El himno jacobeo Dum Pater familias

(Codex Calixtinus, appendix, fol. 222r)

El himno Dum pater familias, en ocasiones conocido como Canto de Ultreya o Canción de los peregrinos flamencos, es el canto conocido más antiguo de la peregrinación al lugar santo compostelano. La pieza se encuentra en un apéndice musical añadido al final del Liber sancti Iacobi o Codex Calixtinus (c. 1140), al cual este himno es anterior.

Es una de las tres composiciones del Liber sancti Iacobi en las que aparece el lema «ultreia e suseia», famoso grito de peregrinos y cruzados para alentar los ánimos en su caminar. Es un buen ejemplo del encuentro y mezcla de lenguas que se produjo en el Camino de Santiago: si bien el conjunto del himno está compuesto en latín, en una de sus estrofas se intercala la melodía que cantaban los peregrinos de tan insignis via, hecha a partir de palabras de diverso origen (vid. más abajo).

℗ Coro de Monjes del Monasterio de Silos (2016)
℗ Sequentia (1992)

Dum pater familias[1],
Rex universorum,
donaret provincias
ius apostolorum,
Iacobus Yspanias,
lux illustrat morum.

Primus ex apostolis
martir Ierosolimis,
Iacobus egregio
sacer est martirio.

Iacobi Gallecia
opem rogat piam,
glebe cuius gloria
dat insignem viam,
ut precum frequentia
cantet melodiam,

Herru Sanctiagu,
Got Sanctiagu,
E ultreia, e suseia,
Deus aia nos [2].

Primus ex apostolis […].

Iacobo dat parium
omnis mundus gratis,
ob cuius remedium
milex pietatis
cunctorum presidium
est ad vota satis.

Primus ex apostolis […].

Iacobum miraculis,
que fiunt per illum,
arctis in periculis
acclamet ad illum,
quisquis solvi vinculis
sperat propter illum.

Primus ex apostolis […].

O beate Iacobe,
virtus nostra vere,
nobis hostes remove
tuos et tuere
ac devotos adhibe
nos tibi placere.

Primus ex apostolis […].

Iacobo propicio
veniam speremus
et, quas ex obsequio,
merito debemus
Patri tam eximio
dignas laudes demus. Amen.

Primus ex apostolis […].

Cuando el Padre de Familia,
Rey de los universos,
a las diferentes provincias
la ley de los apóstoles donó,
Santiago, luz de las costumbres,
todas las Hispanias iluminó.

Primero entre los apóstoles,
mártir en Jerusalén,
el insigne Santiago
en su martirio fue santificado.

Toda Galicia implora
la piadosa ayuda de Santiago,
cuya gloria ha dado a esta tierra
una insigne vía,
para que con multitud de oraciones
cante esta melodía:

“¡Oh, Señor Santiago,
oh, buen Santiago!
¡Que Dios nos ayude
adelante, ea, y hacia arriba, ea!”

Primero entre los apóstoles […].

A Santiago rinde un mismo homenaje
agradecido el mundo entero;
a través de cuyo remedio
—¡oh, piadoso caballero!—
hay abundante protección para todos,
en respuesta a nuestras oraciones.

Primero entre los apóstoles […].

Clame con fuerza el nombre de Santiago
quien de sus cadenas
espere ser librado,
pues a través de su intercesión
innumerables milagros son obrados
salvando a los que están en peligro y angustiados.

Primero entre los apóstoles […].

¡Oh, beato Santiago,
fuerza nuestra de veras:
aleja de nosotros a los enemigos,
protege a los tuyos,
y haz que, devotos,
te agrademos!

Primero entre los apóstoles […].

Por la propicia intercesión de Santiago
el perdón esperemos
y al Padre tan eximio
dignas alabanzas demos,
pues por Su obsequio
con razón se las debemos. Amén.

Primero entre los apóstoles […].

Liber sancti Iacobi seu Codex Calixtinus, appendix, fol. 222r – traducción propia a partir de la edición de K. Herbers y M. Santos Noia, Liber Sancti Jacobi. “Codex Calixtinus”, Santiago de Compostela, Xunta de Galicia, 1999, en línea: <http://xacobeo.fr/ZF2.00.codex.htm> [accedido: 13/04/2021].

[1] Dios es llamado magnus pater familias en el himno Congaudeant catholici del mismo apéndice (Codex Calixtinus, appendix, fol. 214r).

[2] En los dos primeros versos encontramos dos palabras de origen germánico: herru, “señor”, y got, “bueno” —aunque también podría ser grot, “grande”—, junto a la forma Sanctiagu, que es casi la española o la gallega. En el tercer verso hallamos el célebre grito de peregrinos y cruzados ultreia, e suseia, palabras derivadas respectivamente de ulter eia y de sursum eia. En la invocación final aia se supone abreviación de adiuua, “ayuda”, pero pudiera ser un habeat, “haya, tenga” (francés aie) romanceado.


Ignacio Cabello Llano

Graduado en Historia (UAM, 2018) y Máster en Ciencias de las Religiones (UCM, 2019), actualmente es investigador FPU (FPU19/05588) en el Área de Historia Medieval de la UAM, donde realiza su tesis doctoral acerca de la experiencia del sufrimiento y el problema del mal en la cosmovisión, la vida y la reflexión religiosa medieval peninsular, bajo la dirección del Dr. Carlos de Ayala. Sus intereses giran en torno a la historia medieval; la historia de las mentalidades, la cultura y las religiones; el pensamiento, la filosofía, la religiosidad y la teología medievales; la relación entre lo religioso y lo social-civil-político; las relaciones y encuentros entre cristianismo e islam en el Mediterráneo medieval, y la filosofía de la religión, cuestiones todas que ha abordado en diferentes estudios. «Si fuera anticuario sólo tendría ojos para las cosas antiguas, pero soy historiador, por eso amo la vida» (Henri Pirenne). ORCID: 0000-0003-1200-6605. Ver todas las fuentes publicadas por Ignacio.

También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search