La sustitución del rito hispano por el rito romano por Alfonso VI según diversas crónicas

Detalle del Officium in Nativitate Sancti Iohannis Babtiste del Antifonario de León (Archivo de la Catedral, cód. 8, fol. 215r). Vemos, en concreto, el canto de ofertorio (denominado sacrificium) de la missa de la solemnidad de San Juan Bautista (24 de junio), del cual dijo Jesús: «En verdad os digo que no ha surgido entre los nacidos de mujer nadie mayor que Juan el Bautista» (Mt 11,11); debajo, una miniatura en la que, precisamente, está representado el momento del ofertorio.

La antigua liturgia hispana —conocida también, aunque de forma más impropia, como liturgia visigótica o liturgia mozárabe—, de uso común en Hispania desde los siglos III-IV y hasta finales del siglo XI, y cuya época dorada fue el «largo siglo VII» (desde mediados del s. VI hasta finales del VII), fue reemplazada por el rito romano a instancias de los pontífices Alejandro II (1061-1073) y Gregorio VII (1073-1085). Ofrecemos a continuación cuatro versiones de lo acontecido: una del primer cuarto del siglo XII; otra del segundo tercio del siglo XII; otra a caballo entre los siglos XII y XIII, y otra de mediados del XIII.

Historia Compostellana (1120-1121)

Al comienzo del segundo libro de la Historia Compostellana, Giraldo, canónigo francés del equipo de Diego Gelmírez que escribe en torno al 1120-1121, se refiere a la época en que estaba vigente la liturgia hispana en tono despectivo:

«Y no es de extrañar, siendo por aquel entonces casi toda España ruda e ignorante, pues ningún obispo de los hispanos rendía entonces algún servicio u obediencia a nuestra madre la Santa Iglesia romana. España seguía la ley toledana, no la romana, pero después de que Alfonso, rey de buena memoria, entregase a los hispanos la ley y las costumbres romanas, desde entonces, borradas por completo las tinieblas de la ignorancia, empezaron a desarrollarse entre los hispanos las fuerzas de la Santa Iglesia. ¿Para qué recordar que los anteriores prelados de la iglesia de Santiago fueron rudos e ignorantes? En efecto, en tiempos de la ley toledana llegó a España un cardenal y legado de la santa iglesia romana para ver qué ciencia, qué religión y qué costumbre eclesiástica había allí»[1].

En un pasaje anterior de la Historia, Nuño Alfonso había escrito (c. 1107-1113) que en tiempos del obispo Diego Peláez, elevado a la cátedra episcopal por el rey Sancho II el Fuerte (reg. 1065-1072), «el rito toledano fue olvidado y fue aceptado el rito romano»[2].

Chronicon regium Legionensium (1130-1153)

Pelayo de Oviedo (ep. 1101-1130, † 1153), en su relato del reinado de Alfonso VI escribe:

«Entonces, el rey Alfonso envió a toda prisa nuncios a Roma, al Papa Ildebrando, llamado Gregorio VII, e hizo esto porque quería implantar en todo su reino el rito [misterium] romano. Así pues, el mencionado pontífice hizo que se trasladara a España su cardenal Ricardo, abad de Marsella. Este celebró un concilio cerca de Burgos y confirmó el rito [misterium] romano en todo el reino del rey Alfonso. Era 1114 [a. 1076]»[3].

Chronica Naierensis (p. q. 1173/76 – a. q. 1232)

En la Crónica Najerense, fechable entre 1173/76 y 1232, leemos lo siguiente:

