La guerra justa, no por justa es menos guerra (san Agustín)

Aunque Agustín de Hipona es recordado por haber reconciliado la ética evangélica con el ejercicio de las armas y por haber «cristianizado» la noción romana de guerra justa, poniendo la carga de la culpa en los móviles y los medios de la guerra y no en la guerra en sí misma (véase el pasaje Quid culpatur in bello), lo cierto es que siempre consideró la guerra como algo intrínsecamente malo y deplorable, como una realidad que tenía su origen en el mismo mal y en el pecado del hombre. Podríamos decir que, para Agustín, la guerra justa, no por justa era menos guerra, con todo lo que de calamitoso tienen las guerras. Así, en De ciuitate Dei, Agustín señala que toda guerra, incluidas las justas, constituye un motivo de dolor:

Miniatura de San Agustín, con las insignias episcopales y sujetando un libro, en un folio de un Antifonario italiano de finales del siglo XIII o comienzos del XIV. Arrodillada ante él puede verse de forma casi imperceptible una figura humana alargando su mano hacia el libro que sujeta el Hiponense. Fuente.

«“Pero el sabio”, nos dicen, “solo emprenderá guerras justas”. ¡Como si el sabio no debiera dolerse mucho más —si recuerda que es humano— por el hecho de que exista la necesidad de guerras justas! […] Males como éstos, tan enormes, tan horrendos, tan despiadados, cualquiera que los considere con dolor debe reconocer que son una desgracia. Quien, por el contrario, llegue a sufrirlos o pensarlos sin sentir dolor en su alma, se cree feliz cuando en realidad se encuentra en una desgracia mucho mayor: la de haber perdido el sentido humano» (Augustinus Hipponensis, De ciuitate Dei, XIX, 7).

Traducción propia a partir de la edición de B. Dombart y A. Kalb, 1955 (CCSL, 47-48): «Sed sapiens, inquiunt, iusta bella gesturus est. Quasi non, si se hominem meminit, multo magis dolebit iustorum necessitatem sibi extitisse bellorum […]. Haec itaque mala tam magna, tam horrenda, tam saeua quisquis cum dolore considerat, miseriam fateatur; quisquis autem uel patitur ea sine animi dolore uel cogitat, multo utique miserius ideo se putat beatum, quia et humanum perdidit sensum» (Augustinus Hipponensis, De ciuitate Dei, XIX, 7).


Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). ORCID: 0000-0003-1200-6605. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search