La batalla de Olmedo de 1445

La batalla de Olmedo (1445), que tuvo lugar en las cercanías de la villa de Olmedo (Valladolid), enfrentó a Juan II de Castilla y don Álvaro de Luna con parte de la nobleza encabezada por los Infantes de Aragón, en el que se integraría el príncipe don Enrique, futuro Enrique IV de Castilla. 

E tornando a la fabla, fueles rrespondido por los suso dichos, en nombre del rey de Castilla, no tan dulcemente como de primero; e vino a ser que durante estas fablas, en 19 días de mayo de 45, día de Santa Potençiana, acaesçió que el Prínçipe salió con ciertos ginetes al canpo, e fue visto e conoscido, e salieron a él grande tropel de ginetes, con una gruesa batalla en las espaldas, que se dezía ser del conde de Castro, el qual tenía aquel día la guarda de los hervajes. E allegáronse tanto contra el Prínçipe, que ovo de volverse al rreal casi fuyendo; de lo qual el rey de Castilla ovo grande sentimiento.

E acatando que aquello que no era de sufrir, a así mesmo que tenía ya causal del gente para lo rregistir e castigar, mandó armar toda la gente del rreal, e cavalgó e anduvo por todo el rreal, mandando armar la gente e salir al canpo. E vínose para la tienda del condestable, e mandóle que saliese delante en el avanguarda, con su vatalla; el qual salió muy prestamente. E salieron seys esquadrones grande, la una del condestable, que llevaba la avanguarda, e esta yva a mano derecha, con sus alas; la otra vatalla era del Príncipe, con otras dos ala: la una llevaba la gente de don Lope de Varrientos, obispo de Quenca, en que yvan fasta noventa hombres de armas, la otra ala llevaba Juan Pacheco, criado del príncipe, con casi otros tantos. La otra vatalla del conde de Alua e Íñigo López de Mendoza; la otra vatalla era del maestre de Alcántara; la otra vatalla era de Ruy Díaz de Mendoça e Pedro de Mendoça, señor de Almaçán, e la otra vatalla era del Rey de Castilla, que yva en la rreguarda.

Las quales vatallas, en muy buena orden, salieron fasta el medio camino que es entre el dicho rreal e la villa de Olmedo allí quedas las dichas vatallas cerca de una ora, e no salía de Olmedo gente alguna, salvo algunos pocos de honbres de armas que estavan entre las huertas de Olmedo. E desque el Rey de Castilla vido que el rrey de Navarra e ynfante e cavalleros de su opinión no salían de Olmedo, e era ya tarde, que no quedavan más de dos oras de sol, envió mandar al Prínçipe e al condestable que volviesen con sus vatallas al rreal. E poniéndolo en obra, començaronse a volver, e envolviéndose començaron luego a salir de Olmedo, con sus vatallas ordenadas, el rrey de Navarra e ynfante e los dichos cavalleros de su opinión.

Sepulcro del condestable Álvaro de Luna, participante en la batalla de Olmedo de 1445. Tercer cuarto del siglo XV. Capilla de Santiago. Catedral de Toledo

Lo qual se fizo luego saber al Rey de Castilla, e como lo sopo, mandó luego bolver sus vatallas al logar e por la orden que primeramente estavan, e el rrey de Navarra con su vatalla, e con él el conde de Castro, vínose açercando contra la vatalla del Prínçipe, e el ynfante e almirante e conde de Benavente contra la vatalla del condestable. E quando fueron ya vien çerca los unos de los otros, soltaron ginetes así de la una parte como de la otra, los quales travaron escaramuça, por tal manera que yendo cada vatalla en socorro de sus gentes se travó la pelea entre el Príncipe e el rrey de Navarra e conde de Castro. E asý mesmo se travó la pelea entre el ynfante e los suso dichos con la vatalla del condestable.

E travasa asý la pelea, el maestre de Alcántara fue a socorrer a la vatalla del Prínçipe, e el conde de Alua e Íñigo López de Mendoça fueron con su vatalla a socorrer al condestable; e plogo al muy alto Vençedor de las lides e al apóstol Santiago que fueron ende vencidos al rrey de Navarra e ynfante don Enrrique su hermano e todos los otros cavalleros de su valía. E fueron ende presos el almirante, e don Enrique su hermano, e el conde de Castro, e otros cavalleros, non de tanta manera. E fue ende ferido en la mano el ynfante don Enrrique; e ante que sanase de la dicha ferida murió en Calatayud, e la fama era que murió de la dicha ferida. E fue ende ferido Fernando de Quiñones, de lo qual murió. Otros quedaron en el canpo muertos, fasta veinte, que non eran onbres de manera; e otros muchos fueron feridos, que murieron en los logares donde aportaron.

E si la noche no lo atajara, es de creer que fueran muchos más muertos e presos; espeçialmente es de creer que de los prinçipales pocos o nengunos escaparan que no fueran presos. Pero como entró la noche escura, no se conocían los unos a los otros, por tal manera que el rrey de Navarra e el ynfante e el conde de Benavente escaparon e se volvieron a Olmedo. E un escudero que tenía preso al almirante dióle un cavallo e salióse con él de la hueste, e fuése con él fasta que lo puso en saluo en la su villa e fortaleza de Medina de Rioseco. E el rrey de Navarra, e el ynfante su hermano, e los otros cavalleros que con ellos aportaron desvaratados a la villa de Olmedo, mandaron luego cargar lo que pudo llevar de su fardaje, e partiéronse de Olmedo, casi a la media noche; e fueron la villa de Portillo, e dende a Fuentedueña, e dende fueron para Aragón, a la çibdad de Calatayud. E algunos ginetes fueron en alcançe e ovieron dellos algunos presiones, e así mesmo cavallos e armas e otras muchas cosas de su fazienda.

Pedro Carrillo de Huete: Crónica del Halconero de Juan II, ed. y estudio de Juan de Mata Carriazo, Madrid: Espasa-Calpe, 1946, cap. CCCXXXVII, pp. 463-465.


David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015), investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM (2014-2016) y profesor ayudante doctor en la UAM (2017-2021). Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor contratado doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search