«Así pues, el mencionado rey Alfonso, tras asumir el gobierno de los reinos, envía una embajada a Roma al papa Aldebrando, quien recibía el sobrenombre de Gregorio VII, para que implantara la celebración por rito romano en todo su reino. Entonces el papa se acordó de su cardenal Ricardo, abad marsellés, y lo envió a Hispania; este celebró en la ciudad de Burgos un concilio de obispos y nobles y mandó que el oficio se celebrara según el rito romano en todo el reino del rey antes mencionado. En la era 1115 [a. 1077], el Domingo de Ramos, en Burgos lucharon dos caballeros, uno del rey Alfonso en defensa de la ley de Roma y el otro castellano, Lope Martínez de Matanza, en defensa de la ley de Toledo, y fue vencido el caballero del rey. Además, mientras ellos estaban aún luchando, se encendió un gran fuego en medio de la plaza y se echaron en él los dos misales —el uno que contenía el oficio romano y el otro que contenía el oficio toledano— con la condición de que se implantara el oficio del misal que saliera indemne del fuego. Pero como quiera que el toledano dio un gran salto fuera del fuego, al punto el rey, airado, lo devolvió de una patada diciendo: “A la voluntad de los reyes se doblan los cuernos de las leyes”»[4].

Detalle del Liber commicus, que contenía las lecturas de la misa de todo el año, en el que, junto a la Lectio libri Genesis, vemos una miniatura que representa el sacrificio de Isaac de Gn 22 (Madrid, RAH, cod. 22, fol. 93r).

Historia Gothica de Jiménez de Rada (c. 1241-1242)

El relato más completo de «la sustitución del oficio toledano» nos lo da, en torno a 1241-1242, Jiménez de Rada, en su Historia Gothica, primera parte de su Historia de rebus Hispaniae. Allí relata los persistentes esfuerzos de Alfonso VI (reg. 1065-1072 y 1072-1109), instigado por su mujer Constanza de Borgoña, por adoptar la liturgia romana (aquí llamada francesa) en reemplazo del toledano:

«Como todavía entonces se observaba en toda España la escritura gótica, la traducción del Salterio y el oficio de la misa instituido por Isidoro y Leandro, que junto con la escritura y la traducción se conoce por toledano, Alfonso, a instancias de su esposa la reina Constanza, que era de tierras francesas, envió una delegación a Roma para pedir al Papa Gregorio VII que, una vez derogado en España el oficio toledano, fuera sustituido por el romano o francés. […] [25] Gregorio VII, del que he hablado, atendiendo a la petición del rey Alfonso, le envió a Ricardo, abad de San Víctor de Marsella, para que organizara, de acuerdo con las directrices eclesiásticas, las iglesias de España que andaban sin concierto tras tantas calamidades. Este empezó a comportarse con cierta ligereza, llevando a cabo su misión con poca escrupulosidad. Al observar esto el obispo electo de Toledo [sc. Bernardo de Cluny, ep. 1086-1124], arriesgándose a los peligros de un viaje por tierra y mar, se presentó ante el Romano Pontífice. Pero en lugar de Gregorio VII, que había seguido el camino de todos los mortales, se encontró con su segundo sucesor en la sede apostólica, Urbano II. Acogido por éste con cariño y afabilidad, mereció la consagración, el palio y el privilegio, y, confirmado como primado de España y tras recibir la bendición de la sede apostólica, regresó por Tolosa, donde celebró un concilio con los obispos de la Galia Gótica y el arzobispo de Narbona. Marchando desde allí a España a través de los Pirineos, se hizo cargo del gobierno de todas las iglesias de España y, convocados los obispos, consagró la iglesia de Toledo en honor de Santa María Siempre Virgen, los santos apóstoles Pedro y Pablo, la Santa Cruz y el protomártir San Esteban, el día 25 de octubre, esto es, en la festividad de los Santos Crispín y Crispiniano, y puso sobre el altar mayor muchas y valiosas reliquias que había traído de la sede apostólica y otras que le habían entregado el rey y la reina de su tesoro y del de sus antepasados, por cuyos favores aún hoy se regocija el pueblo cristiano. Pero, como Ricardo, el enviado papal, no mostraba mucho criterio en algunos asuntos, empezó a minarle su autoridad y poder hasta que Ricardo fue apartado de su misión y llamado a Roma por el Papa Urbano II.

