La Iglesia y las herejías, según Isidoro de Sevilla

La Iglesia tiene, a causa de Cristo, dos clases de sufrimientos; esto es: unos, los que padece en los mártires de parte de los paganos; otros, los que soporta en los diversos conflictos con los herejes. Mas unos y otros los supera con la gracias de Dios; en parte, aguantándolos; en parte, haciéndoles frente (…). Con motivo del error de la herejía, la Iglesia ha acrecentado su solidez doctrinal, puesto que antes solo tenía lugar la fe sencilla. Así, pues, con ocasión de las herejías se incrementaron los doctores de la fe y por causa de las argucias heréticas fueron en aumento los maestros de la Iglesia. Porque entonces se expresa con mayor claridad la afirmación del dogma cuando se presenta cualquier tipo de disensión.

Se llama católica la santa Iglesia porque está universalmente extendida por todo el mundo. En efecto, las iglesias de los herejes se limitan a unas regiones del mundo. (…) ¿Qué otros son los herejes sino aquellos que, tras haber abandonado la Iglesia de Dios, formaron comunidades particulares? (…) ¿Por qué causa se produce el hecho de la herejía? Para ejercitar la fe. Pero el camino por que el que se consuma es la oscuridad de las divinas Escrituras, por la cual, ofuscados los herejes, interpretan cosa distinta de la realidad. Ni siquiera pueden subsistir las herejías, pues en el mismo momento en que nacen ya no existen, porque, al interpretar falsamente, no adquieren la ciencia, sino que se afanan por nada (…). Sabemos que los herejes no pueden alcanzar el perdón, sino por medio de la Iglesia católica, como tampoco los amigos de Job hubieran podido por sí mismos reconciliarse con Dios de no haber ofrecido Job un sacrificio por ellos (…).

Las buenas obras que practican los herejes y su rectitud de nada les aprovechan (…). Los herejes, aun cuando cumplan la Ley y los Profetas, por el hecho de no ser católicos, no tienen a Dios presente en sus asambleas (…). El pagano y el hereje son: el uno, el que nunca perteneció al pueblo de Dios; el otro lo es porque se apartó de él; ambos, por separarse de Cristo, pertenecen a las huestes del diablo.

Sevilla, Isidoro de: Los tres libros de las Sentencias, ed. de Ismael Roca Melián, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 2009, cap. 16, pp. 34-36.


David Nogales Rincón

Doctor en Historia Medieval por la UCM (2009). Ha sido investigador post-doctoral contratado en la Universidad de Lisboa (2010-2012), profesor invitado en la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux III (curso 2014-2015) e investigador contratado (subprograma Juan de la Cierva del Gobierno de España) en la UCM. Es miembro de los grupos de investigación Sociedad, poder y cultura en la Corona de Castilla, siglos XIII-XVI (UCM) y Recursos, ideología y relaciones de poder en la Edad Media peninsular (Estoria) (UAM) y del proyecto de investigación PID2020-113794GB-I00 Pacto, negociación y conflicto en la cultura política castellana (1230-1516). En la actualidad es profesor ayudante doctor en la UAM. Sus principales líneas de investigación versan sobre la representación en el ámbito de la Corona de Castilla del poder regio, la corte real y los vínculos entre poder, cultura y religión, con especial atención hacia la iconografía regia y la literatura de espejos de príncipes. Página web personal. Ver todas las fuentes publicadas por David.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search