia? Nam si omnia membra uerterentur in linguam, omnino nequaquam Spanie ruinas uel eius toth tantaque mala dicere poterit humana natura. Sed ut in brebi cuncta legenti renotem pagella, relictis seculi innumerabilibus ab Adam usque nunc cladibus, quas per infinitis regionibus et ciuitatibus crudelis intulit mundus iste inmundus, quidquid historialiter capta Troia pertulit, quidquit Iherosolima predicta per prophetarum eloquia baiulabit, quidquid Babilonia per scripturarum eloquia substulit, quidquid postremo Roma apostolorum nouilitate decorata martirialiter confecit, omnia et toth ut Spania condam deliciosa et nunc misera effecta tam in honore quam etiam in dedecore experibit» (Chronica Muzarabica anni 754, 45).


[a] Chronica Byzantia Arabica – ed. J. Gil, Chronica Hispana saeculi VIII et IX, Turnhout, Brepols (CCCM, 65), 2018. He tomado como base la traducción de J. C. Martín Iglesias, «Los Chronica Byzantia-Arabica. Contribución a la discusión sobre su autoría y datación, y traducción anotada», e-Spania. Revue interdisciplinaire d’études hispaniques médiévales et modernes, 1, 2006, doi: 10.4000/e-spania.329, que convenientemente he actualizado en base a la nueva edición de Gil.

[b] Chronica Muzarabica anni 754 – ed. J. Gil, Chronica Hispana saeculi VIII et IX, Turnhout, Brepols (CCCM, 65), 2018. La traducción de los pasajes aquí presentados es propia (Ignacio Cabello), aunque partimos de la de J. E. López Pereira, Crónica mozárabe de 754: edición crítica y traducción, Zaragoza, Anúbar, 1980 (= Textos Medievales, 58) e íd., Continuatio Isidoriana Hispana. Crónica mozárabe de 754: estudio, edición crítica y traducción, León, Centro de Estudios e Investigación «San Isidoro», 2009. En no pocos pasajes resulta revelador acudir a la vieja traducción de T. Martínez de Escobar (1870), «Crónica de Isidoro pacense», Revista mensual de filosofía, literatura y ciencias de Sevilla, 2: 21-28, 74-79, 118-126, 216-226, 264-272, 317-327, 361-371 y 412-417, hoy fácilmente accesible gracias a que J. J. Martínez la ha digitalizado en <https://clasicoshistoria.blogspot.com/2014/02/cronicas-mozarabes-del-siglo-viii.html> [accedido: 21/9/2021].


Ignacio Cabello Llano

Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU (FPU19/05588) en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la historia medieval; la historia de las mentalidades, la cultura y las religiones; el pensamiento, la filosofía, la religiosidad y la teología medievales; la relación entre lo religioso y lo social-civil-político; las relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en el Mediterráneo medieval, y la filosofía de la religión, cuestiones todas que ha abordado en diferentes estudios. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). ORCID: 0000-0003-1200-6605. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search