Pero antes de su destitución andaba alborotado el clero y el pueblo de toda España porque el legado y el rey los presionaban para que adoptaran el oficio francés; y, habiéndose reunido un día fijado previamente el rey, el primado, el legado y una gran afluencia del clero y del pueblo llano, se produjo un grave enfrentamiento, pues mientras el clero, el ejército y el pueblo se negaban rotundamente a que se cambiase el oficio, el rey, instigado por la reina, defendía lo contrario amenazándoles con toda clase de calamidades. Finalmente la firmeza del ejército fue decisiva para que se acordase poner fin a la disputa mediante un duelo. Y habiéndose escogido dos caballeros para que lucharan uno por el rey en defensa del oficio francés y otro por el pueblo y el ejército en defensa del toledano, fue vencido en el duelo el caballero del rey, estallando el júbilo del pueblo porque había triunfado el caballero del oficio toledano.

Pero el rey se vio presionado por la reina Constanza, que perseveró en su propósito pretextando que el duelo no había sido legal. El caballero que había luchado por el oficio toledano era de la casa de Matanza, cerca del Pisuerga, cuya familia todavía existe. Como surgiera una fuerte protesta por parte del ejército y el pueblo, finalmente se llegó al acuerdo de arrojar el libro del oficio toledano y el libro del oficio francés a una gran hoguera. Y tras decretarse por el primado, el legado y el clero un ayuno general, y habiendo rezado todos con gran devoción, ardió en el fuego el libro del oficio francés y, ante la mirada de todos, que alababan al Señor, saltó fuera de las llamas el libro del ofició toledano sin haber sufrido un rasguño ni la más ligera quemadura.

Pero como el rey era perseverante y llevaba siempre a la práctica lo que pensaba, sin dejarse amedrentar por el milagro ni convencer por los ruegos, mantuvo su resolución y ordenó, bajo pena de muerte o de suplicio de los que se opusieran, que el oficio francés fuera observado en todos los rincones de su reino. Y en medio del llanto y de la desolación. de todos nació este dicho: “A donde quieren los reyes van las leyes”.

Y desde entonces el oficio francés, tanto en el Salterio como en lo demás, fue observado en las Españas, donde nunca antes había tenido vigor, aunque en algunos monasterios se conservó el otro durante algún tiempo y aún hoy se sigue entonando su traducción del Salterio en muchas catedrales y monasterios. Después que Ricardo fuera apartado de su misión, comenzó el primado Bernardo a organizar las iglesias de las Españas»[5].


[1] «Nec mirum, cum tunc temporis tota fere Hispania rudis et illiterata esset; nullus equidem Hispanorum episcopus Sancte Romane Ecclesie matri nostre seruicii uel obedientie quicquam tunc reddebat. Hispania Toletanam non Romanam legem recipiebat. Sed postquam A. rex bone memorie Romanam legem Romanas que consuetudines Hispanis contradidit, ex tunc, utcumque obliterata quadam nebula inscientie, Sancta Ecclesie uires in Hispanis pullulare ceperunt. Quid enim memorem rudes et imperitos anteriores ecclesie beati Iacobi fuisse prelatos? Tempore siquidem Toletane legis quidam cardinalis atque legatus Sancte Romane Ecclesie uenit in Hispaniam, ut uideret, quid scientie, quid religionis, quid ue consuetudinis ecclesiastice ibi haberetur» (Historia Compostellana, II, 1). Edición y traducción de Emma Falque Rey, 1988 (CCCM 70) y 1994, Historia Compostelana, Madrid, Akal.

[2] «In hoc tempore apud Hispanos lex Toletana obliterata est et lex Romana recepta» (Historia Compostellana, I, 2,12).

