Poema de al-Abiwārdī (m. 1113) sobre los efectos de la primera cruzada

Conquista de Jerusalén en 1099. Detalle de la Historia Ierosolimitana de Guillermo de Tiro (m. 1186). Fuente: Londres, British Library, Yates Thompson 12, fol. 40v.

El historiador Ibn al-Aṯīr (1160-1233), en su relato de la conquista de Jerusalén, menciona estos versos del poeta Al-Abiwārdī (m. 1113), lamentándose —como hiciera al-Harawī— por la pérdida de Jerusalén y por la falta de respuesta islámica ante la desgracia:

«Hemos mezclado la sangre con las lágrimas que fluyen, y no queda lugar para la piedad.
Derramar lágrimas es la peor arma de un hombre cuando las espadas atizan el fuego de la guerra.
Hijos del Islam, detrás de vosotros hay batallas en las que rodaron cabezas a vuestros pies.
¿Os atrevéis a dormir a la sombra de una beata seguridad, donde la vida es suave como una flor de huerto?
¿Cómo puede el ojo dormir entre los párpados en un momento de desastres que despertarían a cualquier durmiente,
cuando vuestros hermanos de Siria solo pueden descansar [muertos] sobre las espaldas de los que cargan [sus cadáveres] o en el vientre de los buitres?
Los rumī se alimentan de nuestra ignominia, ¿y mientras vosotros seguís el tren de una vida placentera, como hombres cuyo mundo está en paz?
[…] Esto es la guerra, y aquellos que eviten el torbellino para salvar sus vidas, crujirán sus dientes arrepentidos.
Esto es la guerra, y la espada del infiel esta desnuda en su mano, lista para ser hundidas una vez más en cuellos y cráneos.
Esto es la guerra, y el que yace en la tumba de Medina [Mahoma]
parece levantar la voz y llorar: “¡Oh hijos de Hāšim [bisabuelo de Mahoma]!
Veo a mi pueblo lento para levantar sus lanzas contra el enemigo;
veo que la fe descansa sobre pilares débiles.
Por miedo a la muerte, los musulmanes evitan el fuego de la batalla,  negándose a pensar que la muerte también los golpeará a ellos”.
Los campeones de los árabes están dispuestos a sufrir la ofensa, ¿y los valientes persas cierran así los ojos ante la ignominia?».

Traducido a partir de F. Gabrieli, Storici arabi dele crociate, Turín, Einaudi, 1969, p. 14.


Ignacio Cabello Llano

Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU (FPU19/05588) en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la historia medieval; la historia de las mentalidades, la cultura y las religiones; el pensamiento, la filosofía, la religiosidad y la teología medievales; la relación entre lo religioso y lo social-civil-político; las relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en el Mediterráneo medieval, y la filosofía de la religión, cuestiones todas que ha abordado en diferentes estudios. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). ORCID: 0000-0003-1200-6605. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search