Descripción de la peste negra en Florencia por Giovanni Boccaccio (c. 1350-1353)

La peste en Florencia. Detalle de la miniatura que encabeza el Decameron de Boccaccio en la traducción al francés hecha por Laurent de Premierfait en 1414 (París, Bibliothèque nationale de France, Français 239, fol. 1r)

El escritor Giovanni Boccaccio describe, en su Decameron, la tragedia de la peste negra en la ciudad de Florencia:

«La presente obra tendrá a vuestro juicio un penoso y triste comienzo, tal como lo es el doloroso recuerdo de aquella pestífera mortandad [pestifera mortalità] pasada, universalmente funesta para todo aquel que la vio o conoció, que esta obra lleva al principio.

(…) Ya habían llegado los años de la fructífera Encarnación del Hijo de Dios al 1348 cuando en la egregia ciudad de Florencia, la más bella de todas las ciudades de Italia, llegó la mortífera peste [mortifera pestilenza]. Ésta, enviada sobre los mortales o bien por obra de los cuerpos celestes o bien a causa de nuestras acciones inicuas por la justa ira de Dios para nuestra corrección, había comenzado algunos años antes en las regiones orientales, privándolas de gran cantidad de vivos, y, difundiéndose sin descanso de un lugar a otro, se había extendido miserablemente hacia el Occidente. Y no valiendo contra ella ningún saber ni procedimiento humanos (como la limpieza de la ciudad de muchas inmundicias ordenada por los encargados de ello, la prohibición de entrar en ella a todos los enfermos y los muchos consejos dados para conservar la salubridad), ni valiendo tampoco las humildes súplicas dirigidas a Dios por las personas devotas —no una vez, sino muchas y ordenadas en procesiones o de otras maneras—, casi al principio de la primavera del año 1348 empezó horriblemente y en asombrosa manera a mostrar sus dolorosos efectos. (…) Para curar tal enfermedad no parecía valer ni ser provechoso ningún consejo de médico ni virtud de medicina alguna. (…)

De estas cosas, y de bastantes más, similares o peores, nacieron diversos miedos e imaginaciones en los que quedaron vivos, y casi todos tendían a un remedio muy cruel: esquivar y huir a los enfermos y a sus cosas, y, obrando así, cada cual creía que conseguía la salud para sí mismo. (…)

La peste en Florencia. Detalle de la miniatura que encabeza el Decameron de Boccaccio en la traducción al francés hecha por Laurent de Premierfait en 1414 (París, Bibliothèque nationale de France, Français 239, fol. 1r)

Y en tan gran aflicción y miseria de nuestra ciudad, estaba la reverenda autoridad de las leyes —tanto de las divinas como de las humanas—, toda caída y deshecha por sus ministros y ejecutores, los cuales, como muchos otros hombres, estaban enfermos o muertos o se habían quedado tan privados de servidores que no podían hacer oficio alguno; por lo cual le era lícito a todo el mundo hacer lo que le pluguiese.

Por no hablar de que los ciudadanos se esquivaban, haciendo ascos[1], los unos a los otros; de que casi ningún vecino se preocupaba del otro y de que los familiares raras veces o nunca se visitaban, y de lejos. Con tanto espanto había entrado esta tribulación en el corazón de los hombres y de las mujeres, que un hermano abandonaba al otro, y el tío al sobrino, y la hermana al hermano, y muchas veces la mujer a su marido, y —lo cual es más grave y casi increíble— los padres y madres evitaban visitar y atender a sus propios hijillos, como si no fuesen suyos. Por lo que a quienes enfermaban, que eran una multitud inestimable, tanto hombres como mujeres, ningún otro auxilio les quedaba que o la caridad de los amigos (de los que había pocos), o la avaricia de los criados, que solo servían por gruesos salarios y abusivos contratos —aunque, con todo, no había muchos y los que había eran hombres y mujeres de tosco ingenio y no acostumbrados a tal servicio, de modo que casi no servían para otra cosa que para llevar a los enfermos algunas cosas que pidiesen o mirarlos cuando morían; y sirviendo en tal servicio, se perdían ellos muchas veces con lo ganado—.