[3] «Tunc Adefonsus rex uelociter Romam nuncios misit ad Papam Adaldebrandum cognomento septimus Gregorius. Ideo fecit quia romanum misterium habere uoluit in omni regno suo. Memoratus itaque ipse cardinalem suum Ricardum, abbatem Marsiliensem, in Ispania transmisit; qui apud burgensem urbem concilium celebrauit confirmauitque romanum misterium in omni regno regis Adefonsi. Era millesima centesima decima cuarta» (Pelagius Ouetensis, Chronicon regum Legionensium, Adefonsus VI). Edición y traducción de F. J. Fernández Conde (2020), Pelayo de Oviedo: edición crítica de la Chronica y su pensamiento político, Gijón, Ediciones Trea. No difiere demasiado de la publicada por B. Sánchez Alonso (1924), Crónica del Obispo Don Pelayo, Madrid, Sucesores de Hernando, en línea: <http://hdl.handle.net/10651/32006> [accedido: 10/11/2021].

Tunc Adefonsus rex uelociter Romam nuncios misit ad Papam Aldebrandum cognomento Septimus Gregorius; ideo hoc fecit, quia romanum misterium habere uoluit in omni regno suo. Memoratus itaque Papa cardinalem suum Ricardum, Abbatem Marsiliensem, in Ispania transmisit. Qui apud Burgensem urbem Concilium celebrauit confirmauitque romanum misterium in omni regno regis Adefonsi Era MCXIIII» (Pelagius Ouetensis, Chronicon regum Legionensium, Adefonsus VI).

[4] «Prefatus itaque rex Aldefonsus postquam regnorum suscepit regimina, nuntios Romam misit ad papam Aldebrandum, qui cognominatus est Gregorius septimus, ut Romanum ministerium in omni regno suo constitueret celebrandum. Memoratus itaque papa cardinalem suum Ricardum abbatem Massiliensem in Yspaniam misit; qui apud Burgensem ciuitatem nobile et generale concilium celebrans diuinum officium iuxta Romanam consuetudinem in omni regno predicti regis haberi mandauit. Era MCXVa in Dominica de ramis palmarum apud Burgis pugnauerunt duo milites, unus regis Aldefonsi pro lege Romana et alter Castellanus, scilicet Lupus Martinez de Matanza, pro lege Toletana; et uictus est miles regis. Super quo illis adhuc contendentibus, accenso magno igne in platee medio missi sunt in eum duo libri, unus Romanum officium continens alter uero officium continens Toletanum, sub tali conditione: ut cuius modi liber ignem illesus euaderet, eius officium teneretur. Set cum Toletanus magnum extra ignem saltum dedisset, mox rex iratus illum in ignem pede reiciens dixit: “ad libitum regum fletantur cornua legum”» (Chronica Naierensis, III, 18). Edición y traducción de J. A. Estévez Sola, 1995 (CCCM 71A) y 2003, Crónica Najerense, Madrid, Akal.

