El fin de la dinastía merovingia y el acceso de los carolingios al poder

Se considera que el linaje de los merovingios, en el que los francos solían elegir sus propios reyes, se mantuvo en el poder hasta el rey Childerico, quien, por orden de Esteban, el pontífice de Roma, fue depuesto, rapado y confinado en un monasterio. Aunque pueda parecer que este linaje acabó en él, en realidad hacía ya tiempo que carecía de fuerza alguna y no ostentaba más distinción que un vano título de rey. De hecho, tanto las riquezas como el poder del reino estaban en manos de los prefectos de palacio, que eran llamados mayordomos, a los que correspondía la máxima autoridad. Al rey, por lo tanto, solo le quedaba la satisfacción de su título real y de sentarse en el trono con su larga cabellera y su barba crecida y adoptar la actitud de gobernante: concedía audiencias a los legados que venían de uno u otro lugar y, cuando partían, les daba respuestas que le habían sido indicadas o incluso impuestas aparentando que eran decisión propia. Excepto un título real inútil y una renta para la manutención muy precaria, que el prefecto de palacio le asignaba como mejor le parecía, el rey no tenía más que una única propiedad, por lo demás muy poco rentable (…).

En la época en que Childerico fue depuesto, este cargo [de prefecto de palacio] lo ejercía, como si ya fuera hereditario, Pipino [el Breve], el padre del rey Carlos. De hecho, el padre de Pipino, Carlos [Martel], ocupó dignamente este mismo puesto, que, a su vez, le había sido legado por su propio padre Pipino [de Heristal]. Este Carlos [Martel] fue el que derrotó a los tiranos que reclamaban para sí el dominio de todo el territorio franco y que en dos grandes batallas –una en Aquitania, junto a la ciudad de Poitiers, y la otra en las cercanías de Narbona, junto al río Berra– venció a los sarracenos que intentaban invadir la Galia, obligándoles a volver a Hispania.

Y es que el pueblo no solía conceder este cargo tan honorable más que a aquellos que sobresalían por su esclarecido linaje y sus copiosas riquezas. Durante algunos años, bajo el reinado, por así decirlo, del mencionado Childerico, este cargo lo habían ocupado conjuntamente y en total acuerdo Pipino, el padre del rey Carlos y su hermano Carlomán, ya que les había sido legado a ambos por su abuelo y su padre. Pero Carlomán, por razones difíciles de precisar, si bien parece que movido por el deseo de llevar una vida contemplativa, dejó la pesada carga del gobierno de un reino temporal para irse a retirar a Roma (…). Pipino, por su parte, fue elevado de prefecto de palacio a la dignidad real por la autoridad del pontífice de Roma y gobernó en solitario sobre los francos durante unos quince años o incluso más. (….) Pipino murió de hidropesía en París dejando dos hijos: Carlos y Carlomán, a los que correspondió, por voluntad divina, la sucesión del reino.

Eginhardo: Vida de Carlomagno, traducción de Alejandra de Riquer, Madrid: Gredos, 1999, caps. 1-3, pp. 57-61.


David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015) e investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM. Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor ayudante doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search