Enterramientos durante la Peste Negra en Tournai (Bélgica). Miniatura de Pierart de Tielt (1349-1352) ilustrando la Crónica de Gilles Li Muisis (Bibliothèque Royale de Belgique, Ms. 13076-77, fol. 24v)

(…) Y, además, se siguió de todo ello la muerte de muchos que, por ventura, si hubieran sido ayudados se habrían salvado (…). De los cuales, era en la ciudad tal la multitud de los que de día y de noche morían —tanto por el defecto de los cuidados necesarios, que los enfermos no podían tener, como por la fuerza de la peste—, que causaba estupor oírlo y más mirarlo. Por lo cual, casi por necesidad, nacieron entre los que quedaban vivos cosas contrarias a las primeras (o elementales) costumbres de los ciudadanos. Era costumbre, así como ahora vemos hacer, que las mujeres parientes y vecinas se reuniesen en la casa del muerto y allí llorasen con las más cercanas al difunto y que, por otro lado, delante de la casa del muerto se reuniesen los familiares, los vecinos y muchos otros ciudadanos —y según la posición social del difunto acudía también el clero— y lo llevasen a hombros de sus iguales, con pompa fúnebre de cera y cantos, hasta la iglesia elegida por él antes de morir. Estas cosas, después de que subiese la ferocidad de la peste, cesaron totalmente o en su mayor parte, y otras nuevas sobrevinieron en su lugar. Por lo cual no solo las gentes morían sin mujeres (plañideras) a su alrededor, sino que eran muchos los que de esta vida pasaban a la otra sin testigos; y poquísimos eran aquellos a los que eran concedidos los piadosos llantos y las amargas lágrimas de sus familiares, sino que en su lugar eran más comunes las risas, las bromas y las fiestas —costumbre que las mujeres, abandonada en gran parte la piedad femenina por la salvación de los difuntos, habían aprendido a la perfección—. Y eran raros los cuerpos que eran acompañados a la iglesia por más de diez o doce de sus vecinos; estos, además, no eran llevados a hombros de sus honorables y queridos ciudadanos, sino de una especie de sepultureros (beccamorti) recién surgidos de los estratos inferiores de la sociedad, que se hacían llamar becchini[2] y que hacían este servicio a sueldo. Estos, las más de las veces, llevaban al muerto con presurosos pasos hasta la iglesia más cercana —y no a la que hubiese dispuesto el difunto antes de morir—, detrás de cuatro o seis clérigos, con pocas velas y a veces sin ninguna, los cuales, con la ayuda de los dichos becchini, sin cansarse en un oficio demasiado largo o solemne, lo metían en la primera sepultura vacía que encontraban»

Giovanni Boccaccio, Decameron, prima giornata, intr., 3-3 – traducción propia a partir de la edición de V. Branca, Boccaccio. Decameron, Milán, Mondadori, 1985


[1] El verbo italiano empleado es schifare, que significa tanto “esquivar” como “hacer asco”. Así, la expresión “¡che schifo!” significa “¡qué asco!”.
[2] Becchini, que desde entonces designa a los “sepultureros”, procede del verbo beccare (“picotear”, pero también “conseguir”, “atrapar”, “atrapar”, “cazar”, “pescar”, etc.), del cual se forma la otra palabra que señalo en italiano, beccamorti, que, según este análisis etimológico, vendría a significar algo así como “cazamuertos” o “atrapamuertos” en un sentido similar al de “cazatesoros”, “cazabecas” o “cazaofertas”. Si anteriormente los ritos fúnebres los llevaban a cabo los seres queridos del muerto (orrevoli e cari cittadini, «honorables y queridos conciudadanos»), ahora, debido a la peste y a la crisis de las costumbres, surge este nuevo oficio del sepulturero a sueldo —y, por tanto, sin el debido cuidado y respeto al muerto que antes le brindaban los seres queridos, sino con prisas y anteponiendo su interés económico—: los becchinio beccamorti, que, procedentes de estratos sociales bajos, irían “a la caza de muertos” para ganarse el pan.


Ignacio Cabello Llano

Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU (FPU19/05588) en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la historia medieval; la historia de las mentalidades, la cultura y las religiones; el pensamiento, la filosofía, la religiosidad y la teología medievales; la relación entre lo religioso y lo social-civil-político; las relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en el Mediterráneo medieval, y la filosofía de la religión, cuestiones todas que ha abordado en diferentes estudios. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). ORCID: 0000-0003-1200-6605. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search