[5] «Et quia adhuc littera Gothica et translatio Psalterii et officium misse institutum ab Isidoro et Leandro, quod cum translatione et littera dicitur Toletanum, per totam Hispaniam seruabantur, ad instanciam uxoris sue regine Constancie, que erat de partibus Galliarum, misit Romam ad Gregorium Papam VII ut in Hispaniis onmisso Toletano Romanum seu Gallicanum officium seruaretur. Bernardus autem Toletane ecclesie electus fuit de Agennensi territorio oriundus, scilicet, de oppido Saluitatis. […] [25] Gregorius autem septimus, de quo diximus, ad peticionem regis Aldefonsi misit quendam Ricardum, abbatem sancti Victoris Marsilensis, ut ecclesias Hispanie tot persecucionibus perturbatas ecclesiastico moderamine ordinaret. Qui minus religiose officium peragens cepit irregularius se habere. Quod atendens Toletanus electus per maris et terre pericula se Romani Pontificis conspectui presentauit; et Gregorio VIIº uiam uniuerse carnis ingresso inuenit Vrbanum secundum in sede apostolica substitutum; a quo gratanter et benigne susceptus, consecrationem, pallium et priuilegium optinuit, et primas institutus Hispaniarum et apostolice sedis benedictione suscepta, per Tolosam rediens ibidem cum episcopis Gothice Gallie et Narbonensi archiepiscopo concilium celebrauit; inde per Pireneum in Hispanias transiens, omnium ecclesiarum Hispanie curam gessit, et statuto die in festo, scilicet, sanctorum Crispini et Crispiniani, VIIIº kalendas Nouembris, in honore beate Marie semper Virginis et beatorum apostolorum Petri et Pauli et sancte Crucis et beati Stephani prothomartiris, Toletanam ecclesiam conuocatis episcopis dedicauit et in maiori altari multas et preciosas reliquias, quas a sede apostolica atulerat et quas rex et regina de suis et patrum suorum thesauris optulerant, collocauit, quorum hodie beneficiis letatur populus christianus. Verum quia Ricardus legatus se gerebat in aliquibus minus caute, religione et auctoritate compescuit atemptata, adeo quod ille Ricardus legatione priuatus fuit ab Vrbano sunmo Pontifice reuocatus. Verum ante reuocationem clerus et populus tocius Hispanie turbabatur, eo quod Gallicanum officium suscipere a legato et principe cogebantur; et statuto die rege, primate, legato, cleri et populi maxima multitudine congregatis, fuit diucius altercatum, clero, milicia et populo firmiter resistentibus ne officium mutaretur, rege a regina suaso contrarium minis et terroribus intonante. Ad hoc ultimo res peruenit militari pertinacia decernente, ut hec dissensio duelli certamine sedaretur. Cumque duo milites fuissent electi, unus a rege, qui pro officio Gallicano, alter a milicia et populis, qui pro Toletano pariter decertarent, miles regis ilico uictus fuit, populis exultantibus quod uictor erat miles officii Toletani. Set rex adeo fuit a regina Constancia stimulatus quod a proposito non discessit, duellum iudicans ius non esse. Miles autem qui pugnauerat pro officio Toletano fuit de domo Matancie prope Pisoricam, cuius hodie genus extat. Cumque super hoc magna sedicio in milicia et populo oriretur, demum placuit ut liber officii Toletani et liber officii Gallicani in magna ignis congerie ponerentur; et indicto omnibus ieiunio a primate, legato et clero et oratione ab omnibus deuote peracta, igne consumitur liber officii Gallicani et prosiliit super omnes flammas incendii, cunctis uidentibus et Deum laudantibus, liber officii Toletani illesus omnino et a combustione incendii alienus. Set cum rex esset magnanimus et sue uoluntatis pertinax executor, nec miraculo territus nec supplicatione suasus uoluit inclinari, set mortis supplicia et direptionem minitans resistentibus precepit ut Gallicanum officium in omnibus regni sui finibus seruaretur. Et tunc cunctis flentibus et dolentibus prouerbium inoleuit: “Quo uolunt reges uadunt leges”. Et ex tunc Gallicanum officium tam in Psalterio quam in aliis, numquam ante susceptum, fuit in Hispaniis obseruatum, licet in aliquibus monasteriis fuerit aliquanto tempore custoditum, et etiam translatio Psalterii in plurimis ecclesiis cathedralibus et monasteriis adhuc hodie recitatur. Ricardo itaque legatione priuato primas Bernardus cepit in Hispaniis ecclesias ordinare» (Rodericus Ximenius de Rada, Historia Gothica, VI, 24-25). Edición y traducción de J. Fernández Valverde, 1987 (CCCM 72) y 1989, Historia de los hechos de España, Madrid, Alianza.


Ignacio Cabello Llano

Ignacio Cabello Llano (1996), Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la Historia medieval; la Historia del pensamiento y las ideas; la Historia cultural y de las mentalidades; la Historia y la Filosofía de las religiones; el Pensamiento, la cultura y la cosmovisión medieval: teología, política, filosofía, religiosidad y liturgia, y las Relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en la Edad Media. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). ORCID: 0000-0003-1200-6605. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search