El vínculo providencial existente entre Augusto y Cristo según Paulo Orosio

En torno a los años 416-417, Paulo Orosio, primer historiador hispano, escribió, por encargo de Agustín de Hipona, siete libros de Historias contra los paganos. Al cabo del libro sexto estableció un vínculo, para él providencial, entre Augusto y Cristo; entre la unidad política y la paz logradas por el primero y la obra salvífica llevada a cabo por Dios encarnándose en el segundo; entre el Imperio y la fe en el Dios Encarnado. Así, tras haber afirmado en el capítulo 20 que «el imperio de César había sido preparado para la gracia de la futura venida de Cristo» y que «este hombre, que trajo el signo de la paz y asumió la dignidad del poderío en el mismo día en que, poco después, iba Aquél a manifestarse al mundo, había sido predestinado por el ordenamiento secreto de los acontecimientos para el servicio de Su preparación»[1], en el capítulo 22 escribe lo siguiente:

Retrato de Orosio en un códice de sus Historiae copiado en la segunda mitad del s. XI (a. q. 1084) en Saint-Evre-lès-Toul (Múnich, Bayerische Staatsbibliothek, Clm 10292, fol. 2v).

«En aquella época, es decir, en aquel año en que César consiguió establecer, por disposición de Dios, una paz firmísima y verdadera, nació Cristo, cuya llegada fue favorecida por esta misma paz y en cuyo nacimiento los ángeles cantaron exultantes —oyéndoles los hombres—: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”. En aquella misma época en la que nació entre los hombres el verdadero Señor de todo el género humano, aquél en quien había confluido el mando supremo de todas las cosas, no consintió —es más, no osó— ser llamado “Señor de los hombres”. [6] También en ese mismo año en que el propio Dios se dignó mostrarse y ser como hombre, el mismo César, a quien Dios había predestinado para estos tan grandes misterios, ordenó entonces por primera vez que se hiciera un censo de todas y cada una de las provincias y que fueran censadas todas las personas. Entonces, por tanto, nació Cristo e inmediatamente después de nacer fue inscrito en el censo romano. [7] Ésta es la primera y más clara declaración que, mediante esta inscripción en la que Aquel que había creado a todos los hombres quiso encontrarse con el hombre y hacerse contar entre los hombres, selló a César como señor universal y a los romanos, individual y colectivamente considerados, como dueños del mundo, lo cual nunca, desde la creación y desde el origen del hombre, había sido concedido en tal medida ni al imperio babilonio ni al macedónico, por no citar otros más pequeños. [8] Y no cabe duda de que todos los que tengan inteligencia, fe y capacidad de discernimiento están en condiciones de ver claramente que ha sido nuestro Señor Jesucristo el que, tras hacer crecer por su voluntad esta ciudad y defenderla, la ha llevado al culmen de su poderío, pues suyo quiso ser por encima de todo cuando vino a este mundo, debiendo en verdad ser llamado ciudadano romano, en virtud de su inscripción en el censo romano. [9] Y, dado que hemos llegado al momento en que el Señor Cristo iluminó este mundo con su llegada y consiguió para César un imperio en paz, concluiré este libro sexto [10] para abarcar en el libro séptimo, si es que lo puedo hacer con la ayuda de Dios, la época cristiana que germina y crece cada vez más entre las manos de sus propios detractores y que, a pesar de estar destinada a servir de provecho a estos mismos a los que nos vemos obligados a contestar, es atacada con sus invectivas. Y también para hablar ahora, yo que no he callado desde el primer momento que los hombres pecan y son castigados precisamente por sus pecados, de las persecuciones cristianas que han ocurrido y de los castigos que han seguido a esas persecuciones, sin contar el hecho de que todos los hombres, como género, están inclinados hacia el pecado y por ello, como individuos, son arrebatados hacia él».

Orosius, Historiae aduersum paganos, VI, 22, 5-11 – traducción propia, tomando como base la de E. Sánchez Salor (1982, Biblioteca Clásica de Gredos 53-54), a partir de la edición de M.-P. Arnaud-Lindet, Orose, Histoires contre les Païens, París, Les Belles Lettres, 1990-1991, 3 tomos.

Final del libro sexto de las Storie Pauli Horosi en el famoso Códice de Roda, de finales del siglo X o principios del siglo XI (Madrid, Real Academia de la Historia, Cod. 78, fols. 120v-121r).

«Igitur eo tempore, id est eo anno quo firmissimam uerissimamque pacem ordinatione Dei Caesar conposuit, natus est Christus cuius aduentui pax ista famulata est, in cuius ortu audientibus hominibus exultantes angeli cecinerunt “Gloria in excelsis Deo, et in terra pax hominibus bonae uoluntatis”. Eodemque tempore hic ad quem rerum omnium summa concesserat dominum se hominum appellari non passus est, immo non ausus, quo uerus dominus totius generis humani inter homines natus est. [6] Eodem quoque anno tunc primum idem Caesar quem his tantis mysteriis praedestinauerat Deus censum agi singularum ubique prouinciarum et censeri omnes homines iussit, quando et Deus homo uideri et esse dignatus est. Tunc igitur natus est Christus, Romano censui statim adscriptus ut natus est. [7] Haec est prima illa clarissimaque professio quae Caesarem omnium principem Romanosque rerum dominos singillatim cunctorum hominum edita adscriptione signauit, in qua se et ipse qui cunctos homines fecit inueniri hominem adscribique inter homines uoluit: quod penitus numquam ab Orbe condito atque ab exordio generis humani in hunc modum, ne Babylonio quidem, uel Macedonico, ut non dicam minori cuiquam regno, concessum fuit. [8] Nec dubium quoniam omnium cognitioni fidei inspectionique pateat quia Dominus noster Iesus Christus hanc urbem nutu suo auctam defensamque in hunc rerum apicem prouexerit, cuius potissime uoluit esse cum uenit, dicendus utique ciuis Romanus census professione Romani. [9] Quamobrem quia ad id temporis peruentum est quo et Dominus Christus hunc mundum primum aduentu suo inlustrauit regnumque Caesari tranquillissimum dedit, hunc quoque sextum libellum hoc fine concluserim, [10] ut germinantia tempora Christiana magisque inter reprimentum manus crescentia et quae adhuc in prouectu posita horum ipsorum, quibus haec respondere cogimur, insectatione mordentur, septimo libello, si tamen adiuuante Domino suffecero, conprehendam, [11] ut, quoniam ab initio et peccare homines et puniri propter peccata non tacui, nunc quoque, quae persecutiones Christianorum actae sint, et quae ultiones secutae sint, absque eo quod omnes ad peccandum generaliter proni sunt atque ideo singillatim corripiuntur, expediam» (Orosius, Historiae aduersum paganos, VI, 22, 5-11).


[1] «Vt per omnia uenturi Christi gratia praeparatum Caesaris imperium conprobetur» y «Quid fidelius ac uerius credi aut cognosci potest, concurrentibus ad tantam manifestationem pace, nomine, die, quam hunc occulto quidem gestorum ordine ad obsequium praeparationis eius praedestinatum fuisse, qui eo die quo ille manifestandus mundo post paululum erat, et pacis signum praetulit, et potestatis nomen adsumpsit?» (Orosius, Historiae aduersum paganos, VI, 20, 4 y 8).



Citar este post
Ignacio Cabello Llano (2021, 25 noviembre). El vínculo providencial existente entre Augusto y Cristo según Paulo Orosio. Fontes Medii Aevi. Recuperado 20 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/osp5

Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). Página personal. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search