Sobre los sepulcros, según Isidoro de Sevilla

Sepulcro deriva de sepultus (enterrado). En un principio, cada difunto era enterrado en su propia casa. Con el paso del tiempo esto fue prohibido por las leyes, para que el hedor no inficionara con su contacto los cuerpos de los vivos. Recibe también el nombre de monumentum, porque hace pervivir en la mente (mentem monere) el recuerdo del difunto, pues cuando no ves un monumento funerario se realiza lo que está escrito (Sal 31,12): «He sido expulsado de su corazón como un muerto». En cambio, cuando lo contemplas, te viene a la memoria y te lleva al recuerdo del difunto. Por lo tanto, monumentum es el recuerdo que sirve de advertencia a la memoria.

El vocablo tumulus viene a ser como tumens tellus (tierra levantada). Sarcófago es palabra griega que indica que allí se consumen los cuerpos; pues en griego sárx significa «carne», y phageín, «comer». Los mausoleos son los sepulcros o monumentos de los reyes. Es nombre derivado de Mausolo, rey de los egipcios, a cuya muerte su esposa mandó erigir un sepulcro de una grandeza y una hermosura tan admirables, que hasta el día de hoy todos los monumentos excepcionales se denominan «mausoleos» por el nombre de aquel rey. La pirámide es un tipo de sepulcro cuadrado y de una altura superior a cuanto puede levantar la mano del hombre; de ahí que, escapando a la medida de las sombras, se diga que no tiene sombra alguna. La forma de estos edificios es tal que comienzan en una base ancha y terminan en punta, como el fuego; en griego, «fuego» se dice pyr. Estas construcciones son propias de Egipto. Entre los antiguos, los poderosos eran enterrados bajo los montes o encima de ellos. De aquí surgió la costumbre de levantar pirámides sobre los cadáveres o de erigir ingentes columnas.

Sevilla, Isidoro de: Etimologías, texto latino, versión española y notas por José Oroz Reta y Manuel-A. Marcos Casquero; introducción general por Manuel C. Díaz y Díaz, Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 2004. lib. XV, cap. 11, p. 1083.


David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015) e investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM. Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor ayudante doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search